Internacional, NOTICIAS

Tierra Santa: El Nacimiento de Jesús trae esperanza y vida en las dificultades

Palabras de patriarcas y jefes de Iglesias.

(ZENIT)-. Frente a la situación socio-política actual que se vive en Tierra Santa, los patriarcas y los jefes de las Iglesias de Jerusalén recuerdan, en su mensaje de Navidad, que “Jesús mismo experimentó la falta de un hogar, siendo un refugiado. También enfrentó amenazas y, en última instancia, la muerte”, al mismo tiempo que subrayan que su nacimiento trajo esperanza y vida, informa Vatican News.

“La celebración del nacimiento de Cristo es un llamado constante a la redención que Dios nos ha otorgado transformando toda forma de mal y pecado en plenitud e integridad de vida”, se lee en el citado texto. “Jesucristo ha tomado forma humana para traer salvación y redención al mundo entero”, continúa, y añade que “la obra salvadora de Jesús ha sido transformar el mundo entero en la verdad de su salvación”.

Paz, justicia y reconciliación

Belén, Reliquias del Pesebre (Foto: © Vatican Media)

Además, de acuerdo al medio vaticano, los patriarcas y jefes de las Iglesias de Jerusalén enfatizan que “como persona humana, Jesús experimentó nuestra humanidad de tal modo que pudiéramos ser transformados a su imagen y semejanza”.

En el mensaje se pide que el “período sagrado de Navidad traiga justicia a todos los hombres”. Por último, ofreciendo su apoyo y oraciones “por la presencia cristiana en el Medio Oriente”, los trece patriarcas y jefes de las Iglesias de Jerusalén desean que esta Navidad “traiga a todas las naciones alegres noticias de paz, justicia y reconciliación”.

Que el Príncipe de la Paz “transforme el mal y el pecado de nuestro mundo en luz y plenitud de vida”, concluyen.

Palabras de Mons. Pizzaballa
Por su parte, el administrador apostólico del patriarcado latino de Jerusalén, Mons. Pierbattista Pizzaballa, dirigió un mensaje, en el que, teniendo en cuenta la realidad actual, observó que “los tiempos de Jesús no fueron mejores que los nuestros”.

Al mismo tiempo, el administrador apostólico subraya que han existido muchas propuestas de soluciones, pero que nunca se han realizado y que aunque el número de peregrinos en Tierra Santa sustenta la economía, en la mayor parte del territorio de la diócesis, el trabajo sigue siendo el principal problema.

“También estamos presenciando el empeoramiento de las condiciones de vida de muchos trabajadores extranjeros e inmigrantes”, destacó el representante del patriarcado latino. “La idea de emigrar se convierte en una tentación, un pensamiento persistente en muchos de nosotros (…). En resumen, todo parece decirnos que hablar de esperanza es una simple retórica, un alejamiento de la verdadera realidad de nuestra tierra”, explica.

Conquistar el corazón del hombre
Ante todo ello, Mons. Pizzaballa invita a no resignarse: “El nacimiento de Jesús no canceló ninguna de las tragedias políticas, sociales y económicas de su tiempo. Jesús no vino a revolucionar las estructuras sociales de su tiempo, no quería conquistar el poder, sino el corazón del hombre”, explicó. “Así es como cambió el mundo”.

El administrador apostólico en Jerusalén finaliza su mensaje refiriéndose a los que “con amor, en silencio y sin fanfarrias, todavía donan sus vidas y sus corazones de forma gratuita”: “aquellos que han entendido que ser cristiano significa dar vida, amar libremente, sin esperar nada por sí mismos, porque ya lo tienen todo”, que “son la esperanza de nuestra Iglesia. Aquí, la verdadera Navidad todavía se celebra en ellos”.

Permiso de Israel
Según difundió la agencia de noticias Fides en una nota, el domingo 22 de diciembre, la Unidad de Coordinación para las actividades del gobierno israelí en los territorios palestinos (COGAT) comunicó en Twitter que las autoridades israelíes están dispuestas a otorgar a los cristianos que residen en la franja de Gaza los permisos necesarios para trasladarse a Jerusalén, Belén y otras áreas de Cisjordania en Navidad.

En los datos difundidos por la organización israelí, se aclara que los permisos se otorgarán a las personas según «criterios de seguridad» y sin tener en cuenta la edad de los solicitantes.

Este año, la falta de concesión hasta el último minuto de los permisos necesarios para que los cristianos en Gaza puedan ir a celebrar la solemnidad de la Navidad en los Lugares Santos de Belén y Jerusalén fue acogida con pesar por personalidades eclesiales.

Retraso de la apertura
Así, el arzobispo Pierbattista Pizzaballa, administrador apostólico del Patriarcado Latino de Jerusalén declaró, que  este “es un ritual anual, primero se niegan los permisos y luego se otorgan. Este año parece que los permisos, si se conceden, serán con cuentagotas».

Efectivamente, dado que la apertura a la concesión de permisos se ha producido casi en Navidad, dificulta la predicción de la cantidad de cristianos en Gaza que podrán beneficiarse de las disposiciones otorgadas por las autoridades israelíes.

LARISSA I. LÓPEZ


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*