Francisco reza por Colombia tras los episodios de violencia

«Quiero expresar mi preocupación por las tensiones y los enfrentamientos violentos en Colombia, que han causado muertos y heridos. Hay muchos colombianos aquí en la plaza, recemos por su patria», dijo el Papa tras rezar el Regina Coeli. En sus saludos, el Pontífice rezó por la paz en Jerusalén así como por las víctimas del atentado en Kabul, Afganistán. También recordó la beatificación del juez Rosario Angelo Livatino quien fue asesinado por la mafia por no «corromperse» y saludó a todas las madres del mundo que hoy celebran su día especial.

Ciudad del Vaticano, 9 de mayo 2021.-Tras rezar la oración mariana del Regina Coeli, en el VI Domingo de Pascua, el Papa Francisco pronunció sus habituales saludos a los fieles y peregrinos reunidos en la plaza de San Pedro.

Colombia en el corazón de Francisco

Colombianos presentes en el rezo del Regina Coeli junto al Papa

En esta ocasión, el Santo Padre dedicó un pensamiento especial al pueblo colombiano que en los últimos día ha sufrido estallidos de violencia y descontento social a causa de la reforma tributaria: «Quiero expresar mi preocupación por las tensiones y los enfrentamientos violentos en Colombia, que han causado muertos y heridos. Hay muchos colombianos aquí en la plaza, recemos por su patria», dijo Francisco.

Paz en Jerusalén y el atentado en Kabul
Por otro lado, el Pontífice manifestó que sigue con especial preocupación los acontecimientos que están teniendo lugar en Jerusalén.

«Rezo para que sea un lugar de encuentro y no de enfrentamientos violentos, un lugar de oración y de paz. Invito a todos a buscar soluciones compartidas para que se respete la identidad multirreligiosa y multicultural de la Ciudad Santa y prevalezca la fraternidad. La violencia sólo genera violencia. Basta de enfrentamientos», pidió el Papa.

Asimismo, el Papa rezó por las víctimas del atentado terrorista que tuvo lugar ayer en Kabul: «Una acción inhumana que golpeó a tantas jovencitas a la salida de la escuela. Recemos por cada uno de ellas y por sus familias. Y que Dios conceda la paz a Afganistán».

Beatificación del juez Rosario Angelo Livatino
En su alocución, Francisco también recordó que hoy, en Agrigento, ha sido beatificado Rosario Angelo Livatino, mártir de la justicia y de la fe.

“En su servicio a la comunidad como juez recto, que nunca se dejó corromper, se esforzó por juzgar no para condenar sino para redimir. Su trabajo lo puso siempre bajo la protección de Dios; por eso se convirtió en un testigo del Evangelio hasta su heroica muerte. Que su ejemplo sea para todos, especialmente para los magistrados, un estímulo para ser fieles defensores de la legalidad y la libertad. ¡Aplaudamos al nuevo Beato!”

El Papa saluda a las madres y a los afectados de fibromialgia
Igualmente, como cada domingo, el Obispo de Roma saludó a todos los romanos y peregrinos, a gradeciéndoles por su presencia y en particular, saludó a las personas que padecen fibromialgia: «Les expreso mi cercanía y espero que crezca la atención a esta enfermedad a veces olvidada», dijo.

Antes de despedirse, el Papa dedicó unas palabras especiales a las madres que en Italia y en otros países del mundo como Perú, Brasil y Colombia, hoy celebran el «Día de la Madre».

«Este domingo se celebra el Día de la Madre en muchos países. Saludamos a todas las madres del mundo, incluso a las que ya no están con nosotros. ¡Aplaudamos a las madres!» concluyó Francisco deseando a todos un buen domingo.


Regina Coeli del Papa: «Amar como Cristo significa salir de uno mismo»

A la hora del rezo del Regina Coeli, el Papa reflexionó sobre el mandamiento que Jesús nos dejó y que sintetiza en uno, todos los demás mandamientos: «Amaos los unos a los otros como yo os he amado». Amar como Cristo -dijo Francisco- significa salir de uno mismo y decir no a otros “amores” que el mundo nos propone como «el amor al dinero, al éxito y al poder».

Ciudad del Vaticano, 9 de mayo 2021.-El VI Domingo de Pascua, 9 de mayo, el Papa Francisco rezó la oración mariana del Regina Coeli asomado desde la ventana del Palacio Apostólico del Vaticano. Comentando el Evangelio dominical según san Juan (Jn 15, 9-17), en el que Jesús nos invita a «permanecer en su amor para que su alegría esté en nosotros y nuestra alegría sea plena» (vv. 9-11); el Santo Padre planteó una cuestión fundamental: «¿Cuál es este amor en el que Jesús nos dice que permanezcamos para tener su alegría?».

«Es el amor que tiene origen en el Padre, porque Dios es amor», dijo el Pontífice haciendo hincapié en que el amor que Jesús nos dona «es el mismo con el que el Padre lo ama a Él: amor puro, incondicionado, gratuito».

«Donándonoslo, Jesús nos trata como amigos, dándonos a conocer al Padre y nos involucra en su misma misión por la vida del mundo», puntualizó Francisco.

«Permanecer en el amor de Jesús»

El Santo Padre Francisco a la hora del rezo del Regina Coeli

Siguiendo la exhortación del Maestro, «permanezcan en mi amor», el Papa destacó que para poder lograr esta difícil meta de la vida es necesario cumplir con los mandamientos de Dios que Jesús resumió en uno solo «Amaos los unos a los otros como yo os he amado» (v. 12):

“Amar como ama Cristo significa ponerse al servicio de los hermanos, tal como hizo Él al lavar los pies de los discípulos. Significa salir de uno mismo, desprenderse de las propias seguridades humanas, de las comodidades, para abrirse a los demás, especialmente a quienes tienen más necesidad. Significa ponerse a disposición con lo que somos y lo que tenemos. Esto quiere decir amar no de palabra, sino con obras.”

Decir «no» a otros amores: dinero, éxito y poder
Poniendo en guardia sobre los riesgos de desviarnos del camino marcado por el Señor, el Obispo de Roma recordó que amar como Cristo significa decir no a otros “amores” que el mundo nos propone: amor al dinero, al éxito, al poder…

«Estos caminos engañosos -aseveró Francisco- nos alejan del amor al Señor y nos llevan a ser cada vez más egoístas, narcisistas y prepotentes. La prepotencia conduce a una degeneración del amor, a abusar de los demás, a hacer sufrir a la persona amada».

Asimismo, el Pontífice reflexionó en su alocución sobre los peligros del amor enfermo que se transforma en violencia:

«¡Y cuántas mujeres son sus víctimas hoy en día!», añadió Francisco subrayando que esto no es amor ya que «amar como ama el Señor quiere decir apreciar a la persona que está a nuestro lado y respetar su libertad», es decir, amarla como es y gratuitamente.

“En definitiva, Jesús nos pide que habitemos en su amor, no en nuestras ideas, no en el culto a nosotros mismos; que abandonemos la pretensión de dirigir y controlar a los demás para fiarnos y donarnos a ellos”

El verdadero cristiano no está triste
Finalmente, el Papa recordó que Jesús mismo nos ha dicho que este «permanecer en el amor del Señor» nos conducirá siempre a la alegría: «Para que mi alegría esté en vosotros y vuestra alegría sea plena» (v. 11).

“En vivir esta alegría consiste nuestro ser verdaderos testigos, porque la alegría es el signo distintivo del verdadero cristiano. El verdadero cristiano no está triste, siempre tiene esa alegría en su interior, incluso en los momentos malos”

«El Señor quiere que la alegría que Él posee, porque está en comunión total con el Padre, esté también en nosotros en cuanto unidos a Él», expresó el Santo Padre afirmando que a pesar de nuestras infidelidades, «esta alegría de sabernos amados por Diosnos nos hace afrontar con fe las pruebas de la vida, nos hace atravesar las crisis para salir de ellas siendo mejores».

«Que la Virgen María nos ayude a permanecer en el amor de Jesús y a crecer en el amor hacia todos testimoniando la alegría del Señor resucitado», concluyó.

Sofía Lobos

El Papa ora por el fin de la pandemia, la paz en Myanmar y el accidente en Israel

“La maratón de oración para pedir el fin de la pandemia, la paz en Myanmar, las víctimas en el accidente en el Monte Merón, Israel, y los niños víctimas de la violencia y la explotación”, en el corazón del Santo Padre después de rezar a la Madre de Dios este V Domingo de Pascua.

Ciudad del Vaticano, 2 de mayo 2021.-“Pedimos a nuestra Madre del Cielo que hable al corazón de todos los responsables de Myanmar para que encuentren el valor de recorrer el camino del encuentro, la reconciliación y la paz”, lo dijo el Papa Francisco en su alocución después de rezar la oración mariana del Regina Coeli, de este V Domingo de Pascua, en el marco del inicio del mes dedicado a María y resaltando la iniciativa de la Iglesia birmana, “que nos invita a rezar por la paz reservando un Ave María del Rosario cotidiano por Myanmar”.

Implorar el fin de la pandemia

Al inicio del mes de mayo, el Santo Padre recordó que, “la piedad popular expresa de muchas maneras la devoción a la Virgen María” y que este año estará marcado por “la maratón de oración a través de importantes santuarios marianos, para implorar el fin de la pandemia”. En este sentido, el Pontífice señaló que, la tarde de ayer, 1 de mayo, se realizó la primera etapa de esta iniciativa en la Basílica de San Pedro, donde el Papa presidió la oración de los Misterios Gloriosos pidiendo por las víctimas del Covid-19 y que, por treinta días, se rezará el Santo Rosario en 30 santuarios marianos de todo el mundo a las 6.00 de la tarde, pidiendo por todos los afectados por el coronavirus. Además, recordamos que esta iniciativa esta coordinada por el Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización.

Oración por las victimas en el Monte Merón
Asimismo, el Papa Francisco manifestó su tristeza y expresó su “cercanía a la población de Israel por el accidente que tuvo lugar el pasado viernes, en el Monte Merón, que ha causado la muerte de 45 personas y numerosos heridos”. Además, el Obispo de Roma aseguró sus oraciones por las víctimas de esta tragedia y por sus familiares. Una de las peores tragedias civiles en Israel, donde al menos 45 personas han muerto, entre ellas algunos menores de edad, y 150 han resultado heridas durante la celebración del Lag Baomer, la festividad judía del fuego, en el Monte Merón, al norte del país, al producirse una avalancha humana poco después de la medianoche del jueves en un lugar en el que se hacinaban más de cien mil personas.

Aliento a Meter y el Movimiento por la Unidad
Antes de concluir sus saludos, el Santo Padre dirigió un pensamiento especial a los miembros de la Asociación Meter, a quienes animó “a continuar con su compromiso en favor de los niños víctimas de la violencia y la explotación”. Y, por último, el Pontífice saludó a los miembros del Movimiento Político por la Unidad, fundado por Chiara Lubich hace 25 años, a ellos les dijo: “mis mejores deseos y buen trabajo al servicio de la buena política”.

Renato Martinez

En el corazón de Francisco: beato Hernández y Pascua en Iglesias Orientales

El Papa Francisco recordó, después de rezar la oración del Regina Caeli este domingo 2 de mayo, a José Gregorio Hernández Cisneros, quien fue beatificado en Caracas, Venezuela el pasado 30 de abril, así como envió sus saludos a los hermanos de las Iglesias Ortodoxas que celebran la Pascua el día de hoy.

Ciudad del vaticano, 2 de mayo 2021.

Un médico lleno de ciencia y de fe
“Era un médico lleno de ciencia y de fe: que supo reconocer en los enfermos el rostro de Cristo y, como el buen Samaritano, los ha socorrido con caridad evangélica. Que su ejemplo nos ayude a cuidar a quienes sufren en el cuerpo y el espíritu. Aplaudamos al nuevo Beato…” esto ha dicho el Papa Francisco al recordar al nuevo beato venezolano José Gregorio Hernández Cisneros.

El 29 de abril pasado, el Papa envió a la Iglesia de Venezuela un video mensaje en el que pedía a los venezolanos que “sigan el admirable ejemplo del futuro beato, de servicio desinteresado a los demás: “sean capaces de reconocerse mutuamente como iguales, como hermanos, como hijos de una misma Patria”.

Francisco en esa ocasión también les pidió “Que se muestren disponibles para servir, y tengan la suficiente humildad para dejarse servir, para ayudar y dejarse ayudar, para perdonar y dejarse perdonar”. También asegura que este momento de unidad nacional, en torno a la figura del médico del pueblo, “supone una hora singular para Venezuela” y pide a Dios “por la reconciliación y la paz entre los venezolanos”.

Saludos a las Iglesias Ortodoxas y a las Iglesias Católicas Orientales y Latinas
Después del  rezo del Regina Caeli, el Papa Francisco expresó: “Envío mis mejores deseos a nuestros hermanos y hermanas de las Iglesias ortodoxas y de las Iglesias católicas orientales y latinas que hoy, según el calendario juliano, celebran la solemnidad de la Pascua. Que el Señor Resucitado los colme de luz y de paz y conforte a las comunidades que viven situaciones particularmente difíciles. ¡Feliz Pascua para ellos!”

Regina Caeli: permanecer en Jesús, dar testimonio de su amor

El Papa Francisco ha realizado la oración mariana del Regina Caeli este 2 de mayo en la Plaza de San Pedro. Comentando el Evangelio del quinto domingo de Pascua, subrayó la importancia de permanecer en Jesús para dar testimonio de su amor.

Ciudad del vaticano, 2 de mayo 2021.-“Permanecer”, es el verbo clave en el Evangelio de hoy (Jn 15, 1-8) y aparece repetido por Jesús siete veces. El Papa puntualiza: “No hay vid sin sarmientos, y viceversa. Los sarmientos no son autosuficientes, sino que dependen totalmente de la vid, que es la fuente de su existencia”.

Permanecer en Jesús, una acción activa y recíproca
Francisco subraya que el permanecer al que se refiere no es pasivo, ni nos mantiene en estado de reposo. “El “permanecer en Él” que Jesús nos propone es una permanencia activa, y también recíproco. ¿Por qué? Porque sin la vid los sarmientos no pueden hacer nada, necesitan la savia para crecer y dar fruto; pero también la vid necesita los sarmientos, porque los frutos no brotan del tronco del árbol. Es una necesidad recíproca, es una permanencia recíproca para dar fruto”.

Todo lo podemos en Jesús

La observancia de los mandamientos o las obras de misericordia -continúa el Papa- vienen después; antes es necesario estar unidos al Señor, permanecer en Él. “No podemos ser buenos cristianos si no permanecemos en Jesús. Y, en cambio, con Él lo podemos todo (cf. Flp 4,13)”, afirma el Obispo de Roma.

La “audacia” del Señor que nos necesita
“Pero también Jesús, como la vid con los sarmientos, nos necesita. Tal vez este concepto nos parezca audaz, por lo que debemos preguntarnos: ¿en qué sentido Jesús necesita de nosotros? Él necesita de nuestro testimonio. El fruto que, como sarmientos, debemos dar es el testimonio de nuestra vida cristiana”.

La misión de los discípulos de Jesús es seguir anunciando la buena noticia del Reino en el mundo, de palabra y de obra. Y lo hacen dando testimonio de su amor: el fruto que hay que dar es el amor. Unidos a Cristo, recibimos los dones del Espíritu Santo, y así podemos hacer el bien al prójimo y a la sociedad.  

Bondad, caridad y paz para el mundo
“La fecundidad de nuestra vida, afirma Francisco, depende de la oración. Podemos pedir que pensemos como Él, actuar como Él, ver el mundo y las cosas con los ojos de Jesús. Y así, amar a nuestros hermanos y hermanas, empezando por los más pobres y sufrientes, como Él lo hizo, y amarlos con Su corazón y dar en el mundo frutos de bondad, de caridad y frutos de paz”.

Por último, el Papa invoca la intercesión de la Virgen María: ella, que «siempre permaneció plenamente unida a Jesús y dio mucho fruto», nos ayude a «dar testimonio del Señor resucitado en el mundo».

Francisco en el Regina Coeli: «Jesús es el Buen Pastor que nos salva con su Palabra»

Comentando el Evangelio del día según san Juan (Jn 10,11-18) que presenta a Jesús como «el verdadero pastor, que defiende, conoce y ama a sus ovejas», el Santo Padre destacó dos aspectos del estilo de cercanía que aplica el Hijo de Dios para cuidar su «rebaño»: su autenticidad y su bondad.

Ciudad del Vaticano, 25 de abril 2021.-En este cuarto domingo de Pascua, llamado domingo del Buen Pastor, el Papa Francisco rezó la oración mariana del Regina Coeli asomado desde la ventana del Palacio Apostólico del Vaticano tras haber celebrado en la Basílica Vaticana una Misa en la que ordenó a nueve sacerdotes para la Diócesis de Roma.

Comentando el Evangelio del día según san Juan (Jn 10,11-18) que presenta a Jesús como «el verdadero pastor, que defiende, conoce y ama a sus ovejas», el Santo Padre destacó dos aspectos del estilo de cercanía con el que se relaciona el Hijo de Dios con su «rebaño».

Jesús: Pastor verdadero y bueno

En primer lugar, «Él se opone al pastor asalariado a quien no le importan las ovejas, porque no son suyas y que hace este trabajo solo por la paga: no se preocupa por defenderlas y cuando llega el lobo huye abandonándolas (cfr vv. 12-13)».

En cambio Jesús es un pastor verdadero – continuó explicando el Pontífice- «nos defiende y nos salva en muchas situaciones difíciles, peligrosas, mediante la luz de su palabra y la fuerza de su presencia, que experimentamos especialmente en los Sacramentos».

El segundo aspecto que subrayó Francisco es la bondad de Jesús «pastor bueno, conoce a sus ovejas y las ovejas le conocen a Él».

“Para Él no somos masa ni multitud. Somos personas únicas, cada uno con la propia historia, cada uno con el propio valor, tanto como criatura como redimido por Cristo. Cada uno de nosotros puede decir: ¡Jesús me conoce! Es verdad, es así: Él nos conoce como nadie más. Solo Él sabe qué hay en nuestro corazón, las intenciones, los sentimientos más escondidos. Jesús conoce nuestras fortalezas y nuestras debilidades, y está siempre listo para cuidar de nosotros, para sanar las llagas de nuestros errores con la abundancia de su gracia. En Él se realiza plenamente la imagen del pastor del pueblo de Dios delineada por los profetas: se preocupa por sus ovejas, las reúne, venda la que está herida, cura la que está enferma”

El amor de Cristo abraza a todos
En este contexto, el Papa puntualizó que Jesús Buen Pastor «defiende, conoce, y sobre todo ama a sus ovejas» y precisamente el amor por sus ovejas, es decir por cada uno de nosotros, «lo lleva a morir en la cruz, porque esta es la voluntad del Padre, que nadie se pierda».

Asimismo, Francisco hizo hincapié en que el amor de Cristo no es selectivo sino que abraza a todos.

“Así nos lo recuerda Él mismo en el Evangelio de hoy, cuando dice: «También tengo otras ovejas que no son de este redil; también a esas las tengo que conducir y escucharán mi voz; y habrá un solo rebaño, un solo pastor» (Jn 10,16). Estas palabras dan fe de su inquietud universal: Jesús quiere que todos puedan recibir el amor del Padre y tener la vida”

El Santo Padre finalizó su alocución indicando que la Iglesia está llamada a llevar adelante esta misión universal de Cristo ya que Jesús ha dado la vida por toda la humanidad (no solo por los que frecuentan las comunidades o parroquias) y por ello los cristianos tenemos que testimoniar su amor, con actitud humilde y fraterna a todos y cada uno, sin exclusión.

«Hermanos y hermanas, Jesús defiende, conoce y ama a cada una de sus ovejas. María Santísima nos ayude a acoger y seguir nosotros los primeros al Buen Pastor, para cooperar con alegría a su misión», concluyó Francisco.

Papa en Regina Coeli: llamamiento por Ucrania y nostalgia por Plaza de San Pedro

“Gracias a Dios podemos volver a encontrarnos en esta plaza para la cita dominical y festiva. Os digo una cosa: echo de menos la plaza cuando tengo que hacer el Ángelus en la Biblioteca”. Son las palabras del Papa tras rezar a la Madre del cielo en este III Domingo de Pascua.

Ciudad del Vaticano, 18 de abril 2021.-Después de rezar el Regina Coeli, el Santo Padre ha expresado su agradecimiento a Dios por poder volver a encontrarse en la plaza de San Pedro este domingo 18 de abril con los fieles: “Os digo una cosa: echo de menos la plaza cuando tengo que hacer el Ángelus en la Biblioteca. Estoy contento, gracias a Dios. Y gracias a vosotros por vuestra presencia” ha dicho a los fieles presentes en la plaza.

Llamamiento por Ucrania

Militar ucraniano en la zona de Donetsk (Copyright: Serhiy Takhmazov)

Tras estas hermosas palabras, el Papa ha hablado de “algo triste”, asegurando que “sigue con profunda preocupación los acontecimientos en ciertas zonas del este de Ucrania, donde las violaciones del alto el fuego se han multiplicado en los últimos meses, y observo con gran inquietud el aumento de las actividades militares”. Ante esta trágica situación, Francisco ha hecho un llamamiento: “Por favor, espero que se evite el aumento de las tensiones y, por el contrario, se hagan gestos que promuevan la confianza mutua y fomenten la reconciliación y la paz que tanto se necesitan y se desean”. Además, ha expresado su cercanía a la población de Ucrania, “la cual vive una grave situación humanitaria” y ha rezado un Ave María por ella. 

Beatificación de Simeón Cardón y cinco compañeros mártires
Momento que también ha querido aprovechar para hacer algún que otro recordatorio. Francisco ha recordado que ayer, en la abadía de Casamari, fueron proclamados beatos Simeón Cardón y cinco compañeros mártires, monjes cistercienses de esa abadía. “En 1799, cuando los soldados franceses que se retiraban de Nápoles saquearon iglesias y monasterios, estos mansos discípulos de Cristo resistieron con valor heroico, incluso hasta la muerte, para defender la Eucaristía de la profanación” ha expresado el Papa, a la vez que ha invitado a seguir su ejemplo: “Que su ejemplo nos impulse a un mayor compromiso de fidelidad a Dios, capaz también de transformar la sociedad y hacerla más justa y fraterna. ¡Aplaudamos a los nuevos Beatos!”. 

Día de la Universidad Católica del Sagrado Corazón
También ha recordado que hoy se celebra en Italia el Día de la Universidad Católica del Sagrado Corazón, la cual – dice – “desde hace cien años presta un valioso servicio a la formación de las nuevas generaciones”. Después, ha expresado su deseo de que “siga cumpliendo su misión educativa para ayudar a los jóvenes a ser protagonistas de un futuro rico en esperanza” y ha bendecido cordialmente al personal, a los profesores y a los estudiantes dicha universidad.

Regina Coeli. Papa: “Jesús no es un fantasma, es una Persona viva”

En el tercer domingo de Pascua el Papa Francisco habla de tres verbos que expresan amor: mirar, tocar y comer, y recuerda que ser cristianos “no es una doctrina o un ideal moral, es una relación viva con el Señor Resucitado” porque lo miramos, lo tocamos y nos alimentamos de Él.

Ciudad del Vaticano, 18 de abril 2021.-Después de varias semanas, el Pontífice se ha vuelto a asomar este mediodía desde el balcón del Palacio Apostólico para rezar el Regina Coeli junto a los fieles presentes en la Plaza de San Pedro y no desde la Biblioteca Vaticana como lo estaba haciendo, con motivo de las restricciones por la pandemia.

Desde el balcón, en este tercer domingo de Pascua, el Papa Francisco ha reflexionado acerca del evangelio del día según Lucas, donde desde el Cenáculo, en Jerusalén, Cristo resucitado se presenta en medio del grupo de discípulos y los saluda diciendo: «¡La paz con vosotros!», pero “estaban asustados y creían «ver un fantasma»” dice el Papa. Entonces Jesús les muestra las llagas de su cuerpo y dice: «Mirad mis manos y mis pies; soy yo mismo. Palpadme» y para convencerlos, les pide comida y la come ante su mirada atónita.

Francisco asegura que hay dos detalles en esta descripción: el primero es que “dice el evangelio que los apóstoles por la gran alegría aun no creían, era tal la alegría que tenían que no podían creer que fuera verdad”. El otro detalle que señala el Papa es que “estaban atónitos, sorprendidos, porque el encuentro con Dios siempre te lleva al estupor, va mas allá del entusiasmo y la alegría y estos estaban felices, pero era una felicidad que les hacia pensar: esto no puede ser”.  “Es el estupor de la presencia de Dios – dice el Papa – no se olviden de este estado de ánimo”.

El Papa Francisco asomado desde el balcón del Palacio Apostólico (Vatican Media)

El Pontífice asegura que este pasaje evangélico se caracteriza por tres verbos muy concretos “que en cierto sentido reflejan nuestra vida personal y comunitaria: mirartocar y comer”. “Tres acciones – dice – que pueden dar la alegría de un verdadero encuentro con Jesús vivo”. De hecho – subraya – “este pasaje del Evangelio nos dice que Jesús no es un “fantasma”, sino una Persona viva” y nos recuerda que ser cristianos “no es ante todo una doctrina o un ideal moral, es una relación viva con él, con el Señor Resucitado: lo miramos, lo tocamos, nos alimentamos de él y, transformados por su amor, miramos, tocamos y nutrimos a los demás como hermanos y hermanas”.

Mirar: uno de los verbos del amor
“Mirad mis manos y mis pies” —dice Jesús. El Santo Padre ha explicado que “mirar” no es solo ver, sino que también implica “intención y voluntad”. Por eso – dice el Papa – es uno de los verbos del amor: “La madre y el padre miran a su hijo, los enamorados se miran recíprocamente; el buen médico mira atentamente al paciente… Mirar es un primer paso contra la indiferencia, contra la tentación de volver la cara ante las dificultades y sufrimientos ajenos”.

Tocar: el amor pide cercanía y contacto
El segundo verbo que señala el Papa es “tocar” y retoma el evangelio de hoy para explicar que, Jesús, al invitar a los discípulos a palparle, para que constaten que no es un fantasma, “les indica a ellos y a nosotros que la relación con él y con nuestros hermanos no puede ser “a distancia”. “No existe un cristianismo a distancia – subraya el Papa – no existe solamente un cristianismo solo en el ámbito de la mirada”. Es más, el Papa asegura que el amor “pide cercanía, contacto, compartir la vida”. De hecho – puntualiza – “el buen samaritano no solo miró al hombre que encontró medio muerto en el camino: se inclinó, curó sus heridas, lo subió a su montura y lo llevó a la posada. Y lo mismo ocurre con Jesús: amarlo significa entrar en una comunión vital y concreta con él”.

Comer en familia y amigos es una expresión de amor
Por último, Francisco habla del verbo “comer” y asegura que “expresa bien nuestra humanidad en su indigencia más natural, es decir, nuestra necesidad de nutrirnos para vivir”. “Pero comer – insiste – cuando lo hacemos juntos, en familia o con amigos, también se convierte en expresión de amor, de comunión, de fiesta”. “¡Cuántas veces los Evangelios nos muestran a Jesús que vive esta dimensión convival! –  exclama el Papa – hasta el punto de que el banquete eucarístico se ha convertido en el signo emblemático de la comunidad cristiana”. Por eso, para el Papa, “comer juntos” es “el centro de la vida cristiana”.

Mireia Bonilla

El Papa vuelve a asomarse para rezar el Regina Caeli

A partir del domingo 18 de abril, Francisco guiará la oración mariana con los fieles en la Plaza de San Pedro.

Ciudad del Vaticano, 14 de abril 2021.- El curso fluctuante de la pandemia, con las medidas necesarias para contenerla, abre y cierra cíclicamente las puertas, en este caso reabre la ventana más famosa del mundo. El próximo domingo, 18 de abril, se abrirán las puertas del estudio papal que da a la Plaza de San Pedro y Francisco reaparecerá para recitar el Regina Caeli, la oración mariana del tiempo de Pascua y saludar a los fieles.

En las últimas semanas, la ventana había permanecido cerrada el 21 de marzo y el 5 de abril, mientras que el rezo del Ángelus del 28 de marzo, Domingo de Ramos en San Pedro, y el Regina Caeli del pasado domingo -con el Papa en la iglesia del Espíritu Santo en Sassia para la fiesta de la Divina Misericordia- fueron entonados por Francisco al final de las dos celebraciones.

El Papa Francisco saluda a los fieles presentes en la plaza de San Pedro
a la hora del Ángelus.  (Vatican Media)

El primer confinamiento del año pasado mantuvo a los fieles alejados de la columnata de Bernini desde el 8 de marzo hasta el 24 de mayo, con el Papa guiando las oraciones dominicales transmitidas en directo desde la Biblioteca del Palacio Apostólico. Después de eso, Francisco se asomó desde su estudio durante unos meses, hasta el 20 de diciembre. A continuación, un nuevo cese hasta el 7 de febrero, una nueva reapertura hasta el 14 de marzo y, finalmente, como se ha mencionado, el último cierre el 21 de marzo.

VATICAN NEWS

Regina Coeli, II Domingo de Pascua: «Pidamos a María la gracia de la misericordia»

El Papa Francisco rezó la oración del Regina Coeli desde la iglesia romana «Santo Spirito in Sassia» donde previamente celebró la Santa Misa con ocasión de la Fiesta de la Divina Misericordia: «Que la Virgen María, Madre de la Misericordia, nos obtenga la gracia de ser misericordiosos», dijo el Pontífice.

Ciudad del Vaticano, 11 de abril 2021.-En el II Domingo de Pascua, tras haber celebrado la Santa Misa con ocasión de la Fiesta de la Divina Misericordia en el Santuario romano «Santo Spirito in Sassia», el Papa Francisco rezó allí mismo la oración mariana del Regina Coeli, acompañado por un grupo de fieles, respetando siempre las normas de seguridad de distancia social en el marco de la actual pandemia.

«Antes de concluir esta celebración, me gustaría dar las gracias a todos los que han trabajado para prepararla y transmitirla en directo», dijo el Santo Padre saludando a todas las personas que se sumaron a la transmisión conectados a través de los medios de comunicación. 

«Dirijo un saludo particular a ustedes, presentes aquí en la iglesia Santo Spirito in Sassia, Santuario de la Divina Misericordia: fieles habituales, personal de enfermería, detenidos, personas con discapacidades, refugiados y migrantes, Hermanas Hospitalarias de la Divina Misericordia, voluntarios de la Defensa Civil», añadió Francisco, recordando que cada uno de ellos «representa algunas de las realidades en las que la misericordia se hace concreta, se convierte en cercanía, servicio, atención a las personas en dificultad».

«Espero que se sientan siempre misericordiados para ser, a su vez, misericordiosos. Que la Virgen María, Madre de la Misericordia, obtenga esta gracia a todos nosotros», concluyó el Papa.