«Nuestra misión común»: reunión regional sobre la protección de la infancia

Desde principios de 2017, la profesora Hanna Suchocka, junto con otros miembros de la Comisión Pontificia para la Protección de los Menores, se ha ocupado de organizar un encuentro regional sobre la protección de los menores para Europa Central y Oriental, que se celebrará en septiembre en Varsovia. Nos habla del origen de esta iniciativa.

La Comisión Pontificia para la Protección de los Menores fue creada en 2014 como órgano consultivo al servicio del Santo Padre. La tarea de la Comisión es «proponer al Santo Padre iniciativas destinadas a promover la responsabilidad en las Iglesias particulares para la protección de todos los menores y adultos vulnerables» (Estatuto, Art. 1). Desde el principio, la principal preocupación de la Comisión ha sido encontrar la mejor manera de proteger a los niños y ayudar al Papa y a la Iglesia a lograr este objetivo. Sin embargo, el papel de la Comisión nunca ha sido asumir la responsabilidad de los casos individuales de abuso (que son responsabilidad de una autoridad judicial o de un tribunal).

Pronto se vio que, en muchos casos, el comportamiento de autodefensa de la Iglesia la hundía cada vez más en una situación peligrosa, causando más daños. El resentimiento más profundo ha sido causado por quienes, en posición de autoridad, han querido proteger la reputación individual y han tratado de evitar los escándalos encubriendo a los abusadores, reubicándolos y provocando así nuevos abusos contra los niños en lugar de protegerlos. La Comisión respaldó principios generales fundamentales como la credibilidad, la transparencia, la responsabilidad y la rendición de cuentas. Quien es responsable de otros debe rendir cuentas, de forma transparente, sobre la forma en que utiliza su autoridad; no se permite la autorregulación a puerta cerrada, incluida la gestión de los aspectos profesionales de las funciones de pastoral, enseñanza, asesoramiento y participación en la comunidad.

En el primer período, la Comisión Pontificia puso en marcha varias actividades e iniciativas que abordaban cuestiones generales como el secreto pontificio y la obligación de informar. Al mismo tiempo, se pusieron en marcha varias iniciativas a nivel local. La atención se centra principalmente en zonas donde ya se hablaba mucho de abusos, como Chile. La Comisión participa en la organización de varios proyectos y conferencias, como la Conferencia Latinoamericana de Protección de Menores en 2017, organizada conjuntamente por la Comisión Pontificia y la Arquidiócesis de Bogotá con la participación de CLAR (Confederación Latinoamericana de Religiosos), CELAM (Consejo Episcopal Latinoamericano), colegios católicos, entidades gubernamentales, ONG internacionales y locales, medios de comunicación internacionales e Iglesias de otras confesiones cristianas; o comprobar la condición de la protección en la educación y la formación en las escuelas católicas, con proyectos piloto lanzados en Sudáfrica, Colombia, India, Filipinas y Tonga.

Europa Central y Oriental
En esta primera fase, Europa Central y Oriental quedó fuera del campo de interés principal de la Comisión. Aunque en un principio parecía que las iglesias de esa región se habían librado de estos problemas, lamentablemente, más tarde se hizo evidente que no era así.

La idea -o más bien la necesidad- de organizar una conferencia para esta zona geográfica surgió a finales de 2017, antes de la Cumbre Internacional celebrada en el Vaticano. La conferencia «Nuestra misión común de salvaguardar a los niños de Dios» se había programado inicialmente para febrero de 2019 y luego se pospuso a 2020 debido al Encuentro que quería el Papa Francisco en el Vaticano, en el mismo febrero de 2019. Lamentablemente, la pandemia (de Covid-19) no permitió organizarla en ese momento, y por eso la Comisión aprobó finalmente la fecha de septiembre de 2021 para celebrar esta Conferencia.

Ya en 2017 se hizo evidente que el fenómeno de los abusos sexuales tenía un alcance mucho mayor (de lo que se pensaba) en los países de Europa Central y Oriental y que no se limitaba a un solo país. Por esta razón, la Comisión Pontificia comprendió la importancia de organizar esta conferencia a un nivel regional más amplio. Además, precisamente por la importancia de la Iglesia polaca, pero también por el número de casos que han salido a la luz en el país, se decidió celebrar la conferencia en Varsovia, pero que no se centrara únicamente en la situación de Polonia.

En esta región hay diferentes países, diferentes situaciones religiosas y diferentes comunidades eclesiásticas. A pesar de estas diferencias, el problema del abuso sexual infantil existe a diferentes niveles en toda la región. Para poder hacer frente a los desafíos, es necesario un intercambio de experiencias entre las iglesias de toda la región. En la lucha contra la lacra de los abusos sexuales a menores y en cumplimiento de su objetivo estatutario de promover las responsabilidades de las Iglesias locales, la Comisión Pontificia expresa su solidaridad con las Iglesias de Europa Central y Oriental en sus esfuerzos por prevenir y afrontar el mal de la traición a los jóvenes en su región. Una forma de expresar esta solidaridad es ofrecer oportunidades para que los líderes de las iglesias se reúnan y aprendan unos de otros y de aquellos que tienen una experiencia particular y/o se han enfrentado a las realidades de la crisis en un espíritu de comunión y determinación para garantizar que la Iglesia sea un lugar seguro para los jóvenes. Otro objetivo de la Conferencia es la prevención.

A la Conferencia «Nuestra misión común» asistirán representantes de casi todos los países de la región de Europa Central y Oriental: Polonia, Eslovaquia, República Checa, Ucrania, Rumanía, Croacia, Bielorrusia, Hungría, Eslovenia, Lituania, Letonia, Estonia, Rusia, Serbia, Montenegro, Kosovo, Macedonia del Norte, Moldavia, Albania, Bulgaria y Alemania (con Renovabis). De cada país participarán personas designadas por sus respectivas Conferencias Episcopales, incluyendo coordinadores o delegados de la Conferencia y representantes de las congregaciones religiosas.

El Motu proprio «Vos estis lux mundi» del Papa Francisco de 2019, que establece el procedimiento de convocatoria de las autoridades eclesiales, es el documento en el que se basa esta Conferencia.

La situación evoluciona de forma dinámica
Las circunstancias han cambiado desde la creación de la Comisión. En la mayoría de las Iglesias locales se pueden distinguir dos fases: la primera, cuando se toma conciencia de que algunos sacerdotes han abusado de menores; la segunda, cuando se hace evidente que la jerarquía eclesiástica ha fracasado gravemente en responder a las denuncias recibidas. La estrecha sucesión de eventos en 2018, con acusaciones que involucran a líderes de alto perfil en la Iglesia -como el cardenal Theodore McCarrick- y la negligencia de las autoridades eclesiásticas en el tratamiento de las denuncias han tenido un gran impacto negativo en la opinión pública con respecto a la credibilidad y la confianza en el liderazgo de la Iglesia. La interpretación de la ley en cuanto a la responsabilidad de un superior por las acciones de un subordinado ha cambiado: esto significa que ahora es posible responsabilizar a una persona jurídica eclesiástica por el daño causado por el abuso sexual de un sacerdote, incluso si esto no ocurrió «en el curso de» cualquier desempeño de un deber canónico por el sacerdote, como la enseñanza de la religión o la administración de los sacramentos. En el contexto de la jurisdicción eclesial, el Papa Francisco ha decidido que, si los obispos fallan en sus deberes, deben rendir cuentas. Esta crisis exige una reflexión teológica y canónica sobre la responsabilidad de un obispo diocesano para garantizar la prevención, la intervención, la justicia y la reparación.

En los países de Europa Central y del Este hay una creciente conciencia social e institucional de los problemas derivados del abuso sexual infantil. La Iglesia (local) también está tomando conciencia de este problema. Sigue existiendo una arraigada mentalidad de secretismo y desconfianza, herencia del pasado comunista. Es muy importante que esto se tenga en cuenta en la conferencia.

Francisco, la prof. Hanna Suchocka y otros miembros de la Comisión para la Tutela de Menores
Los principales objetivos de la Conferencia:

  • El intercambio de experiencias y la reflexión para conocer cómo las Iglesias de Europa Central y del Este se enfrentan al fenómeno de los abusos sexuales a menores;
  • Inspirar a las autoridades de la Iglesia para que asuman las responsabilidades necesarias para abordar adecuadamente los abusos a menores con una respuesta adecuada a los delitos cometidos por miembros del clero y a los errores graves cometidos por las autoridades de la Iglesia, junto con un fuerte compromiso con la prevención;
  • promover una mejor comprensión en los países de Europa Central y Oriental de la posición de la Santa Sede sobre los abusos sexuales a menores cometidos por miembros del clero;
  • promover una mejor comprensión en las instituciones de la Santa Sede de la necesidad de las Iglesias de Europa Central y Oriental de una ayuda especial para hacer frente al fenómeno de los abusos sexuales por parte de los sacerdotes;
  • crear una plataforma de colaboración e intercambio regular entre los países de Europa Central y Oriental;
  • promover la comunicación entre las autoridades eclesiásticas y los fieles y la sociedad civil en los países de Europa Central y Oriental;
  • creación de un grupo de trabajo que sirva de plataforma para futuros intercambios periódicos y de colaboración en la construcción de entornos seguros para los niños.

El principio, no el final
Desde el principio, todos los miembros de la Comisión compartieron la clara convicción de que los ámbitos de buenas prácticas debían incluir los programas de formación y educación. En todo esto, uno de los aspectos cruciales es la garantía del derecho a la información. La información existente es insuficiente: en particular, hay lagunas en el ámbito jurídico. Entre muchas iniciativas, el reconocimiento de la verdad y la justicia como un derecho de las víctimas es de gran importancia, y por ello deben reconocerse unas normas mínimas del derecho a la información. No hay ninguna iglesia local, independientemente del lugar del mundo en el que se encuentre, que sea inmune a las consecuencias de la tragedia de los abusos sexuales a menores. Hay que aprender las lecciones de responsabilidad y transparencia de otras jurisdicciones. El tema del derecho a la información está en pañales y será necesario un estudio largo y profundo para analizar su funcionamiento, pero también para intercambiar experiencias.

Esto demuestra claramente que esta conferencia es el principio y no el final de esta actividad y pretende ser el inicio de iniciativas y acciones conjuntas.

La profesora Hanna Suchocka es catedrática de Derecho Constitucional y experta en derechos humanos en la Universidad de Poznan (Polonia). Fue Primera Ministra de la República de Polonia de 1992 a 1993 y Embajadora del país ante la Santa Sede de 2001 a 2013. En 2018, fue nombrada de nuevo por el Papa Francisco como miembro de la Comisión Pontificia para la Protección de los Menores.

Profesora Hanna Suchocka
Imagen: El papa Francisco y la prof. Hanna Suchocka
(Foto de Archivo)

UNICEF: Más de medio millón de niños en peligro tras el terremoto

Unos 540.000 niños del suroeste de Haití, afectado por el terremoto, se enfrentan ahora a la posible reaparición de enfermedades relacionadas con el agua, según UNICEF.

3 de septiembre 2021.- Unos 540.000 niños del suroeste de Haití, afectado por el terremoto, se enfrentan ahora a la posible reaparición de enfermedades relacionadas con el agua, según UNICEF. Las graves condiciones en el suroeste de Haití, donde más de medio millón de niños carecen de acceso a refugio, agua potable y saneamiento, están aumentando rápidamente la amenaza de infecciones respiratorias agudas, enfermedades diarreicas, cólera y paludismo.

Amenaza que aumenta día tras día
Según Bruno Maes, representante de UNICEF en Haití:
“Las vidas de miles de niños y familias afectadas por el terremoto están ahora en peligro, precisamente porque no tienen acceso al agua potable, al saneamiento y a la higiene”

Y añade que «el cólera no se ha reportado en Haití desde febrero de 2019, sin embargo, sin una acción urgente y más firme, la reaparición del cólera y otras enfermedades transmitidas por el agua es una amenaza real que aumenta día a día».

Daños causados por el terremoto
“Antes del terremoto, sólo más de la mitad de los centros de salud de los tres departamentos más afectados por el seísmo tenían acceso básico a los servicios de agua. Tras el terremoto, casi el 60% de los habitantes de los tres departamentos más afectados no tienen acceso al agua potable. Miles de personas cuyas viviendas se han derrumbado no tienen acceso a servicios sanitarios, en parte debido a los daños causados por el terremoto”

Con la Dirección Nacional de Agua y Saneamiento (DINEPA) y los socios de la sociedad civil, UNICEF está mejorando el acceso al agua, el saneamiento y la higiene de las familias afectadas: Aproximadamente 73.600 personas tienen acceso al agua potable a través de sistemas de transporte de agua, seis plantas de tratamiento de agua y veintidós bolsas.

Más de 35.200 personas se beneficiaron de la distribución de unos 7.000 kits de higiene, que incluían productos para el tratamiento del agua en el hogar, jabón, recipientes para el agua, dispositivos para lavarse las manos y toallas sanitarias.

“Una semana después de que el terremoto devastara Haití, UNICEF envió más de 65.000 tabletas de purificación de agua, 41 bolsas, tres unidades de tratamiento de agua y kits de higiene doméstica. UNICEF ya ha encargado otros 31.200 kits de higiene. UNICEF, el único organismo de las Naciones Unidas que ha suministrado agua potable a la población afectada, se propone llegar a 500.000 personas con agua y saneamiento. Nuestros esfuerzos por suministrar más agua potable no están a la altura de las graves necesidades de todas las zonas afectadas”

Así lo afirmó Maes, quien agregó: «La impaciencia y a veces la frustración crecen en algunas comunidades haitianas, y eso es comprensible. Pero obstaculizar las operaciones de socorro no ayudará. En los últimos días, se han suspendido temporalmente varias distribuciones de kits de higiene esenciales debido a las tensiones sobre el terreno”.

“Junto con las limitaciones financieras, la inseguridad está ralentizando actualmente nuestras actividades para salvar vidas sobre el terreno”.

Llamamiento humanitario de UNICEF
UNICEF hace un llamamiento a las autoridades locales para que garanticen las condiciones de seguridad de las organizaciones humanitarias y aumenten la asistencia a las comunidades afectadas por el terremoto. El terremoto del 14 de agosto en Haití agravó aún más una situación humanitaria ya de por sí difícil, caracterizada por la persistente inestabilidad política, la crisis socioeconómica y el aumento de la inseguridad alimentaria y la malnutrición, la violencia relacionada con las bandas y los desplazamientos internos, la pandemia del Covid-19 y la afluencia migratoria haitiano-dominicana.

Se ha recibido menos del 1% de la financiación solicitada
Además del llamamiento de 48,8 millones de dólares lanzado para 2021, UNICEF hace ahora un llamamiento humanitario de 73,3 millones de dólares para la infancia, con el fin de ampliar sus intervenciones en respuesta al terremoto y ayudar a los desplazados internos. Hasta ahora, se ha recibido menos del 1% de esta financiación solicitada.

Se necesitan con urgencia fondos adicionales
UNICEF hace un llamamiento a la comunidad internacional para que proporcione urgentemente fondos adicionales para la respuesta humanitaria y para prevenir la aparición de enfermedades transmitidas por el agua en Haití tras el terremoto.

Comece y Cec: oración, solidaridad y acción urgente por Afganistán

Una nota de los obispos europeos arroja luz sobre la difícil situación del país. La invitación es a dejar de lado la retórica y ofrecer esperanza y atención a los que tienen dificultades. En cuanto a la cuestión de los refugiados, los obispos piden la apertura de corredores humanitarios, pero también una profunda reflexión sobre el fracaso de la guerra.

Ciudad del Vaticano, 2 de septiembre 2021.- «Es hora de mostrar humanidad en medio de la crueldad a la que se enfrentan los afganos, de demostrar que los valores de la Unión Europea (UE) no son una retórica vacía, sino principios rectores prácticos que conducen a acciones basadas en normas éticas, más allá de las meras consideraciones políticas o económicas»: este es uno de los contundentes pasajes de la declaración conjunta hecha pública hoy, 2 de septiembre, por la Comece (Comisión de las Conferencias Episcopales de la Comunidad Europea) y la Cec (Conferencia de Iglesias Europeas). Firmada por sus respectivos presidentes, el cardenal Jean-Claude Hollerich y el reverendo Christian Krieger, la declaración reflexiona sobre la dramática situación en Kabul tras la vuelta al poder de los talibanes. De ahí el llamamiento «a la oración, la solidaridad y la acción urgente», especialmente para «proteger a los más vulnerables».

Trabajar por la paz
Las Iglesias europeas se declaran «profundamente conmocionadas» y «particularmente preocupadas» por el «sufrimiento y la impotencia» que experimenta la población afgana, especialmente la que aún no ha sido evacuada, y expresan su «profunda solidaridad con las mujeres, las niñas, los niños y las personas con discapacidad». Por ello, se pide a todas las partes que «trabajen incansablemente por la paz a través del diálogo y el respeto al Estado de Derecho y a los derechos humanos fundamentales de todos», mientras que se pide a la comunidad internacional que «proteja a las personas que están siendo oprimidas y cuyas vidas corren peligro». Entre ellos figuran «defensores de los derechos humanos, periodistas, artistas y miembros de minorías étnicas y sexuales, así como cristianos y otras comunidades religiosas». También se pide protección y seguridad para los trabajadores humanitarios.

Atención a los más vulnerables
Comece y la CEC recomiendan a la UE que sea cuidadosa a la hora de distribuir la ayuda, para que ésta llegue «de forma rápida y segura a la población afgana, especialmente a la más vulnerable, sin discriminaciones ni obstáculos administrativos innecesarios», gracias también a la labor de «las redes locales de confianza, incluidos los actores de la sociedad civil y de la Iglesia, que siguen presentes en el país y en la región, prestando servicios humanitarios y sociales esenciales». El pensamiento de las Iglesias europeas se dirige también a la «considerable afluencia de refugiados afganos» en los países vecinos y más allá: en esta perspectiva, se insta a la UE a «liderar los esfuerzos de solidaridad de la comunidad internacional para ayudar a los afganos que huyen de la violencia y el terror». En la práctica, se tratará de «crear corredores humanitarios para sacar a los refugiados de Afganistán» y garantizarles una residencia segura dentro de la propia Unión, poniendo así fin a las deportaciones. La declaración conjunta reitera que «no hay que confundir a los refugiados afganos con los emigrantes económicos». Por lo tanto, las decisiones sobre su estancia deberán tomarse sobre la base de «los valores fundamentales de la UE y el compromiso adquirido con el Convenio Europeo de Derechos Humanos y la Convención de Ginebra».

El fracaso de la guerra
Al mismo tiempo, Comece y la CEC piden a la comunidad internacional «que reflexione profundamente sobre el fracaso de la guerra, extrayendo lecciones para las políticas exterior, de seguridad, comercial y de desarrollo». Para la UE, en particular, esto significará reorientarse hacia «la promoción de la seguridad y el desarrollo humano integral como objetivos estratégicos fundamentales» para un proyecto europeo que apunta «a la paz y la reconciliación». Condenando, por último, «el terrorismo en todas sus formas y expresiones», las Iglesias europeas piden a todos los fieles que recen por Afganistán, para que «encuentre la estabilidad y la paz, según el respeto de la dignidad humana de todos».

Isabella Piro (Vatican News)
Imagen: Pueblo afgano intentando salir del país.


Economía de Francisco: «Poner las finanzas al servicio del bien común»

¿Cómo podemos transformar la economía para que sea un instrumento de encuentro, una herramienta de desarrollo y una generadora de oportunidades? Esta es una de las cuestiones que se plantea el movimiento Economía de Francisco integrado por jóvenes de varios países que ponen sus conocimientos e ideas al servicio de un sistema económico más justo y sostenible, tal y como lo pide el Papa Francisco. Vatican News conversó con Agustina Brizuela, politóloga de 26 años y miembro de esta comunidad.

Ciudad del Vaticano, 1 de septiemb re 2021.- Trabajar juntos para sentar las bases de un sistema económico mundial que promueva la inclusión y el desarrollo integral, en lugar de aumentar la brecha de desigualdad entre ricos y pobres, es uno de los valores que promueve el movimiento The Economy of Francesco (en español Economía de Francisco) integrado por jóvenes de varios países que ponen sus conocimientos e ideas al servicio de una economía más justa y sostenible, tal y como lo pide el Papa Francisco.

Y precisamente, del 29 de agosto al 4 de septiembre, se está llevando a cabo en la ciudad italiana de Gubbio la «Escuela de verano» organizada por Economía de Francisco: un evento internacional en el que participan unas 35 personas procedentes de 14 países.

Finanzas y humanidad
Para conocer mejor cuáles son las motivaciones que impulsan la labor de este movimiento, Vatican News habló con Agustina Brizuela, una joven politóloga de 26 años que vive en Buenos Aires, Argentina; trabaja en políticas públicas de innovación digital y forma parte de la comunidad Economía de Francisco desde inicios del año 2020.

«Actualmente me ocupo de coordinar el grupo llamado Finance and Humanity (Finanzas y humanidad) en el que participan varios economistas profesionales y líderes de cambio de todo el mundo», explica Agustina, subrayando que el objetivo es promover varios proyectos, «tanto de intervención social como académicos, para poner las finanzas al servicio del bien común».

La joven argentina es también miembro de la Academia de Economía de Francisco, ya que es estudiante de un Doctorado en Ciencias políticas en el que ha presentado un proyecto de investigación para estudiar cómo las políticas de inclusión digital pueden fomentar relaciones fraternas e inclusivas entre las personas.

Transformar la economía: «ganar con el otro»
Asimismo, Agustina Brizuela hace hincapié en que los valores que caracterizan a esta comunidad de jóvenes que buscan «dar un alma a la economía del mañana», son el encuentro, el cuidado y la fraternidad:
“Desde este punto nos detenemos a analizar la economía de hoy para buscar transformarla en una economía donde no haya que ganarle al otro, sino que se pueda ganar con el otro. Una economía donde el cuidado de la casa común y de los demás sea fundamental”

Todos construimos el sistema económico cada día
Y de ahí surge -continúa argumentando nuestra entrevistada- una pregunta que todos deberíamos plantearnos: ¿Cómo podemos transformar la economía para que sea un instrumento de encuentro, una herramienta de desarrollo y una generadora de oportunidades?
La respuesta es muy compleja y amplia -añade la politóloga argentina- porque podemos pensar en distintos tipos de posibilidades: vincularnos con los espacios de decisión política, hacer presión ante los grandes decisores como lo son las grandes multinacionales y los Estados, o buscar el cambio cultural y la educación con respecto a estos temas. Pero más allá de todas estas tareas hay algo que es esencial: nuestra propia capacidad de agencia a partir de los pequeños lugares que ocupamos en este sistema económico, porque todos nosotros construimos, de alguna forma, la economía».

«Todos somos parte de ella -concluye Agustina- y por tanto, podemos cambiarla a partir de los pequeños roles que ocupamos cada día como productores, consumidores, empleadores y trabajadores».

Sofía Lobos (Vatican News)

Parolin en Eslovenia: construyamos Europa sobre la verdad, la justicia y el amor

Ayer por la tarde, en la ciudad eslovena de Brezje, el cardenal secretario de Estado celebró una misa en el 30º aniversario de la independencia del país y a los 25 años de la visita de San Juan Pablo II. Su homilía se centró en la importancia de dar a Europa y al mundo un fundamento sólido, el de la Palabra de Dios, que es amor con todos los frutos que de él se derivan.

Ciudad del Vaticano, 1 DE SEPTIEMBRE 2021.- Un momento espiritual para confiar Eslovenia y a todos sus habitantes a Dios, especialmente los que sufren en cuerpo y espíritu, pero también a toda Europa. Este fue el tema de la misa celebrada ayer por la tarde en el santuario mariano de Brezje, en la región eslovena de la Alta Carniola, con motivo del 30º aniversario de la independencia nacional y del 25º aniversario de la visita de San Juan Pablo II, que en aquella ocasión confió el país a la Madre de Dios. La celebración estuvo presidida por el Cardenal Secretario de Estado, Pietro Parolin, que en su homilía entrelazó estos dos acontecimientos, deteniéndose en el valor de la patria y en su fundamento más estable e importante, que es la roca de la Palabra de Dios, hecha de verdad, justicia, libertad y amor.
La independencia, una nueva página de la historia nacional

Es cierto que nuestra patria está en el cielo -afirma el Cardenal-, pero las realidades terrenales son para nosotros auténticos valores, aunque no sean los únicos ni los más altos. Y el de una patria libre y democrática, basada en la justicia, el respeto y la fraternidad y el amor solidario es un valor sumamente grande, porque está directamente vinculado a la dignidad humana. Por otro lado», continúa explicando, «un entorno social pacífico y seguro dentro de cada país también está garantizado en la medida en que lo esté el contexto internacional que lo rodea». Así pues, paz y justicia, son los valores que estuvieron en la base del nacimiento de Eslovenia como país independiente hace treinta años, una «nueva situación» para la historia nacional que San Juan Pablo II en su visita unos años más tarde, saludó con favor, reafirmando con fuerza «el derecho de los pueblos a la autodeterminación» y animando al pueblo a «buscar en las virtudes más firmes y en la fe cristiana la fuerza para construir juntos su futuro».
La Palabra de Dios, escuchada y puesta en práctica, es nuestra roca

Este futuro es hoy una realidad que ha dado muchos pasos: de hecho, el cardenal recuerda la entrada de Eslovenia en 2004 en la Unión Europea, de la que ocupa la presidencia en este semestre, y menciona el encuentro de Bled, dedicado precisamente al futuro de Europa, que se celebra en estos días. Al igual que en el momento de su nacimiento entre fundadores cristianos «convencidos de la necesidad de buscar ante todo el reino de Dios y su justicia» para que la humanidad tenga lo que necesita, también hoy, en palabras del cardenal secretario de Estado, una Europa unida necesita redescubrir el valor fundacional que le garantice poder «resistir» como una «casa sobre la roca». Esto es lo que la Iglesia en estos siglos no ha dejado de proponer, es el mensaje de Jesús: «la estabilidad del hombre y de la sociedad -dice- en sus diversas y necesarias articulaciones, debe basarse en la Palabra de Dios, escuchada y puesta en práctica».

San Juan XXIII, en su Encíclica Pacem in Terris, recuerda también los sólidos cimientos sobre los que construir nuestra casa: la verdad, la justicia, la libertad y el amor. Son -subraya el cardenal Parolin- las rocas de granito que permiten que nuestra casa no se derrumbe. Así pues, la invitación que Jesús nos dirige en el Evangelio se convierte para nosotros aquí reunidos, cada uno según su vocación y responsabilidad, en un compromiso para construir cada vez más, 30 años después de la independencia, una Europa y una comunidad internacional unidas sobre la roca de la Palabra de Dios, es decir, sobre los fundamentos de la verdad, la justicia, la libertad y el amor.

La verdad, la justicia y la libertad son frutos del amor
Por lo tanto, la verdad que hay que desenmascarar allí donde se manipula, se oculta y se niega; la libertad de toda forma de esclavitud y opresión que mortifica la dignidad humana, pero también la «libertad de hacer el bien» y no el interés propio, y la «libertad religiosa», corazón de todo derecho humano:

La tutela que la Iglesia pide para ella es, por tanto, la protección del bien íntimo de la persona que, en diálogo con su Creador, encuentra las razones del ser, comprende los vínculos que la unen al cosmos y a la historia, y se hace éticamente responsable de su propia realización y de la de los demás, desplegando todas sus potencialidades. Esta tutela, cuando es reconocida y garantizada por los sistemas jurídicos estatales, «es también un indicador de una democracia sana y una de las principales fuentes de legitimidad del Estado».

Por lo tanto, la libertad apunta al amor y el primer paso del amor -recuerda el cardenal Parolin- es la justicia, otro pilar sobre el que debe fundarse «nuestra casa». La justicia es una garantía de derechos para todos, pero que el amor supera como «acto gratuito». Si las leyes regulan, pues, los derechos y los deberes, «el amor, siguiendo el modelo de Cristo, nos lleva a ofrecernos sin cálculo ni ganancia». «El amor es más exigente que el deber, pero es más suave; no se alimenta del miedo, sino de la confianza». Este amor, fruto de la verdad, la libertad y la justicia – concluye Parolin – es lo que pedimos para toda Eslovenia, Europa y el mundo.

Gabriella Ceraso (Vatican News)
Imagen: La misa presidida por el cardenal Pietro Parolin en Eslovenia,
con ocasión del 30 aniversario de la independencia del país.

Parsons: Los atletas paralímpicos intentan cambiar el mundo

En un artículo publicado en el periódico de la Santa Sede, L’Osservatore Romano, el Presidente del Comité Paralímpico Internacional, Andrew Parsons, habla de los retos de los próximos años para cambiar el modo en que es percibido el 15% de la población mundial con discapacidad.

Ciudad del Vaticano, 31 de agosto 2021.- Apenas puedo creer que finalmente estemos en Tokio. Muchos dudaban que estos días de deporte llegaran a llevarse a cabo realmente, creyendo que era imposible organizar los Juegos Paralímpicos a causa de la pandemia. Pero gracias al esfuerzo de tanta gente, que nunca perdió la fe y la esperanza, el acontecimiento deportivo más… «transformador» del mundo ya está en marcha.

Cambio de mentalidad
“Como familia paralímpica honraremos esta confianza, daremos contenido a esta esperanza, asegurándonos de que el excepcional ‘legado’ que los Juegos dejan puntualmente al país anfitrión consista, realmente, en una nueva percepción de las personas con discapacidad. Mediante un cambio de mentalidad”

Cambiar la cultura del mundo entero
Asimismo dice: «¡Queremos mucho más! No sólo queremos cambiar la forma de ver la discapacidad en Japón. ¡Queremos cambiar la cultura del mundo entero!».

“WeThe15”
Por ello, el Comité Paralímpico Internacional y la Alianza Internacional de la Discapacidad han concebido, lanzado y apoyan ahora la campaña “WeThe15”. Que a lo largo de los próximos diez años pretende lanzar un reto continuo para cambiar la forma en que se percibe ese 15% de la población mundial con discapacidad.

Romper barreras en todo el mundo
«WeThe15» arrojará luz sobre la vida cotidiana de ese 15% de la población mundial y hará todo lo posible por romper las barreras. Para que todas las personas con discapacidad puedan desarrollar su potencial y participar activamente en una sociedad verdaderamente integradora. A lo que añade:

“Por eso, con el apoyo de muchas organizaciones internacionales, de la sociedad civil – pero también del enramado empresarial y de los medios de comunicación – queremos situar a 1.200 millones de personas con discapacidad en el centro de la agenda global de inclusión”.

Plataforma extraordinaria para el cambio
También explica que estos Juegos Paralímpicos son, sin duda, una plataforma extraordinaria para el cambio.

“Sin embargo, un evento que sólo tiene lugar cada cuatro años no es suficiente. Depende de cada uno de nosotros hacer nuestra parte, cada día, para construir una sociedad más inclusiva en cada país, en nuestras ciudades, en nuestras comunidades”.

Fortaleza de la diversidad
Agrega que la diversidad que se deriva de la discapacidad “es una fortaleza, no una debilidad”.

“El nuevo mundo post-pandémico tendrá que ser construido de una manera mejor que antes. Tendrá que caracterizarse por sociedades en las que haya oportunidades para todos”.

Faro de esperanza
Recuerda también que cuando los Juegos se pospusieron hace un año, los atletas paralímpicos fueron un faro de esperanza. “Ni siquiera cuando la sombra de la incertidumbre era más oscura dejaron de entrenar, de perseguir sus sueños. Y nunca dejaron de creer que estarían aquí, en Tokio, estos días”.

Fuerza de la naturaleza
“Por eso, dice, los atletas paralímpicos son una fuerza de la naturaleza, una fuerza del bien. Su resistencia ha devuelto la esperanza a muchas personas que la habían perdido”. Y añade:

“Estos atletas no están solos. Junto a ellos están los Comités Paralímpicos Nacionales y las Federaciones Internacionales que les han apoyado en este momento sin precedentes para la humanidad”.

La fuerza del movimiento paralímpico
“Pero ésta es, precisamente, la fuerza del movimiento paralímpico: trabajar juntos para garantizar que los atletas tengan la mejor plataforma para ‘brillar’, para dar lo mejor de sí mismos”.

Sangre, sudor y lágrimas
Los atletas paralímpicos lo han dado todo para estar aquí en Tokio, prosigue: “Sangre, sudor y lágrimas. Ahora es su momento de mostrar al mundo su capacidad, su fuerza, su determinación”.

“Si el mundo los ha etiquetado como ‘discapacitados’, ahora es el momento de reetiquetarse: campeón, héroe, amigo, colega, modelo. O simplemente un ser humano”.

Atletas extraordinarios
“Estos extraordinarios atletas son lo mejor de la humanidad y los únicos que pueden decidir quién y qué ser en sus vidas, a pesar de todo. Con sus demostraciones saben que pueden cambiar su propia vida. Pero, sobre todo, saben que podrían cambiar, y para siempre, la vida de 1.200 millones de personas¨.

El poder del deporte
“Este es el poder del deporte: transformar vidas y hacer comunidad. El cambio puede comenzar realmente con el deporte. Y ahora, en Tokio, los atletas paralímpicos intentan cambiar el mundo”.

Vatican News
Imagen: Beatrice Ion, una de las jugadoras del equipo paralímpico italiano de baloncesto

Venezuela. Obispos: Guardia Nacional Bolivariana entorpece labor humanitaria

La denuncia del Obispo Moronta y el Auxiliar Ayala, de la Diócesis de San Cristóbal. Los prelados manifiestan total solidaridad y apoyo al Cardenal Baltazar Porras, al Auxiliar Rojas, al Presbiterio y a toda la Feligresía de la Iglesia arquidiocesana de Mérida.

30 de agosto 2021.- Un hecho bochornoso y lamentable: así definen los obispos de la Diócesis de San Cristóbal en el Táchira el actuar de los funcionarios de la GNB (Guardia Nacional Bolivariana) que, tal como denuncian los prelados en un comunicado precedido por las palabras del Profeta Amós( 5, 11.12), han intentado evitar que se pudiera recibir la ayuda llevada por el Obispo Auxiliar y personal de Cáritas y de otras instituciones a los damnificados que sufrieron “por los embates de la vaguada que ha causado muertos, heridos y pérdidas materiales”.

Monseñor Mario del Valle Moronta y Monseñor Juan Alberta Ayala manifiestan su “total solidaridad y apoyo al Arzobispo, Cardenal Baltazar Porras, al Obispo Auxiliar, Mons. Luis Enrique Rojas, al Presbiterio y a toda la Feligresía de la Iglesia arquidiocesana de Mérida”.

Hemos visto – denuncian los prelados – cómo personal de la Guardia Nacional Bolivariana está entorpeciendo la labor humanitaria y de caridad social que se está realizando con los pobladores del Valle de Mocotíes. Y añaden: “Nos ha llamado poderosamente la atención cómo funcionarios de la GNB intentaron evitar que se pudiera recibir ayuda que estaba destinada a los damnificados y que había sido llevada por el Obispo Auxiliar y personal de Cáritas y de otras Instituciones. No es un secreto que, desde el pasado viernes, en así denominados puntos de control, sobre todo en La Victoria, antes de llegar a Tovar,funcionarios de la GNB prohíben el paso de la ayuda humanitaria que llega desde Mérida y otras Diócesis del país”.

¡Basta, hasta cuándo!
Los obispos de San Cristóbal informan, asimismo, que “los funcionarios dicen haber recibido orden de la superioridad, pero no aparece nada por escrito y tampoco da la cara”. Y continúan interpelando también a los funcionarios del gobierno:

Da vergüenza lo que está sucediendo y que es reflejo de una situación que se ha hecho costumbre en todas las alcabalas y puntos de control en cada rincón del país y en todas sus carreteras. Frente a esa actitud, la indefensión de la gente es total. ¿Será que alguna vez se acabará esa mala praxis? ¿Dónde están la ética y principios morales que dicen recibir en los Institutos de formación? Más aún, ¿dónde queda el juramento de defender al pueblo y sus derechos que hacen ante la Bandera y la Constitución Nacional? El clamor de mucha gente es ¡Basta, hasta cuándo!.

En el nombre de Dios ¡pónganse del lado del pueblo!
Podría resultar inútil – continúan los obispos venezolanos – hacer un llamado a la conciencia de los funcionarios que, lejos de servir al bien común y al pueblo débil y golpeado, están sí al servicio de una parcialidad política y de unos intereses muy distantes de la verdad y de la dedicación al pueblo.

En el nombre de Dios, les hacemos un llamado a esos funcionarios para que se pongan, de una vez por todas, del lado del pueblo, de donde han salido y del cual forman parte sus familiares. ¿Por qué aumentan el sufrimiento y la desesperanza de un pueblo golpeado por una tragedia, atendiendo a supuestas órdenes superiores divorciadas del bien común del pueblo?.

Elevamos nuestra voz de protesta y de desaprobación ante esa conducta que deja muchísimo que decir de lo que aparece como lema de la institución: “El Honor es su divisa”. Esperamos que todo esto se corrija, así como la mala atención que se le brinda a los ciudadanos en muchos lugares (puntos de control, alcabalas, estaciones de servicio, etc.) amén de la execrable práctica del “matraqueo”. Es necesario que haya un cambio de conducta: ojalá que el trato de los más vulnerables, indefensos y débiles sea hecho con respeto atendiendo a la dignidad humana de cada ciudadano.

Llamamiento a sacerdotes, religiosas, laicos y personas de buena voluntad
Finalmente los prelados piden a todos los Sacerdotes, Religiosas, Laicos de la Diócesis y a las personas de buena voluntad “hacer sentir su voz de protesta ante los atropellos que se están dando en contra no sólo del Obispo Auxiliar de Mérida, los Sacerdotes y miembros de la Caritas Arquidiocesana sino, sobre todo, a tantos hombres y mujeres de esa hermosa región que está pasando por una dura situación”. Y continúa el Primer Vicepresidente de la CEV:

A la vez, pido, en nombre de Dios y de tantos hermanos nuestros que se sienten indefensos, a los Capellanes Militares de nuestra Diócesis de San Cristóbal que hablen a los Oficiales Superiores y al personal que ellos atienden sobre lo que está aconteciendo y cómo deben actuar en favor de los hermanos sin distinción ni condicionamientos. Los Capellanes de la GNB deben hacer, lo más pronto posible, un plan de formación en valores éticos y en moral que les permita a los miembros de dicho Componente actuar según lo establecido en la Constitución y con los principios del Evangelio. No hay excusa para no hacerlo, pues forma parte de su misión como sacerdotes.

“Al Santo Cristo de La Grita, – concluyen los prelados – imploramos su gracia para que sus brazos amorosos sostengan y den fortaleza a los hermanos que están pasando penuria. Y María de Los Andes, en sus diversas advocaciones, sea consuelo para todos. Garantizamos nuestra oración por todos los hermanos merideños, con la reiteración de nuestra comunión fraterna y solidaria”.

Imagen: Un hombre recupera sus pertenencias cerca de las casas dañadas
por una inundación repentina en Tovar, estado de Mérida, Venezuela.
(25 de agosto de 2021)

Presidencia CEV a GNB: cambien actitud, colóquense al servicio de las instituciones

Los Obispos venezolanos denuncian hostilidades de la Guardia Nacional tras impedir paso de ayuda humanitaria a Mérida y hacen un llamado a las autoridades nacionales, regionales y militares para que actúen no por intereses particulares: «deben recordar que están al servicio de todos los venezolanos y no de una parcialidad política».

30 de agosto 2021.- Tras los estragos de las lluvias en el estado de Mérida, Venezuela, las donaciones en alimentos y medicinas tramitadas a través de Cáritas se han venido gestionando, sin embargo, el domingo 29, la Guardia Nacional de esta región ha impedido el paso de una parte de esta ayuda humanitaria. Monseñor José Luis Azuaje Ayala, Arzobispo de Maracaibo y Presidente de la CEV; Monseñor Mario Moronta Rodríguez, Obispo de San Cristóbal y 1° Vicepresidente de la CEV; Monseñor Raúl Biord Castillo, Obispo de La Guaira y 2° Vicepresidente de la CEV y Monseñor José Trinidad Fernández Angulo, Obispo electo de Trujillo y Secretario General de la CEV denuncian con firmeza:

“Lamentamos y reprobamos la actitud de algunas autoridades civiles, así como de la Guardia Nacional Bolivariana, quienes, lejos de cooperar desinteresadamente, no sólo han impedido el acceso de gran parte de la ayuda enviada desde diversas partes del país, sino que han tenido una actitud de displicencia y ofensa hacia los miembros de la Iglesia y de otras instituciones”.

Según los prelados – escribe ADN Celam – los funcionarios aseguran que recibieron órdenes de la superioridad, por ello ha pedido a los altos mandos de la Guardia Nacional “den la cara” al tiempo que “les exhortamos, en nombre de las comunidades afectadas a cambiar su actitud y colocarse al servicio de las instituciones que sí están colaborando, de tal forma que los envíos de ayudas lleguen pronto a su destino, dando prioridad al tránsito de carga de insumos”.

“La caridad no tiene límites”
Además, han pedido a “las autoridades nacionales, regionales y militares para que actúen no por intereses particulares. Deben recordar que están al servicio de todos los venezolanos y no de una parcialidad política”.

De igual modo han agradecido a la feligresía, hermanos de otras denominaciones religiosas y a tantas personas de buena voluntad por “las diversas ayudas en especies, desde medicinas y alimentos hasta ropa y otros insumos necesarios”.

“La caridad no tiene límites, ni pone condiciones para practicarla como poco discrimina los destinatarios de las obras de misericordia”, han señalado.

Finalmente “imploramos del Dios Liberador su gracia para que sostenga al pueblo sufrido de Mérida y a todos los que, en su nombre han acudido sin mayor interés que hacer el bien a los hermanos. La Madre de Dios, nuestra señora de Coromoto nos sostenga a todos con su maternal protección”.

Imagen: Consecuencias de las inundaciones repentinas en Tovar

Economía de Francisco. Juan Manuel Gil: superar el enfoque del beneficio económico

A pocos días del inicio de la I Escuela Internacional de Verano, promovida por la Economía de Francisco, del 29 de agosto al 4 de septiembre, en Gubbio, Italia, dialogamos con el profesor colombiano Juan Manuel Gil, sobre la investigación que esta desarrollando basado en la correlación entre “identidad personal, liderazgo transformacional y la lógica de la efectuación para conseguir el bien común”.

Ciudad del Vaticano, 27 de agosto 2021.- “Si queremos que la economía sea inclusiva e integral, tenemos que cambiar de enfoque, no solo pensar desde un enfoque financiero centrado en el beneficio económico, sino desde un enfoque que ponga al centro a la persona, donde la empresa sea expresión de la identidad personal del emprendedor y se busque el bien común a través de empresas sostenibles”, lo dijo Juan Manuel Gil Barragán, Profesor Asociado de Negocios Internacionales de la Universidad EAN (Escuela de Administración de Negocios) Colombia, Research Fellow de la Academia de la Economía de Francisco y participante en la I Escuela Internacional de Verano, organizado por la Economía de Francisco, del 29 de agosto al 4 de septiembre, en Gubbio, Italia.

¿Cómo llegaste a participar en la Economía de Francisco?
De la “teoría de efectuación” a la Doctrina Social
El Profesor Juan Manuel Gil después de haber realizado su doctorado en la Universidad Politécnica de Valencia, España, sobre la aplicación de la “teoría de efectuación”, que se centra en la motivación por la cual un emprendedor crea una empresa y se basa en tres conceptos principales – el primero, es que uno crea una empresa partiendo de quién soy yo, es decir, desde la dignidad, desde la identidad de la persona; segundo, es quién conozco, que tiene que ver con la comunidad y la fraternidad; y tercero, que es de lo que yo se – vio que tenia relación con dos principios de la Doctrina Social de la Iglesia, es decir, el “quien soy” con la dignidad y la identidad de la persona y el “quién conozco” con la comunidad y fraternidad. Conocimientos que se ampliaron después de haber leído la Encíclica Fratelli tutti del Papa Francisco.

El salto hacia la Economía de Francisco
Asimismo, el Investigador colombiano explica como llegó a formar parte de esta iniciativa que ha lanzado el Santo Padre, desde sus primeros contactos en noviembre de 2019, con la convocatoria al I Evento de la Economía de Francisco que se desarrollaría entre el 26 y 28 de marzo de 2020, Evento que no se realizó de modo presencial a causa de las medidas restrictivas del Covid-19, y solo fue realizado de modo virtual. “Esta iniciativa que estaba lanzando el Papa Francisco – explica Juan Manuel Gil – me pareció una excelente oportunidad para vincular mi tema de investigación formal y doctoral a temas de la Doctrina Social de la Iglesia, en esta experiencia vi que hay mucha gente que piensa de modo similar a lo que yo pensaba, como un llamado a todos a buscar el bien común”.

¿Cuál es el proyecto que estas realizando?
El capital espiritual y liderazgo transformacional

R.- “Mi primera vinculación con la Economía de Francisco arrancó con una Villa que se llama “Negocios en transición”, que tiene que ver con temas de emprendimiento, generación de valor, de sostenibilidad empresarial. Pero, no fue sino hasta julio de este año, que mi compromiso arranca a incrementarse más y lo hago a través de la investigación. Mi proyecto de investigación consiste en tratar de desarrollar esta teoría de efectuación, cómo sirve de base para entender como los emprendimientos se desarrollan y, además, como pueden llegar a perseguir el bien común, que son los dos principios o los objetivos que se busca con la Economía de Francisco. Más puntualmente estoy trabajando en dos cosas. La primera, digamos que ya están los resultados, van a salir publicados probablemente en octubre, en una edición especial que está sacando la revista Journal of Management Spirituality and Religion, en un especial que están sacando sobre la Economía Francisco. Ahí mi pregunta era: si un emprendedor que tiene capital espiritual, es decir, si en las prioridades del emprendedor, su compromiso y su forma de ver y entender, de relacionarse con el mundo, se rigen por su fe, eso se llama capital espiritual, así el emprendedor vive una vida coherente con su fe y además, si su forma de liderar también se basa en tratar de alentar, de inspirar, de motivar, a que el equipo de trabajo del emprendedor trabaje bajo esa misma identidad, y como puedo transmitir esa identidad del bien común con mi equipo de trabajo. Entonces, lo que encontré con esa primera investigación es que, efectivamente la hipótesis se comprobó y al final es que si un emprendedor que tiene capital espiritual, que tiene liderazgo transformacional, que usa la lógica de efectuación, si genera empresas más sostenibles que aquellos emprendedores que no tienen estás características y eso pues pensando desde un enfoque muy grande a entender la identidad del quién soy, quién es el emprendedor”.

Identidad social y empresas sostenibles
R.- “Una segunda etapa que estoy desarrollando ahora, es cómo ampliar la investigación con una mirada desde el punto de vista de la identidad social. Digamos que esto en la literatura ya esta desarrollada, al final nos dicen que hay tres tipos de identidades: la darwiniana, en la cual el emprendedor por sus características propias solo piensa en la plata, crean empresa, porque quiero generar rendimientos económicos para mí; otra es aquella de la identidad comunitaria, y es yo género empresa porque mi principal interés es generar una solución o un producto nuevo que sirva a la demanda de la comunidad, para ayudar a aquellos con los que yo me entiendo mejor; y la identidad misionera que lo que quiere realmente de fondo es cambiar el mundo, entonces enfoca más eso en problemas que van más allá de su pequeña comunidad, de sus fines, sino que realmente quieren genera un impacto. Entonces, lo que ahora estoy investigando es si un emprendedor que tiene identidad darwiniana o comunitaria o misionera junto con liderazgo transformacional y la efectuación, cuál de estas combinaciones hace que las empresas sean más o menos sostenibles. Por ahora solo tengo resultados preliminares, todavía no podría decir cuales son los resultados finales.

¿Qué desafíos impiden realizar una economía inclusiva e integral?
El desafío de hacer empresa sólo por el beneficio económico

R.- “Creo que el principal desafío, el más grande, para poder lograr una economía inclusiva e integral es que muchas veces hay un énfasis muy grande cuando se crea la empresa, se piensa únicamente en el retorno económico, es decir, en general se busca crear empresa para que yo tenga mejores ingresos y muchas veces se para ahí. Pero hay otras áreas que son importantísimas también para la creación de empresa, por ejemplo, entender como esa empresa no solo me genera recursos a mí sino que debería ser también la expresión de mi identidad personal como emprendedor, que también esa empresa se convierte en el legado que yo le voy a dejar al mundo, que va muchísimo más allá de lo financiero. Esto supondría un reto para la política pública que en los diferentes países especialmente dentro de nuestro continente se están desarrollando porque yo sigo viendo que hay un énfasis muy grande en ayudar, pero sólo desde el enfoque financiero. Esto es un reto para los que estamos en la Academia, para nosotros, desde la educación, desde la formación, para que mostremos que hay otras alternativas que también generan impactos positivos y generan cosas muy buenas tanto para la sociedad, para cambiar el mundo y especialmente para el emprendedor, que es quien lo estaría haciendo”.

¿Qué hacer para poner al centro de la economía a la persona?
Poner al centro de la economía a la persona

R.- “Al final desde mi experiencia, desde lo que yo he visto en la investigación, veo que hay una gran diferencia entre los emprendedores que sólo piensan que su enfoque principal es generar recursos para la empresa y los emprendedores que dicen yo quiero montar empresa y mi empresa está también fundamentada en poner en el centro a los demás, en poner en el centro a la persona y la gran diferencia que yo veo es que estos segundos, cuyo propósito de verdad se centra en la persona, en la sociedad, son personas plenas, que yo las veo felices y veo que su vida tiene un sentido. Entonces, van más allá de esta labor empresarial y de verdad logran transformar sus propias vidas, las de sus empleados, las de sus proveedores, etc., yo esto lo he visto”.

Por ello, les diría a los jóvenes que, si ellos quieren vivir su vida de una forma más plena, de una forma más feliz, de una forma más trascendental, que tanto sus emprendimientos o sus proyectos de vida incluyan siempre a la persona en el centro, porque de esta manera vamos a cambiar el mundo. Creo que, si podemos cambiar el mundo, creo que tenemos muchas ganas, nuestros jóvenes del Continente están muy conscientes de los problemas que hay, y lo que necesitan de pronto es una guía, una ayuda, de demostrarles un camino diferente que los puede llevar a que afectivamente ellos solucionen estos problemas y que los llene a ellos también.

Renato Martinez (Vatican News)
Imagen: Juan Manuel Gil Barragán, profesor asociado de Negocios Internacionales
de la Universidad EAN Colombia, Research Fellow de la Academia de Francisco

Venezuela. Lluvias y deslaves en Mérida: Cáritas invita a la solidaridad

El Obispo Auxiliar visitó las zonas afectadas. Cáritas Mérida ha habilitado centros de acopio para brindar apoyo a las comundiades de El Valle de Mocotíes y El Salado.

27 de agosto 2021.- Ante la difícil situación que se vive en el estado Mérida, Mons. Luis Enrique Rojas, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Mérida, estuvo presente en las zonas afectadas, específicamente en El Valle de Mocotíes, el día de ayer 25 de agosto de 2021: lo informa la Oficina de Prensa de la Conferencia Episcopal Venezolana, tras las lluvias y deslaves que afectaron la región. Mons. Rojas acompañó a los afectados, llevando un mensaje de solidaridad y esperanza en estos momentos críticos, además del apoyo realizado por Cáritas a nivel nacional y en especial Cáritas de la Arquidiócesis de Mérida, así como de otras instancias eclesiales en todo el país que se suman a contribuir con gestos concretos de solidaridad.

La Cev precisa, asimismo, que Cáritas Mérida ha habilitado centros de acopio para brindar apoyo a las comunidades de El Valle de Mocotíes y El Salado. Invitan a colaborar con alimentos no perecederos, ropa en buen estado, productos de higiene personal y medicamentos, que pueden ser entregados como donativos a las Cáritas parroquiales del Santuario San Buenaventura, San Miguel Febres Cordero, Nuestra Señora del Carmen, Montalbán y Espíritu Santo, Centenaro (Zona Ejido); así como a la Cáritas parroquial San Antonio de Padua, Mucutuy en la Zona pueblos del sur y en la Zona Páramo a las Cáritas de las parroquias Santa Lucía de Mucuchíes, San Miguel Arcángel (San Rafael), Santo Domingo de Guzmán, Basílica Menor Santa Lucía de Timotes y Santa Bárabara de Chachopo.

Finalmente, los centros de acopio en la Zona centro se encuentran en las cáritas de Santa Bárbara, Sagrada Familia (El Llanito), Nuestra Señora de Belén, San José Obrero (Av. 16 de septiembre), Nuestra Señora de la Asunción (El Castor), San Juan Apóstol (Santa Juana), Santiago Apóstol de La Punta y en el Centro Pastoral Monseñor Miguel Antonio Salas.

Francesca Sabatinelli (Vatican News)
Imagen: Consecuencias de las inundaciones repentinas en Tovar