Obras Misionales Pontificias celebrarán los 200 años de su fundación en 2022

El 3 de mayo de 2022 las Obras Misionales Pontificias (OMP) cumplirán el 200º aniversario de su fundación oficial como «Asociación para la Propagación de la Fe».

Ciudad del Vaticano, 4 de mayo 2021.-El 3 de mayo de 2022 marcará un hito en la historia de las Obras Misionales Pontificias (OMP): el próximo año, de hecho, se cumplirá el 200º aniversario de su fundación oficial como «Asociación para la Propagación de la Fe» y el centenario del Motu Proprio Romanorum Pontificum con el que el Papa Pío XI declaró la Obra de la Propagación de la Fe como «Pontificia». Desde ayer, por tanto, las Obras Misionales Pontificias se preparan para las celebraciones de 2022, buscando las fuentes de su carisma fundacional, que comenzó con la laica Pauline Jaricot.

Nacida en Lyon (Francia) el 22 de julio de 1799, tras pasar por un periodo difícil a su corta edad debido a una caída que le causó graves daños físicos, la mujer sintió la llamada a la vida misionera. El 3 de mayo de 1822, junto con un grupo de laicos, fundó la asociación «Propagación de la Fe», aprobada por Pío VII en 1823. 

Pauline Jaricot 

Pauline se dedicó exclusivamente a servir a los pobres y a los enfermos, visitando diariamente los hospitales y a los incurables. Su ayuda a los necesitados iba acompañada de una vida de intensa oración: recibía la Eucaristía a diario, intercedía por la conversión de los pecadores y la evangelización del mundo.  Murió en la pobreza en Lyon el 9 de enero de 1862. El 25 de febrero de 1963 fue declarada Venerable por San Juan XXIII. El 26 de mayo de 2020 el Papa Francisco aprobó un milagro atribuido a su intercesión, allanando así el camino para su beatificación.

Presentes en 130 países del mundo, las OMP cuentan hoy con 354 mil misioneros, 3 millones de catequistas, 114 diócesis en territorio de misión y 150 millones de dólares destinados a proyectos pastorales y sociales. Todo con el fin de apoyar al Papa en su compromiso con todas las Iglesias particulares, tanto en la oración, que es el alma de la misión, como en la ayuda material a los cristianos de todo el mundo. Para recordar, en 2020, el año marcado por el inicio de la pandemia de Covid-19, el Papa Francisco estableció, en las OMP, un Fondo de Emergencia para las tierras de misión más afectadas por el coronavirus, con un cheque inicial de 750 mil dólares.

El Pontífice, en mayo del año pasado, en un mensaje, recordó a las Obras Misionales Pontificias que la misión es un don gratuito del Espíritu, no el resultado de estrategias, y que ser misionero es un reflejo de gratitud por lo que se ha recibido.

Isabella Piro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*