ENTREVISTAS, Internacional, NOTICIAS

Mons. Georg Ratzinger, hermano de Benedicto XVI, contado por un querido amigo y co-autor de ‘Mi Hermano, el Papa’

Relato personal y profundo contado por Michael Hesemann.

Georg Ratzinger “era un hombre que escondía su brillantez y grandeza detrás de su aún mayor humildad. Un alma amable, un verdadero caballero, tan cálido y amistoso con todos, con un maravilloso, encantador y típico sentido del humor bávaro y travieso…”.

El famoso hermano mayor de Benedicto, que regresó a su patria celestial el 1 de julio, y cuyo funeral se celebrará en la catedral de San Pedro en Ratisbona este miércoles 8 de julio, no pudo ser explicado con más claridad o más personalmente, que por su co-autor, en el libro de entrevistas “Mi hermano, el Papa”, de Michael Hesemann.

Aquí, el Dr. Hesemann arroja mucha luz sobre el querido hermano mayor alemán.

Georg y Joseph Ratzinger (Foto: C) Dr. Michael Hesemann)

La corresponsal principal de zenit en el Vaticano pudo reunirse y hablar con monseñor Georg Ratzinger hace años en su casa de Ratisbona. El cortés, amable, gentil y brillante caballero alemán transmitió humildemente la bienvenida y los buenos deseos para todas las personas de buena voluntad.

Entrevista exclusiva de zenit con el Dr. Hesemann

zenit: ¿Cómo conoció a Monseñor Georg Ratzinger?
Dr. Michael Hesemann: En 2009, cuando comenzaron los ataques al Papa Benedicto XVI, fundamos una asociación para defenderlo y la llamamos “Alemania pro Papa”. Nuestra representante en Ratisbona, Roswitha Biersack, mantuvo informado a Georg Ratzinger sobre todas nuestras actividades y finalmente, en diciembre de 2010, me lo presentó personalmente. Puedo decir que lo amé desde el primer momento: Era el anciano sabio, amable y divertido que todos queríamos conocer. Le llevé algunos de mis libros, lo consultó con su hermano y finalmente confió en mí. Cuando me di cuenta de la brillante memoria que tenía y de lo bueno que era contando historias de su vida, me dije: Esto es algo que tenemos que preservar para el mundo, para el futuro. Así es como nació el proyecto de nuestro libro común “Mi hermano, el Papa”. Tenía 86 años en ese momento, con buena salud y humor, y el tiempo estaba maduro.

zenit: ¿Qué es lo que más le llamó la atención de él?
Dr. Michael Hesemann: Era un hombre que escondía su brillantez y grandeza detrás de su aún mayor humildad. Un alma amable, un verdadero caballero, tan cálido y amistoso con todos, con un maravilloso, encantador y típico sentido del humor bávaro. Al mismo tiempo, era más realista y mucho más extrovertido que su tímido hermano. Le encantaba tener gente a su alrededor, su casa a veces parecía una colmena, con visitas por la mañana y por la tarde. Muchos de sus antiguos alumnos del coro de la catedral de Ratisbona (Regensburger Domspatzen) estuvieron en contacto con él durante décadas, lo visitaron regularmente como si se hubiera convertido en un miembro de su familia y vinieron a ayudarlo cuando estaba casi ciego y no podía caminar. Le leían libros, escribían cartas para él o simplemente venían a hablar y a disfrutar de un café, un té y un trozo de pastel que siempre se ofrecía en su casa. Él realmente cambió sus vidas y se convirtió en una inspiración para muchos. Así que dejó una gran familia de amigos y estudiantes.

zenit: Dr. Hesemann, por favor cuéntenos un poco sobre monseñor Georg Ratzinger. Por ejemplo, ¿cuáles eran sus hobbies, favoritos, prioridades, esperanzas…? 
Dr. Michael Hesemann: Aunque estaba casi ciego, estaba muy bien informado sobre tantos nuevos libros y publicaciones, porque tenía sus lectores voluntarios y una memoria brillante. Podías hablar con él de todo, desde asuntos de la Iglesia, pasando por la política hasta el fútbol. Pero su gran amor, por supuesto, era la música. Creo que el mejor regalo de cumpleaños que le hice fue cuando invité a una buena amiga, la mundialmente famosa pianista Anastassiya Dranchuk, a tocar para él. Lo repetimos el día de su santo y su último cumpleaños. Su debilidad eran los dulces y siempre le llevaba galletas y pasteles, pero las que más gustaban eran las galletas de Navidad. En general, la Navidad era muy importante para él y una vez, en unalaudatio dada en su 90 cumpleaños que celebramos en el Vaticano, lo llamé “una persona navideña”.

Nació el 15 de enero, que todavía estaba en la temporada de Navidad y como todos sabemos, la Navidad fue el nacimiento no sólo de Cristo, sino también de la música de la Iglesia: Fue cuando los ángeles cantaron su “Aleluya” en Belén. Así, el “espíritu de la Navidad” influyó en su vida, trabajo y vocación y no fue una coincidencia que su CD más exitoso con el Regensburger Domspatzen fuera el de las corales navideñas alemanas; casi todas las familias alemanas lo tienen en casa. Esto también reflejaba su educación en una familia muy piadosa que realmente celebraba las fiestas de la Iglesia de la manera más solemne, que rezaban juntos el rosario todos los días, de rodillas en el duro suelo de la cocina y, como rezaban juntos, siempre permanecían juntos en los buenos y en los malos tiempos.

zenit: ¿Cuál era su relación con su hermano, Joseph Ratzinger, que, si me permite, nos referimos a él como Benedicto?
Dr. Michael Hesemann: Un profundo amor fraternal. Los Ratzinger siempre fueron una familia muy cercana, cariñosa y cuidadosa. Los hermanos se acercaron aún más cuando sus padres murieron en los años 60; su hermana mayor María se convirtió en la ama de llaves, secretaria y asistente de Joseph Ratzinger y Georg fue a Ratisbona como director musical de la catedral de Ratisbona, Domkapellmeister. Pero se reunían regularmente, celebraban las fiestas juntos y visitaban la tumba de los padres, la cual trasladaron a Ratisbona. En 1969, cuando Joseph Ratzinger recibió la llamada de la Universidad de Ratisbona para enseñar dogmática en ella, comenzó la época más feliz de su vida adulta, ya que los tres hermanos se volvieron a unir. Desafortunadamente, el Señor tenía otros planes. En 1977, Joseph Ratzinger se convirtió en arzobispo de Munich y Freising y tuvo que mudarse, y en 1983, el Papa Juan Pablo II lo llamó a Roma como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe. En 1991, Maria Ratzinger falleció, lo que reforzó el vínculo entre los dos hermanos que quedaron. Tenían muchas ganas de volver a estar juntos después de que el cardenal Joseph Ratzinger se retirara. El cardenal Ratzinger mantuvo su casa en Ratisbona durante todos esos años, para ir allí de vacaciones, encontrarse con su hermano y tener un lugar donde quedarse después de retirarse de Roma. Pero una vez más, el Señor tenía otros planes.

zenit: ¿Qué recuerdos tiene de lo que solían hacer juntos? ¿Algunas anécdotas?
Dr. Michael Hesemann: Era brillante en contar anécdotas, siempre reflejando su cálido humor. Y hay cientos de fotos de viajes turísticos que hicieron juntos. Esto tenía una larga tradición para ellos. En medio de la Segunda Guerra Mundial, en 1941, cuando debido a la guerra no vino ningún público internacional al mundialmente famoso Festival de Música Clásica de Salzburgo, consiguió comprar varios billetes baratos y ambos hermanos hicieron el viaje en sus bicicletas, pasando las noches en un pequeño hotel. Georg tenía 17 años en ese momento, ¡Joseph sólo 14! De hecho, este viaje se convirtió en providencial. Joseph descubrió su amor por Mozart y se convirtió en el “Mozart de la teología”. Georg vio por primera vez el legendario “Regensburger Domspatzen”, el coro de niños de la catedral de Ratisbona y se enamoró de ellos. Veintitrés años más tarde, se convirtió en su director musical.

Otra hermosa historia que cuenta en nuestro libro fue cuando la guerra terminó y regresó del campo de prisioneros de guerra americanos; Joseph, que era demasiado joven para convertirse en soldado, ya había llegado antes a casa de sus padres. Ese día, después de un breve saludo, Georg entró en la casa, se sentó al piano y empezó a tocar el Te Deum. Entonces todos empezaron a llorar y se abrazaron.

Pero además de esos puntos culminantes en sus vidas, estaba su vida diaria que era tan normal y realista, a pesar de su prominencia. Incluso cuando Joseph Ratzinger ya era cardenal y prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, y Georg Ratzinger un genio de la música celebrado por el mundo, eran sólo dos hermanos ordinarios cuando se conocieron: Georg cocinaba, Joseph lavaba los platos después. ¡Una vez más, la grandeza se esconde detrás de la humildad! Recuerde que sólo en los últimos 15 años de su vida, Georg Ratzinger fue “el hermano del Papa”. Durante mucho tiempo, al menos hasta 1977, Georg fue mucho más conocido. En esta época, Joseph Ratzinger fue a veces llamado “el hermano menor del famoso director musical”. Incluso después de que el cardenal Ratzinger se convirtiera en Papa, su hermano Georg solía llamarlo “Joseph”. “Cualquier otra cosa no sería natural”, me dijo. Él estaba tan abajo en la tierra, cuando su alma llegó al cielo. Pero para resumir, siempre fueron “un corazón y un alma”, como decimos en alemán, y Georg, como el mayor y el primero que tuvo la vocación de convertirse en sacerdote, fue el modelo a seguir de su hermano menor Joseph.

zenit: ¿Nos puede contar algunos recuerdos de ellos con sus padres?
Dr. Michael Hesemann: Lo que más me impresionó fue lo que resultó ser el secreto de la familia Ratzinger. ¿Cómo sucedió que una familia bastante sencilla, un policía de campo y un cocinero de hotel, criaron dos hijos que eran ambos genios, cada uno en su clase –Georg Ratzinger, como el famoso músico, compositor y líder del coro que hizo una gira por todo el mundo, y Joseph Ratzinger, el mayor teólogo alemán y el 265º sucesor de San Pedro?–. Eventualmente, descubrí que su fuente de inspiración era la intensa fe católica y la fuerte piedad de esta familia. Como dije antes, rezaban el Rosario juntos todos los días, de rodillas en el suelo de la cocina; iban a la iglesia regularmente; celebraban las fiestas del año de la Iglesia.

zenit: Cuando Georg visitaba el Vaticano, ¿cómo pasaban su tiempo juntos?
Dr. Michael Hesemann: Georg Ratzinger tenía su propia habitación en el Monasterio Mater Ecclesiae y una hermana que lo cuidaba. Su día comenzaba con el punto culminante, la Santa Misa que celebraban juntos. Desayunaban, comían y cenaban juntos y entremedio rezaban juntos, tocaban o escuchaban música juntos, hablaban entre ellos y por la noche, a veces veían la televisión. Era una época tranquila y armónica, y Georg Ratzinger siempre estaba deseando ir allí y estar con su hermano. Pero al mismo tiempo, nunca quiso mudarse allí. Amaba Ratisbona y Baviera, disfrutaba de la libertad y de las visitas regulares de sus amigos. Encontró un hogar al que nunca quiso renunciar. Y, seguro, el Papa Benedicto lo envidiaba. Siempre echó de menos su amada y hermosa Baviera, sus verdes prados, sus coloridas flores en los balcones de las casas, sus montañas, su gente, sus monasterios barrocos y ciudades medievales. Quien haya visitado Baviera lo entenderá perfectamente. ¡En ningún lugar del mundo estás más cerca del cielo!

zenit: ¿Por qué fue Benedicto a visitar a su hermano recientemente?
Dr. Michael Hesemann: Para decir un último adiós. En enero, Georg Ratzinger había estado en Roma por última vez. El siguiente viaje estaba planeado para marzo, pero fue imposible debido a la crisis del coronavirus. En enero, todos celebramos su 96º cumpleaños y estaba en gran forma. Tuvo sus altibajos, pero es normal con esta edad. Pero luego vinieron las semanas y meses de aislamiento. Por supuesto, tenía a su ama de llaves, una religiosa maravillosa, pero no las cinco o diez visitas diarias que lo mantenían joven. Alrededor de Pentecostés empezó a sentirse débil, su corazón le daba problemas. Cuando la situación se volvió seria, su hermano decidió que tenía que actuar. Durante toda su vida, el Papa Benedicto lamentó no haber podido estar con su querida hermana cuando ella murió en 1991, porque él mismo estaba enfermo en ese momento. Esta vez sabía que no podía esperar demasiado. Así que decidió, más o menos de un día para otro, venir. Estuvo en Ratisbona durante cuatro días y pasó muchas horas por la mañana y por la tarde con su hermano. Hablaban, celebraban juntos la Santa Misa, rezaban juntos o simplemente se tomaban de las manos. Les dio tanto a ambos. Cuando ves las fotos del Papa Benedicto cuando llegó y cuando se fue, es como si hubiera rejuvenecido. La tensión se había ido, él sonríe. Sabía que era su último encuentro en este mundo. Pero también sentía que su hermano se iría en paz ahora. Así que dieron un maravilloso testimonio de ambos, el amor fraternal y la confianza católica en Dios y la vida eterna. Sabían, estaban seguros, que su próximo encuentro sería en el cielo, donde toda la carga de esta existencia material se ha ido y ambos vivirán en la eterna alegría de la presencia de Dios.

zenit: ¿Cómo le ha preparado la vida de oración de monseñor Georg para volver a su hogar celestial?
Dr. Michael Hesemann: Incluso en su alta edad, su vida de oración era intensa. Hasta que se debilitó demasiado físicamente, solía celebrar la Santa Misa todas las mañanas, originalmente en San Juan, una pequeña iglesia justo al lado de la gran catedral gótica de Ratisbona, y luego en su capilla privada en su casa. Junto con su querida ama de llaves, la hermana Laurente, rezó el rosario y la oración de la hora. También le gustaba escuchar música sacra, sólo para tener una idea de la belleza celestial. La música, como dije antes, es el lenguaje de los ángeles y él hablaba muy bien este lenguaje. En las últimas semanas, contempló toda su vida de manera intensa y se preparó para lo que llamó el “examen celestial”. Estoy seguro de que lo superó fácilmente con la brillantez, el encanto y el sentido del humor que siempre tuvo. Nosotros, que tuvimos el privilegio de conocerlo, siempre lo recordaremos con gratitud como un hombre con un corazón de oro. Durante toda su vida, inspiró a la gente a buscar a Dios en la belleza de la música. Ahora él mismo canta en los coros celestiales. Siguió el camino que mostró y se preparó para tantos y recibe su divina recompensa

DEBORAH CASTELLANO LUBOV


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*