Noticias

El obispo de Huesca pide que se eviten elogios o cartas de despedida en los funerales

Monseñor Ruiz Martorell ha aprobado un decreto en el que ordena evitar alocuciones laudatorias al difunto o cánticos inadecuados. El objetivo es que los fieles experimenten una «mayor comprensión del rito» y crezca el sentido litúrgico «que muestre el anuncio gozoso y confiado de la vida eterna y de la esperanza en la resurrección propias de nuestra fe».

Ni cartas de despedida o escritos de agradecimiento. Fuera los discursos o alocuciones laudatorias o biográficas del difunto. Ni elogios, ni elegías. También se debe evitar añadir oraciones o lecturas que no estén contempladas en el ritual de exequias e interpretar música o cantos que no sean los adecuados para las exequias. Así serán a partir del 1 de octubre los funerales en la diócesis de Huesca después del decreto aprobado este lunes por el obispo Julián Ruiz Martorell que regula la celebración litúrgica de las exequias.

(Foto: Juan Carlos Soler)

Todo ello, con el objetivo de que los fieles experimenten una «mayor comprensión del rito» y crezca el sentido litúrgico «que muestre el anuncio gozoso y confiado de la vida eterna y de la esperanza en la resurrección propias de nuestra fe».

Según el delegado de liturgia de la diócesis aragonesa, Francisco Raya, se ha aprobado este decreto porque «se están detectando muchas intromisiones ajenas a lo que es la celebración litúrgica», e incluso «muchas veces son intervenciones contradictorias al espíritu de la celebración sacramental que las exequias requiere».

Para Raya, «se ha decidido introducir este decreto», para «clarificar cuál es el mensaje de esperanza que las exequias cristianas dan».

Alfa y Omega

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*