Homilia

Cómo nos habla Dios

Homilia
25/12/2016

 

Posiblemente todos los creyentes nos hemos preguntado alguna vez, por qué Dios nos habla y se manifiesta de una vez por todas, con total claridad, con evidencia, con poder, de modo que nadie pueda resistirse a su presencia y todos queden finalmente convencidos de su existencia.

Pues bien, la segunda lectura de hoy, día de Navidad, viene a ser como una respuesta clara a esa pregunta (que tiene dejes de reproche y de exigencia). Dios nos ha hablado muchas veces, de muchas maneras, de todas las formas posibles. Y, finalmente, de una vez por todas, nos ha hablado por medio de su Hijo. Ese “en distintas ocasiones” y “de mucha maneras”  significa que Dios nos ha avisado, llamado, sugerido, que ha llamado nuestra atención, para que pudiéramos escuchar bien lo que, de una vez por todas, nos quería decir. De hecho, cuando queremos decir algo importante, primero tratamos de llamar la atención de nuestro interlocutor, para que nuestras palabras no caigan en saco roto.

Cuando en la carta a los Hebreos se dice “en esta etapa final”, podemos entender que se trata de ese mensaje dicho “de una vez por todas”, con voluntad de decir las cosas sin que quepa la duda, con evidencia, de manera convincente y definitiva. De hecho, es Él mismo en persona quien ha venido a decírnoslo. Dios mismo en la Persona del Hijo es la Palabra que ha venido a visitarnos, que ha puesto su tienda entre nosotros, que ha asumido nuestra carne, “traduciendo” a lenguaje humano el mensaje del Dios eterno.

Y, ¿qué ha venido a decirnos? La mención del Hijo de Dios no es en absoluto ociosa. Jesús, nacido en Belén, es el mensaje y el mensajero. Si es el Hijo viene a decirnos que H es el ﷽﷽ensaje y el mensajero. Si es el Hijo viene a decirnos que o a visitarnos, que ha puesto su tienda entre nosotros, que Él es el Hijo amado del Padre y que nosotros también podemos ser hijos de Dios. En una palabra, viene a decirnos que Dios nos ama, que nos ama incondicionalmente, y que quiere incluirnos dentro de sus relaciones familiares.

Puede ser que esta forma de hablarnos Dios “finalmente”, no nos parezca tan convincente, pues es así que muchos la rechazan, la ignoran, la desconocen, incluso la desprecian. Pero si pensamos así es que no hemos entendido del todo (ni en parte) el mensaje. Porque lo que le estamos pidiendo (medio reprochándole, medio exigiéndole) es que se imponga con fuerza y con poder, y doblegue así a los rebeldes y refractarios.

Pero, ¿puede el Amor imponerse por la fuerza? Por la fuerza pueden imponerse unas ideas, una ideología, incluso, hasta cierto punto, una moral. Se puede obligar a la gente a que piensen de determinada manera, o a que se comporten de cierto modo. Pero Dios no ha venido ha hablarnos de esas cosas. No ha venido a convencernos de ciertas ideas o teorías verdaderas, no ha venido a decirnos cómo tenemos que comportarnos (y, claro, cómo no debemos comportarnos). No ha venido a someternos, castigarnos, amenazarnos o asustarnos. Si fuera así, entonces si podría hablar de manera que debiéramos someternos a su poder, por las buenas o por las malas. Pero no es ese el poder de Dios, el poder humano, el poder carnal, el poder que tantas veces se manifiesta en la capacidad opresiva o destructiva.

Dios ha venido sólo a decirnos: “te quiero”, “os quiero”, “con amor eterno te he amado” (Jr 31, 3). Ha venido a dar, a darse, a sanar, invitar, a iniciar una amistad. Se trata de un poder positivo, que no hace ruido, que se hace cercano, accesible. Habla claro, pero desde el respeto de nuestra libertad. Por eso  podemos rechazarlo, desoírlo, despreciarlo. “Vino a los suyos, y los suyos no le recibieron”. Pero podemos también aceptarlo, acogerlo, hacerlo nuestro. Y entonces nos hacemos partícipes de ese poder benéfico, constructivo, el poder del amor: nos da el poder de ser hijos de Dios.

Es importante entender bien lo que se dijo antes de las ideas y del comportamiento moral. El amor no es una realidad irracional, carente de lógica, ni tampoco indiferente a nuestro modo de actuar. Pero Dios no trata de inducirnos ideas, o de imponernos normas como condiciones de su Amor. No ama sin condiciones, nos ama hasta el extremo, y nos dice y comunica ese Amor. Lo hace por medio de su Hijo, que es el Logos (razón y palabra) de Dios. Pero es claro que el amor es una relación que quien acoge el amor incondicional de Dios se conforma a la mente de Dios (cf. 1 Cor 2, 16), y al unirse a Cristo debe vivir como vivió Él (cf. 1 Jn 2, 6).

Los que reciben el poder de ser hijos de Dios se convierten en mensajeros que anuncian la paz, que traen la Buena Nueva, que testimonian a Cristo. No son ellos mismos la luz, pero como el profeta Juan, son enviados por Dios a sus hermanos para dar testimonio de la luz, para decir a todos que también ellos son amados por Dios, para que vengan a la fe en Aquel ha puesto su tienda entre nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*