ENTREVISTAS, Internacional, NOTICIAS, VATICANO

Entrevista al cardenal Parolin a su regreso de Beirut

“Sentí el dolor del Líbano y vi la destrucción apocalíptica”.

 (zenit – 6 sept. 2020).- En una entrevista con la corresponsal principal de zenit en el Vaticano y con otro vaticanista de la agencia de noticias italiana ANSA, el cardenal Pietro Parolin ha compartido con zenit episodios conmovedores de su viaje al Líbano.

Después de su ordenación de 29 nuevos sacerdotes del Opus Dei en la Basílica de San Eugenio en Roma, el Secretario de Estado del Vaticano reflexionó sobre las vocaciones, y admitió que aunque los viajes papales debido a la COVID-19 no son temporalmente factibles, sabe que el Santo Padre está ansioso por embarcarse una vez que pueda.

El Papa Francisco pidió que el viernes 4 de septiembre de 2020, fuera un día especial de oración y ayuno para el Líbano, y para conmemorarlo, envió al cardenal Parolin a Beirut para mostrar su cercanía al pueblo libanés.

La mañana siguiente a los dos días completos del cardenal en la nación de Oriente Medio, el Secretario de Estado estaba listo para presidir estas ordenaciones sacerdotales, y para animar a estos jóvenes de varias naciones, a ser “buenos pastores” y agradecerles su servicio a la Iglesia y a sus fieles.

En esta entrevista, el cardenal reflexiona, como sacerdote veterano, sobre la identidad sacerdotal, y lo que le diría a alguien que considera una vocación. También habla de su reciente viaje relámpago, junto con un llamamiento relacionado, así como de los viajes papales en general.

Cardenal Parolin visitando Beirut, un mes después de la explosión
(Foto: (C) Caritas Libano)

zenit: Algunos señalan que, en general, no hay muchos sacerdotes y menos vocaciones, salvo algunas excepciones, como Asia y África. Sin embargo, usted estuvo aquí en la ordenación de 29 sacerdotes del Opus Dei, un número considerable. Usted, Eminencia, que es sacerdote desde hace mucho tiempo, ¿qué le diría a un joven, a un joven, que está considerando esa vocación, pero que tiene algunas dudas? ¿Qué le diría como sacerdote?

Cardenal Parolin: Creo que tal vez no se necesiten muchas palabras, porque las palabras pueden ser creídas o no creídas. Creo que para responder a las dudas de un joven -porque es verdad que muchos jóvenes tienen muchas dudas, ya que hoy hay cierta escasez de vocaciones- la única manera de responder a un joven que se plantea el problema de su vocación y se pregunta qué hacer con su vocación y su vida, y siente la llamada del Señor, la única manera es dar un testimonio: es decir, ser sacerdotes con todas nuestras limitaciones, nuestras debilidades, nuestras miserias, pero siendo sacerdotes que están verdaderamente enamorados del Señor y gastan su vida por el pueblo que se les ha confiado. Si un joven ve realmente realizado a un sacerdote, un sacerdote que siente alegría porque sabe que este es su camino, siente que está respondiendo a una llamada del Señor y que tiene sentido dar su vida por los demás, entonces todas las dudas desaparecen, o al menos se disuelven, poco a poco.

zenit: Su Eminencia, el Santo Padre lo envió al Líbano para expresar su cercanía al pueblo libanés. Usted regresó anoche. Allí escuchó muchos testimonios y conoció a mucha gente. ¿Cuál de ellas dejó la impresión más fuerte y le conmovió más?

Cardenal Parolin: En cuanto a la visita, fue realmente muy, muy emotiva. Me conmovió mucho. Hay dos aspectos que me gustaría enfatizar. El primero es la destrucción. Alguien ha definido la destrucción como apocalíptica. Creo que el adjetivo se adapta muy bien a la situación. Había una bomba, una bomba que no sé si era atómica o no, cuya fuerza, me dicen, fue incluso amortiguada por la presencia del mar; la explosión fue algo amortiguada por el mar, pero donde llegó, causó mucha destrucción.

Y luego, me gustaría subrayar la sensación de dolor, la sensación de sufrimiento que vi en mis encuentros con las familias de las víctimas. Había una mujer que perdió tres parientes, su marido, su hermano y su cuñado, que formaban parte de ese grupo de bomberos enviados (allí) después de la primera explosión.

La segunda idea que quiero decir es la gran voluntad que vi para volver a empezar, para empezar de nuevo lo antes posible. Así, sentí la sensación de dolor, de desconcierto, porque esta desgracia se suma a los muchos problemas que ya tenía el Líbano anteriormente, pero comprendí que hay un gran deseo de volver a empezar. Ver la cercanía de la Iglesia, me hizo muy feliz. La Iglesia está realmente cerca de la gente.

zenit: ¿Qué hay de una visita del Papa Francisco al Líbano? Algunas fuentes confiables, en 2019, previeron un viaje papal allí este mes, este septiembre de 2020, antes de que el mundo cambiara. Pensando en un posible viaje papal, si la situación de la pandemia mejorara mucho, quizás incluso con vacunas, ¿cree usted que tal viaje al Líbano podría ser posible? Las circunstancias, aparte de la COVID-19, en su opinión, ¿lo permitirían?

Cardenal Parolin: Muchos han pedido que el Papa vaya al Líbano, imagino que si lo han pedido, significa que hay condiciones, incluyendo la seguridad, que permitirían al Papa ir. Ahora el problema es el de la COVID-19. Hasta que no se supere esta situación, no será posible viajar. 

zenit: Reflexionando sobre otros viajes apostólicos del Papa Francisco en el futuro, ¿cree que es improbable que veamos viajes en el futuro cercano?

Cardenal Parolin: No por el momento, necesitamos ver la evolución de la pandemia, ver cómo evoluciona. Para este año, los viajes están ciertamente suspendidos. Creo que el Papa tiene el deseo, tan pronto como sea posible, de reanudar los viajes. Pero mucho depende de la evolución de la pandemia, por supuesto, para no poner en riesgo la salud de la gente, porque cuando hay grandes reuniones, es lógico que exista el mayor peligro.

zenit: Pero, ¿hay un llamamiento del Vaticano para aclarar lo que pasó en el Líbano y lo que causó la tragedia de Beirut?

Cardenal Parolin: No he tocado este punto en mis varios discursos, pero las autoridades han dado una garantía de todas formas. Quiero decir que he tocado el tema de la investigación con las autoridades, la necesidad de dar respuestas, me han dicho que están haciendo todo lo posible. Y alguien señaló que esta vez, a diferencia de otras veces, las investigaciones también están llegando a los niveles más altos de la jerarquía política, y por lo tanto no se dejará ninguna piedra sin remover. Esperamos realmente poder conocer el origen y las causas de este desastre que son muy oscuras, porque actualmente hay muchas hipótesis, una tras otra, pero nadie sabe todavía qué causó la explosión. Así que, aunque no en público, este tema fue abordado en las reuniones con las autoridades.

DEBORAH CASTELLANO LUBOV


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*