Afganistán, Riccardi: el ayuno y la oración que pide el Papa, «rebelarse» contra la guerra

El fundador de Sant’Egidio comentó el llamamiento lanzado por Francisco durante el Ángelus a los creyentes y por el país herido por los atentados y la huida de civiles: «Se reza demasiado poco por la paz en las iglesias. Si los pequeños grupos pueden sembrar el terror, los pequeños grupos pueden sembrar la paz».

Ciudad del Vaticano,m 31 de agosto 2021.- “»Hago un llamamiento a todos para que intensifiquen la oración y practiquen el ayuno. Oración y ayuno, oración y penitencia, este es el momento de hacerlo. Lo digo en serio, intensificar la oración y practicar el ayuno, pidiendo al Señor misericordia y perdón».”

Con la mirada puesta en el drama de Afganistán, herido por los recientes atentados y la huida desesperada de cientos de personas, Francisco, desde el Palacio Apostólico para el rezo del Ángelus y desde la ventana virtual y aún más amplia de su cuenta de Twitter @Pontifex, volvió a pedir a los fieles del mundo que se reúnan en oración y ayunen. Ya en otras ocasiones durante su pontificado, ante tragedias humanitarias, el Papa ha pedido este tipo de «acción» por parte de los fieles.

Oración y ayuno ante las tragedias humanitarias
Lo hizo el 7 de septiembre de 2013, cuando en la Plaza de San Pedro reunió a miles de personas, católicas y no catàolicas, para rezar, con antorchas y banderas, por la atormentada Siria, al borde de una posible guerra feroz, tras el ataque a civiles con gas venenoso. Con igual vigor, Francisco había pedido en 2017 rezar y ayunar por Sudán del Sur y la República Democrática del Congo, azotados por el hambre, la explotación, la emigración y la violencia. Se ha celebrado una gran vigilia en la Basílica Vaticana, acompañada de marchas y manifestaciones. En ese momento, el Papa invitó a los cristianos de otras Iglesias y a los seguidores de otras religiones a unirse al evento, «de la manera que consideren más apropiada, pero todos juntos».

La misma fórmula se utilizó para invitar a los hermanos de otras confesiones a la gran jornada por el Líbano, convocada para el 4 de septiembre de 2020, cuando el mundo luchaba por recuperarse de la devastadora primera oleada de la pandemia del Covid y, exactamente un mes antes, había asistido atónito a la devastadora explosión en el puerto de Beirut.

Vigilia de oración por Siria en la Plaza de San Pedro, 7 septiembre 2013

Riccardi: deberíamos rezar un Rosario diario por los países en guerra
También en esa ocasión, el Papa pidió oración y ayuno. Dos prácticas que podrían parecer -incluso a los ojos de algunos de los mismos creyentes- obsoletas o anacrónicas ante el mar de necesidades que provienen de estos territorios desgarrados en sus bases sociales y políticas. «Pero rezar y ayunar no son en absoluto prácticas anacrónicas, y mucho menos espiritualistas», dice Andrea Riccardi, fundador de la Comunidad de Sant’Egidio, comentando la iniciativa del Pontífice con Vatican News. «Por el contrario, creo que rezamos demasiado poco por la paz en nuestras iglesias. Los domingos apenas escuchamos oraciones por Afganistán o, por ejemplo, por el norte de Mozambique con 800.000 refugiados, o por tantas guerras olvidadas. Rezamos poco por la paz, mientras que deberíamos tener en nuestras manos cada día un Rosario con los nombres de todos los países en guerra para rezar por ellos. La oración es una fuerza. Giorgio La Pira decía: Creo en el poder histórico de la oración. Aquí, la oración, en cierta medida, se convierte en la forma de proteger a los que no pueden ser protegidos, confiándolos a la mano paternal de Dios».

Entrevista con Andrea Riccardi

No es la primera vez que el Papa, ante tragedias humanitarias, llama a los creyentes y a otras personas a reunirse en oración universal. En estas situaciones de emergencia, en las que el trabajo a realizar es enorme, ¿por qué, en su opinión, la urgencia de lanzar estas -por así decirlo- «maratones» de oración y ayuno?
Ante guerras lejanas, ante situaciones que no sabemos cómo resolver, parece que no podemos hacer nada, se crea una sensación de impotencia, y entonces de la sensación de impotencia surge la indiferencia. Lo que el Papa llamó en su discurso sobre Lampedusa una «globalización de la indiferencia». En el mundo global, de hecho, lo vemos todo, nos llegan imágenes y noticias de todo, pero luego nos quedamos indiferentes porque sentimos que no podemos hacer nada: ¿qué puedo hacer yo, un pequeño hombre o mujer, frente a Afganistán si los propios Estados Unidos no saben qué hacer? En cambio, creo que, en este mundo global, cada hombre y cada mujer pueden hacer algo. Si los pequeños grupos pueden sembrar el terror, los pequeños grupos pueden sembrar la paz. Y pueden hacerlo a través de la oración que, junto con el ayuno, que también es desprendimiento de la vida cotidiana, es una «revuelta» contra la guerra, así como una invocación al Señor, el Señor de la historia, para que abra caminos de paz y suscite, a través de su espíritu, la buena voluntad de los hombres, de los poderosos, de las instituciones.

El Papa siempre ha invitado a hermanos y hermanas de otras confesiones religiosas a unirse a él. ¿Qué valor pueden tener estas iniciativas del Papa para los no católicos?
Estuve presente en Bari en el encuentro por la paz en julio de 2018 con los patriarcas y jefes de las Iglesias de Oriente Medio y lo que me llamó mucho la atención, porque el Papa invitó a los cristianos a la unidad de la oración. Una imagen puramente evangélica. El acuerdo entre «hermanos» puede mover, puede abrir una historia de paz. Karl Barth, un teólogo protestante, nada fácil para el intimismo religioso, solía decir que nuestra oración puede cambiar la voluntad de Dios, dirigir la historia de la que Dios es Señor de una manera nueva. Por supuesto, esto implica a todos los creyentes, incluso a los de otras religiones, porque la paz es un valor de todas las religiones. La paz es el nombre de Dios: lo es en el catolicismo, en el islam, en las religiones orientales o, si pienso en el gran patrimonio común como los salmos, en el judaísmo. Es el Espíritu de Asís, la invitación a la oración por la paz, ese avance revolucionario y decisivo introducido en 1986 por Juan Pablo II: rezar juntos por los demás, no contra los demás.

Ayer por la mañana fue recibido en audiencia privada por el Papa. ¿Hablaron de la situación en Afganistán? ¿Compartió el Papa alguna preocupación o pensamiento con usted?
El Papa está profundamente preocupado por Afganistán, sigue la situación día a día, pero no ha abandonado el sueño y la visión -y ya hemos hablado de ello- de construir un nuevo mundo postcovid, en el que la solidaridad social vaya de la mano de la solidaridad internacional. Fratelli Tutti es la Carta Magna y el espíritu con el que se construye esta sociedad postcovid.

Vivimos con demasiadas emociones ligadas a las noticias, olvidando a menudo que estamos realmente en una fase histórica de grandes cambios, en la que urge construir un mundo diferente al anterior. Y ahora nos enfrentamos a un drama como el de Afganistán, que exige una solidaridad espiritual y concreta en la acogida.

Preguntémonos: ¿qué tipo de sociedad queremos construir? ¿Las sociedades de los muros y el miedo o las sociedades de la esperanza y la acogida? Esperanza y acogida que se alimentan de la oración. Porque rezar nos hace audaces y también capaces de pensar en nuevas fórmulas de convivencia.

Salvatore Cernuzio (Vatican News)
Imagen de portada: El Papa durante la vigilia de oración por Siria el 7 septiembre 2013

Economía de Francisco, inicia la Escuela de Verano sobre economía y bienes comunes

En la ciudad italiana de Gubbio se celebra la Escuela de Verano de la Economía de Francisco, desde el 29 de agosto hasta el 4 de septiembre. Se trata de un evento internacional en el que participan unas 35 personas de 14 países de todo el mundo. Entrevista con María Eugenia Martínez Mansilla de Bolivia.

Ciudad del vaticano, 30 de agosto 2021.- «La economía, que durante siglos se ha ocupado de los bienes privados, debe ahora centrarse más en los bienes comunes», y por bien común se entiende un bien que es consumido simultáneamente por varias personas y que además es un bien escaso. Con estas palabras Paolo Santori, tutor de la Escuela de Verano de Francesco, ofrece una visión general del curso de formación que se celebra en las instalaciones de LUMSA en Gubbio, titulado «Repensar la economía a partir de los bienes comunes».

Del 29 de agosto al 4 de septiembre, una serie de conferencias y talleres inspiran las jornadas con la mirada puesta también en el evento internacional del 2 de octubre en Asís, que por la mañana se desarrollará a nivel nacional en cada país y por la tarde experimentará encuentros «virtuales» a nivel internacional.

La Escuela de Verano es un evento preparatorio al encuentro previsto para otoño de 2022 y en el que se espera participe el Papa Francisco. La iniciativa la Economía de Francisco ha realizado actividades a nivel mundial, ha inspirado cientos de iniciativas y ha generado numerosas vías de reflexión y acción en muchos países del mundo.

18 investigadores de 15 países del mundo
18 jóvenes investigadores de 15 países del mundo participan de la Escuela de Verano y se ocupan de diferentes proyectos. Estos jóvenes realizan investigaciones que desafían los modelos económicos existentes y viven el espíritu de #FrancescoEconomy a través del estudio.

María Eugenia Martínez y su encuentro con la Economía de Francisco
Vatican News entrevistó a uno de ellos, María Eugenia Martínez Mansilla, estudiante de doctorado en la Universidad de Brasilia en el programa de Arquitectura y Urbanismo (becada por la OEA y el Programa CAPES). Anteriormente ha trabajado en docencia universitaria y en gestión pública en el gobierno local de su ciudad Tarija en Bolivia.

María Eugenia Martínez, investigadora de Bolivia encontró la Economía de Francisco (EOF, por las siglas en inglés) cuando se formaba como Animadora Laudato Si (por indicación de mi hermana), descubrí la carta del Papa Francisco en Asís (2020) y su llamado a los jóvenes para reanimar una economía atenta a la persona y al medio ambiente. Inmediatamente percibí que la comunidad está trabajando en diferentes “villas” o ejes temáticos y que EOF se está fortaleciendo cada vez más y teniendo presencia por todo el mundo.

El valor de la proximidad entre las personas
María Eugenia afirmó también que “el enfoque principal de su investigación se centra en reflexiones de nuestro actual modo de vida en torno a los efectos del cambio climático en la urbe y cómo éstos inciden en nuestras ciudades, en nuestros trabajos, en la familia y salud».

La investigadora añadió: estoy desarrollando una investigación a partir de modelos de sustentabilidad rumbo a lo trascendental, generando discusión entre el valor versus precio y entre lo importante versus lo urgente. Entre otros temas, considero tres cuestiones principales: animar la vida urbana para reconquistar el valor de la proximidad entre las personas (afectado hoy en día por la crisis sanitaria), gobernanza del espacio público y acceso a servicios y bienes comunes.

Entrevista a María Eugenia Martínez Mansilla
Dar y darse: una forma de permanecer con el otro

Desde que conoció esta iniciativa del Papa Francisco, María Eugenia vive su día a día resumido en la siguiente frase: dar y darse, dijo. “Eso significa que siempre tenemos algo material o tangible para participar con el otro a través del “compartir” (donar cosas) y también siempre podemos expresar un gesto para “estar o permanecer” con el otro (donarnos a nosotros mismos). En suma, contribuir a un metabolismo circular de generosidad”.

Entrevista a María Eugenia Martínez Mansilla: Dar y darse
Finalmente, María Eugenia se dirige a los jóvenes para comentarles sobre la iniciativa de la Economía de Francisco:
la economía va más allá del dinero, va más allá de acumular riquezas. Todos estamos convocados a responder a este llamado y vivir la economía de Francesco. Inicia tú, motiva tú, ¡colabora tú! Alinea ese impulso siempre a la verdad, ese es el único camino de luz que puede alumbrar a otros. Para disminuir la brecha de las desigualdades, ¡todos los hombres y mujeres son capaces! Vamos a fomentar el potencial de cada uno y acrecentar nuestro capital social con más y mejores relaciones interpersonales, experiencias de vida y espiritualidad. EOF te espera, hay mucho por hacer.

Entrevista a María Eugenia Martínez Mansilla: a los jóvenes
Para más información: https://francescoeconomy.org/

Patricia Ynestroza – Manuel Cubías (Vatican News)
Imagen: María Eugenia Martínez con un grupo de trabajo.

Ley y gracia para judíos y cristianos

Comentario, publicado por el periódico L’Osservatore Romano, del arzobispo de La Plata, monseñor Víctor Manuel Fernández, sobre el cumplimiento de la Ley según las tradiciones judía y cristiana.

Cuando San Pablo habla de la justificación por la fe, en realidad está recogiendo convicciones profundas de ciertas tradiciones judías. Porque si se afirmara que la propia justificación se obtiene mediante el cumplimiento de la Ley por el propio esfuerzo, sin ayuda divina, se estaría cayendo en la peor clase de idolatría, que consiste en adorar a uno mismo, a los propios poderes y a las propias obras, en lugar de adorar al único Dios.

Es imprescindible recordar que algunos textos del Antiguo Testamento y muchos textos judíos extrabíblicos ya mostraban una religiosidad de confianza en el amor de Dios e invitaban a un cumplimiento de la ley activado en el fondo del corazón por la acción divina (cf. Jer 31, 3.33-34; Ez 11, 19-20; 36, 25-27; Os 11, 1-9, etc.) (1). La «emuná», actitud de profunda confianza en Yahvé, que activa el auténtico cumplimiento de la Ley, «está en el corazón mismo de la exigencia de toda la Torá» (2).

Un eco reciente de esta antigua convicción judía, que renuncia a la autosuficiencia ante Dios, se encuentra en la siguiente frase del rabino Israel Baal Shem Tov (principios del siglo XIX): «Temo mucho más mis buenas acciones que me producen placer que las malas que me producen horror» (3).

Las tradiciones judías también reconocen que para cumplir la Ley en su totalidad se requiere un cambio de corazón. Los cristianos y los judíos no decimos que lo que cuenta es el cumplimiento exterior de ciertas costumbres sin el impulso interior de Dios. En realidad, la teología judía coincide con la doctrina cristiana en este punto, sobre todo si partimos de la lectura de Jeremías y Ezequiel, donde aparece la necesidad de purificación y transformación del corazón.

¿Cómo no ver en Romanos 2: 28-29 una continuación y profundización de Jeremías 4: 4; 9: 24-25)? Judíos y cristianos reconocen que la ley externa no puede cambiarnos por sí sola sin la obra purificadora y transformadora de Dios (Ez 36,25-27), que ya ha empezado a hacerse presente por nosotros en su Mesías (Gal 2,20-21).
Por otra parte, recordemos que, según la profundísima interpretación de San Agustín y Santo Tomás sobre la teología paulina de la nueva ley, la esterilidad de una ley externa sin ayuda divina no es sólo una característica de la Ley judía, sino también de los preceptos que el mismo Jesús nos dejó: «incluso la carta del Evangelio mataría si no tuviera la gracia interior de la fe, que cura» (4).

Notas:

(1) El texto de Hab 2, 4, que expresa esta actitud fundamental, es de hecho citado por San Pablo cuando habla de la justificación por la fe en Gal 3, 11 y en Rom 1, 17.

(2) Véase C. Kessler, Le plus grand commandement de la Loi (cit) 97. Hay que decir aquí que las afirmaciones de Pablo sobre la «transitoriedad» de la Ley deben situarse en el contexto de la «doctrina rabínica de los eones», según la cual al final de los tiempos el instinto del mal será erradicado de los corazones humanos y la ley externa ya no será necesaria. Pablo creía realmente que vivía en los últimos tiempos y esperaba el inminente regreso del Mesías: «Pablo era un fariseo convencido de que vivía en un tiempo mesiánico»: H.J. Schoeps, Pau1. The theology of the Apostle in the light of Jewish religious history, Filadelfia, 1961, p. 113. Por eso, en 1 Timoteo, cuando la expectativa de una venida inminente había disminuido, la ley adquirió mayor importancia (cf. 8-9).

(3) Citado por E. Wiesel, Celebración jasídica, Salamanca, 2003, p. 58; Celebrazione hassidica, Milán, 1987.

(4) Santo Tomás de Aquino, Suma Teológica, cuestión 106, artículo 2.

Víctor Manuel Fernández

Venezuela. Obispos: Guardia Nacional Bolivariana entorpece labor humanitaria

La denuncia del Obispo Moronta y el Auxiliar Ayala, de la Diócesis de San Cristóbal. Los prelados manifiestan total solidaridad y apoyo al Cardenal Baltazar Porras, al Auxiliar Rojas, al Presbiterio y a toda la Feligresía de la Iglesia arquidiocesana de Mérida.

30 de agosto 2021.- Un hecho bochornoso y lamentable: así definen los obispos de la Diócesis de San Cristóbal en el Táchira el actuar de los funcionarios de la GNB (Guardia Nacional Bolivariana) que, tal como denuncian los prelados en un comunicado precedido por las palabras del Profeta Amós( 5, 11.12), han intentado evitar que se pudiera recibir la ayuda llevada por el Obispo Auxiliar y personal de Cáritas y de otras instituciones a los damnificados que sufrieron “por los embates de la vaguada que ha causado muertos, heridos y pérdidas materiales”.

Monseñor Mario del Valle Moronta y Monseñor Juan Alberta Ayala manifiestan su “total solidaridad y apoyo al Arzobispo, Cardenal Baltazar Porras, al Obispo Auxiliar, Mons. Luis Enrique Rojas, al Presbiterio y a toda la Feligresía de la Iglesia arquidiocesana de Mérida”.

Hemos visto – denuncian los prelados – cómo personal de la Guardia Nacional Bolivariana está entorpeciendo la labor humanitaria y de caridad social que se está realizando con los pobladores del Valle de Mocotíes. Y añaden: “Nos ha llamado poderosamente la atención cómo funcionarios de la GNB intentaron evitar que se pudiera recibir ayuda que estaba destinada a los damnificados y que había sido llevada por el Obispo Auxiliar y personal de Cáritas y de otras Instituciones. No es un secreto que, desde el pasado viernes, en así denominados puntos de control, sobre todo en La Victoria, antes de llegar a Tovar,funcionarios de la GNB prohíben el paso de la ayuda humanitaria que llega desde Mérida y otras Diócesis del país”.

¡Basta, hasta cuándo!
Los obispos de San Cristóbal informan, asimismo, que “los funcionarios dicen haber recibido orden de la superioridad, pero no aparece nada por escrito y tampoco da la cara”. Y continúan interpelando también a los funcionarios del gobierno:

Da vergüenza lo que está sucediendo y que es reflejo de una situación que se ha hecho costumbre en todas las alcabalas y puntos de control en cada rincón del país y en todas sus carreteras. Frente a esa actitud, la indefensión de la gente es total. ¿Será que alguna vez se acabará esa mala praxis? ¿Dónde están la ética y principios morales que dicen recibir en los Institutos de formación? Más aún, ¿dónde queda el juramento de defender al pueblo y sus derechos que hacen ante la Bandera y la Constitución Nacional? El clamor de mucha gente es ¡Basta, hasta cuándo!.

En el nombre de Dios ¡pónganse del lado del pueblo!
Podría resultar inútil – continúan los obispos venezolanos – hacer un llamado a la conciencia de los funcionarios que, lejos de servir al bien común y al pueblo débil y golpeado, están sí al servicio de una parcialidad política y de unos intereses muy distantes de la verdad y de la dedicación al pueblo.

En el nombre de Dios, les hacemos un llamado a esos funcionarios para que se pongan, de una vez por todas, del lado del pueblo, de donde han salido y del cual forman parte sus familiares. ¿Por qué aumentan el sufrimiento y la desesperanza de un pueblo golpeado por una tragedia, atendiendo a supuestas órdenes superiores divorciadas del bien común del pueblo?.

Elevamos nuestra voz de protesta y de desaprobación ante esa conducta que deja muchísimo que decir de lo que aparece como lema de la institución: “El Honor es su divisa”. Esperamos que todo esto se corrija, así como la mala atención que se le brinda a los ciudadanos en muchos lugares (puntos de control, alcabalas, estaciones de servicio, etc.) amén de la execrable práctica del “matraqueo”. Es necesario que haya un cambio de conducta: ojalá que el trato de los más vulnerables, indefensos y débiles sea hecho con respeto atendiendo a la dignidad humana de cada ciudadano.

Llamamiento a sacerdotes, religiosas, laicos y personas de buena voluntad
Finalmente los prelados piden a todos los Sacerdotes, Religiosas, Laicos de la Diócesis y a las personas de buena voluntad “hacer sentir su voz de protesta ante los atropellos que se están dando en contra no sólo del Obispo Auxiliar de Mérida, los Sacerdotes y miembros de la Caritas Arquidiocesana sino, sobre todo, a tantos hombres y mujeres de esa hermosa región que está pasando por una dura situación”. Y continúa el Primer Vicepresidente de la CEV:

A la vez, pido, en nombre de Dios y de tantos hermanos nuestros que se sienten indefensos, a los Capellanes Militares de nuestra Diócesis de San Cristóbal que hablen a los Oficiales Superiores y al personal que ellos atienden sobre lo que está aconteciendo y cómo deben actuar en favor de los hermanos sin distinción ni condicionamientos. Los Capellanes de la GNB deben hacer, lo más pronto posible, un plan de formación en valores éticos y en moral que les permita a los miembros de dicho Componente actuar según lo establecido en la Constitución y con los principios del Evangelio. No hay excusa para no hacerlo, pues forma parte de su misión como sacerdotes.

“Al Santo Cristo de La Grita, – concluyen los prelados – imploramos su gracia para que sus brazos amorosos sostengan y den fortaleza a los hermanos que están pasando penuria. Y María de Los Andes, en sus diversas advocaciones, sea consuelo para todos. Garantizamos nuestra oración por todos los hermanos merideños, con la reiteración de nuestra comunión fraterna y solidaria”.

Imagen: Un hombre recupera sus pertenencias cerca de las casas dañadas
por una inundación repentina en Tovar, estado de Mérida, Venezuela.
(25 de agosto de 2021)

Afganistán: Estudiantes atrapados en Kabul

Tras el ataque de ayer de Estados Unidos contra un vehículo que transportaba bombarderos del Isis-k, esta mañana el sistema de defensa estadounidense interceptó misiles disparados contra el aeropuerto de Kabul. Las negociaciones sobre el regreso de los estudiantes afganos matriculados en las universidades de Italia no se han detenido. La entrevista con Bruno Botta, vicerrector de Asuntos Internacionales de la universidad La Sapienza de Roma.

30 de agosto 2021.- Mientras el Ministro de Educación talibán ha anunciado que a partir de ahora los estudiantes de las universidades afganas recibirán clases separadas, «como exige la ley islámica», la diplomacia internacional se esfuerza por traer a Italia a los cerca de 200 estudiantes de Kabul y otras zonas críticas del país que están matriculados en universidades italianas.

Los estudiantes escaparon del ataque en el aeropuerto, no hay heridos, pero la precipitación de los acontecimientos ha dificultado su traslado a Italia.

Bruno Botta, vicerrector de Asuntos Internacionales de la universidad La Sapienza de Roma, habló ante nuestros micrófonos sobre la situación.

Al respecto explica que no sólo el gobierno italiano, sino también otros, junto al gobierno talibán están negociando un acuerdo para permitir a las personas extranjeras y también a los estudiantes afganos con visado la posibilidad de poder transitar hacia otros países. Y añade:

“No hay heridos, afortunadamente. Lo se de primera mano. Y esto nos permite estar menos preocupados”.

Recordamos que se trata de unos 120 estudiantes afganos, entre ellos 81 mujeres, que habían sido admitidos para iniciar el curso en septiembre en la Universidad La Sapienza de Roma y que se encontraban en las listas para ser evacuados tras la llegada al poder de los talibanes, pero con el fin del puente aéreo se quedaron en Kabul.

El vicerrector de Asuntos Internacionales de la universidad romana, dijo asimismo a otros medios que “si regresan a Herat, corren el riesgo de represalias”.

Con ellos, también se preveía evacuar a otras personas: familias de estos estudiantes, cinco o seis niños y otros 40 jóvenes que meses atrás no habían podido pasar las selecciones para acceder a los cursos de la primera universidad de la capital, pero que al conocer la situación en el país habían sido admitidos.

Por su parte, el Ministerio de Asuntos Exteriores y la unidad de crisis de Italia siguen con la máxima atención la vicisitud de los estudiantes de la Sapienza atrapados en Afganistán, asegurando que “no se dejará de intentar ayudar a todos aquellos que lo necesiten”.

El vicerrector explicó asimismo que “todo se complicó más con el atentado”. En los días anteriores la rectora, Antonella Polimeni, había encargado coordinar el trabajo para traer a Italia a estos estudiantes procedentes de Herat y Kabul, y las autoridades italianas y los ministerios interesados también fueron contactados por la universidad para ayudar. Finalmente se les envió los documentos para salir y se los dividió en grupos de doce a veinte personas.

Sin embargo – agregó –“estas personas no pudieron irse” y se quedaron a las puertas del aeropuerto. La esperanza es acoger a los estudiantes en el vuelo de algún país aún presente en Kabul, que podría sacarlos de Afganistán y entregarlos al ministerio de Defensa italiano durante una escala.

La negociación está en marcha, ya se esperan noticias en breve, explicaron los medios. Los admitidos en el ateneo romano deberían haber seguido el curso de “Humanidades globales” en el departamento de Estudios Orientales, una idea que nació para “garantizar una universidad inclusiva y abierta a todos, que brinde a los migrantes, refugiados y solicitantes de asilo la oportunidad de integrarse”, explican los organizadores.

El último vuelo italiano con el resto de personal diplomático y militar que se había quedado en Kabul llegó el sábado pasado a Roma y con él se dio por finalizado el puente aéreo con el que han llegado al país 5.100 afganos.

Vatican News
Imagen de archivo (Foto: AFP)

Presidencia CEV a GNB: cambien actitud, colóquense al servicio de las instituciones

Los Obispos venezolanos denuncian hostilidades de la Guardia Nacional tras impedir paso de ayuda humanitaria a Mérida y hacen un llamado a las autoridades nacionales, regionales y militares para que actúen no por intereses particulares: «deben recordar que están al servicio de todos los venezolanos y no de una parcialidad política».

30 de agosto 2021.- Tras los estragos de las lluvias en el estado de Mérida, Venezuela, las donaciones en alimentos y medicinas tramitadas a través de Cáritas se han venido gestionando, sin embargo, el domingo 29, la Guardia Nacional de esta región ha impedido el paso de una parte de esta ayuda humanitaria. Monseñor José Luis Azuaje Ayala, Arzobispo de Maracaibo y Presidente de la CEV; Monseñor Mario Moronta Rodríguez, Obispo de San Cristóbal y 1° Vicepresidente de la CEV; Monseñor Raúl Biord Castillo, Obispo de La Guaira y 2° Vicepresidente de la CEV y Monseñor José Trinidad Fernández Angulo, Obispo electo de Trujillo y Secretario General de la CEV denuncian con firmeza:

“Lamentamos y reprobamos la actitud de algunas autoridades civiles, así como de la Guardia Nacional Bolivariana, quienes, lejos de cooperar desinteresadamente, no sólo han impedido el acceso de gran parte de la ayuda enviada desde diversas partes del país, sino que han tenido una actitud de displicencia y ofensa hacia los miembros de la Iglesia y de otras instituciones”.

Según los prelados – escribe ADN Celam – los funcionarios aseguran que recibieron órdenes de la superioridad, por ello ha pedido a los altos mandos de la Guardia Nacional “den la cara” al tiempo que “les exhortamos, en nombre de las comunidades afectadas a cambiar su actitud y colocarse al servicio de las instituciones que sí están colaborando, de tal forma que los envíos de ayudas lleguen pronto a su destino, dando prioridad al tránsito de carga de insumos”.

“La caridad no tiene límites”
Además, han pedido a “las autoridades nacionales, regionales y militares para que actúen no por intereses particulares. Deben recordar que están al servicio de todos los venezolanos y no de una parcialidad política”.

De igual modo han agradecido a la feligresía, hermanos de otras denominaciones religiosas y a tantas personas de buena voluntad por “las diversas ayudas en especies, desde medicinas y alimentos hasta ropa y otros insumos necesarios”.

“La caridad no tiene límites, ni pone condiciones para practicarla como poco discrimina los destinatarios de las obras de misericordia”, han señalado.

Finalmente “imploramos del Dios Liberador su gracia para que sostenga al pueblo sufrido de Mérida y a todos los que, en su nombre han acudido sin mayor interés que hacer el bien a los hermanos. La Madre de Dios, nuestra señora de Coromoto nos sostenga a todos con su maternal protección”.

Imagen: Consecuencias de las inundaciones repentinas en Tovar

YouTube: una gran oportunidad de evangelización

Inma Vieitez es una estudiante de 21 años de Asturias. Vive en Madrid dónde actualmente está cursando sus estudios.

Hace unos años, fundó el canal de YouTube «La reina de corazones». Al principio, comenzó siendo un canal dónde expresaba las ideas y pensamientos de los que quería hablar. Más tarde, como ella misma dice, «Dios me expropió el canal y se terminó convirtiendo en un canal católico». Y es que, las redes sociales se han convertido en un canal potencial de evangelización.

“Si Dios no existiera, habría que inventarlo”

“El amor de Dios me salía por los poros”

El canal de YouTube que promueve la evangelización
El canal de esta influencer cuenta con 16.700 seguidores. Ella misma lo describe como «este es un canal católico orientado hacia los jóvenes que tienen ganas de dar guerra». Además, es un ejemplo de cómo las redes sociales han dado a la Iglesia la oportunidad de interactuar y expresar el mensaje del Evangelio a millones de personas en todo el mundo. «Me han llegado testimonios de gente que jamás creía, que se habían encontrado con EL a través del canal.

Chicos de 32 años que se han bautizado o que han hecho la comunión a los 18…personas que han vuelto a practicar después de décadas alejados de Dios», comenta Inma.

Venezuela en el corazón de Francisco tras las inundaciones en Mérida

El Papa dedicó unas palabras especiales al pueblo venezolano, tras las fuertes lluvias e inundaciones que han causado muertes y devastación en el estado de Mérida: «Rezo por los fallecidos, sus familias y por todos los que están sufriendo a causa de esta calamidad», dijo a la hora del rezo del Ángelus dominical.

Ciudad del Vaticano, 29 de agosto 2021.- «Expreso mi cercanía a los habitantes del Estado venezolano de Mérida, afectado en los últimos días por inundaciones y desprendimientos de tierra», dijo el Papa Francisco tras haber rezado la oración mariana del Ángelus, el domingo 29 de agosto.

«Rezo por los fallecidos, sus familias y por todos los que están sufriendo a causa de esta calamidad», añadió el Pontífice, en el marco de las fuertes lluvias que han costado la vida a personas en los últimos días.

Asimismo, el Papa saludó a los miembros del Movimiento Laudato si’:

“Gracias por su compromiso con nuestra casa común, especialmente con motivo de la Jornada Mundial de Oración por la Creación y el siguiente Tiempo de la Creación. El grito de la Tierra y el grito de los pobres son cada vez más graves y alarmantes, y exigen una acción decisiva y urgente para convertir esta crisis en una oportunidad”.

Por otra parte, el Pontífice saludó a todos los romanos y peregrinos presentes en la plaza de San Pedro y procedentes de varios países.

“En particular, saludo al grupo de novicios salesianos y a la comunidad del Seminario Episcopal de Caltanissetta. Saludo a los fieles de Zagreb y a los del Véneto; al grupo de alumnos, padres y profesores de Lituania; a los niños de la Confirmación de Osio Sotto; a los jóvenes de Malta que hacen un viaje vocacional, a los que han hecho un camino franciscano de Gubbio a Roma y a los que inician un Via lucis (estaciones de la Resurrección) con los pobres en las estaciones de tren”.

El Papa concluyó extendiendo su saludo a los fieles reunidos en el Santuario de Oropa con motivo de la fiesta de la coronación de la imagen de la Virgen Negra. «Que la Virgen Santa acompañe al Pueblo de Dios en el camino de la santidad», aseveró Francisco, pidiendo a los fieles, como es habitual, que no se olviden de rezar por él.

Ángelus del Papa: no perder el tiempo culpando a los demás

Jesús devuelve la fe a su centro sin la formalidad externa. “Hay un modo infalible de vencer el mal” dijo el Papa Francisco a la hora del Ángelus dominical: “Empezar por vencerlo dentro de uno mismo”. Por esta razón el Santo Padre invitó a pedir a la Virgen María, “que cambió la historia a través de la pureza de su corazón”, que “nos ayude a purificar el nuestro, superando ante todo el vicio de culpabilizar a los demás y de quejarnos por todo”.

Ciudad del Vaticano, 29 de agosto 2021.- Al comentar el Evangelio de la Liturgia del día que muestra a los escribas y fariseos asombrados por la actitud de Jesús, que se escandalizaron al ver que sus discípulos toman alimentos sin realizar las tradicionales abluciones rituales, el Papa dijo:

También nosotros podríamos preguntarnos: ¿Por qué Jesús y sus discípulos descuidan estas tradiciones? Al fin y al cabo, no son cosas malas, sino buenos hábitos rituales, simples lavados antes de tomar la comida. ¿Por qué Jesús no les presta atención?

Devolver la fe a su centro
Francisco explicó que para el Señor es importante devolver la fe a su centro. “Y evitar un riesgo, que vale para aquellos escribas como para nosotros: observar las formalidades externas dejando en segundo plano el corazón de la fe”.

El riesgo de una religiosidad de la apariencia
“Es el riesgo de una religiosidad de la apariencia: aparentar ser bueno por fuera, descuidando purificar el corazón. Siempre existe la tentación de ‘arreglar a Dios’ con alguna devoción externa, pero Jesús no se conforma con este culto. No quiere lo externo, quiere una fe que llegue al corazón”.

Las cosas malas nacen desde el corazón
Tras recordar que Jesús dice a la multitud que «no hay nada fuera del hombre que, entrando en él, pueda hacerlo impuro» y que en cambio, es «desde dentro, desde el corazón» que nacen las cosas malas, el Pontífice añadió:

“Estas palabras son revolucionarias, porque en la mentalidad de entonces se pensaba que ciertos alimentos o contactos externos lo hacían a uno impuro. Jesús invierte la perspectiva: no es malo lo que viene de fuera, sino lo que nace de dentro”.

El Santo Padre agregó que esto también nos concierne a nosotros, que solemos pensar “que el mal provenga sobre todo de fuera: de los comportamientos de los demás, de quien piensa mal de nosotros, de la sociedad”.

Culpar a los demás
“¡Cuántas veces culpamos a los demás, a la sociedad, al mundo, de todo lo que nos sucede! Siempre es culpa de los ‘demás’: de la gente, de quien gobierna, de la mala suerte”.

También afirmó que “parece que los problemas lleguen siempre de fuera”. Y que “pasamos el tiempo repartiendo culpas; pero pasar el tiempo culpando a los demás es perder el tiempo”.
“No se puede ser verdaderamente religioso quejándose: la ira, el resentimiento y la tristeza cierran las puertas a Dios”.

Por esta razón el Papa Francisco invitó a pedir al Señor “que nos libre de culpar a los demás”. Y que pidamos asimismo “la gracia de no perder el tiempo contaminando el mundo con quejas, porque esto no es cristiano”.

“Más bien, Jesús nos invita a mirar la vida y el mundo desde el corazón. Si nos miramos por dentro, encontraremos casi todo lo que detestamos fuera”.

Aprender a acusarnos a nosotros mismos
Mientras si “pedimos sinceramente a Dios que nos purifique el corazón”, comenzaremos “a hacer más limpio el mundo”. “Porque hay un modo infalible de vencer el mal: empezar por vencerlo dentro de uno mismo”.

Y concluyó invocando a la Virgen María, “que cambió la historia a través de la pureza de su corazón”, que “nos ayude a purificar el nuestro, superando ante todo el vicio de culpabilizar a los demás y de quejarnos por todo”.

Vatican News

El Papa pide intensificar la oración y el ayuno por la paz en Afganistán

A la hora del rezo del Ángelus, el Papa Francisco pidió a los cristianos que se solidaricen con los civiles de este país, especialmente con las mujeres y los niños, víctimas de la violencia y los atentados de los últimos días. Además el Santo Padre alentó a «seguir asistiendo a los necesitados y rezar para que el diálogo y la solidaridad conduzcan a una convivencia pacífica y fraternal».

Ciudad del Vaticano, 29 de agosto 2021.- Este domingo 29 de agosto, tras rezar la oración mariana del Ángelus acompañado de fieles y peregrinos reunidos en la Plaza de San Pedro, el Papa lanzó un contundente llamamiento por la paz en Afganistán, pidiendo ayuno y oración.

«Sigo la situación en Afganistán con gran preocupación, y comparto el sufrimiento de quienes lloran por las personas que perdieron la vida en los atentados suicidas del pasado jueves, y de quienes buscan ayuda y protección», dijo Francisco.

En este contexto, el Santo Padre encomendó a los fallecidos «a la misericordia de Dios Todopoderoso» y dio gracias a quienes trabajan «para ayudar a las personas que han sido tan probadas, especialmente las mujeres y los niños».

Asimismo, el Pontífice pidió a todos que sigan ayudando a los necesitados y que recen para que el diálogo y la solidaridad lleven a la instauración de una convivencia pacífica y fraterna que ofrezca esperanza para el futuro del país:

“En momentos históricos como este no podemos permanecer indiferentes, la historia de la Iglesia nos lo enseña. Como cristianos, esta situación nos compromete. Por eso hago un llamamiento a todos para que intensifiquen la oración y el ayuno. Oración y ayuno, oración y penitencia. Ahora es el momento de hacerlo. Hablo en serio: intensificar la oración y practicar el ayuno, pidiendo al Señor misericordia y perdón”

El Santo Padre tiene presente el sufrimiento del pueblo afgano, especialmente en el actual momento de crisis que está atravesando.

Con estas palabras expresaba su cercanía con Afganistán, tras el rezo del Ángelus, el pasado 15 de agosto, solemnidad litúrgica de la Asunción de la Virgen María:

«Les ruego que recen conmigo al Dios de la paz para que cese el ruido de las armas y se encuentren soluciones en la mesa del diálogo. Sólo así la población martirizada de ese país -hombres, mujeres, ancianos y niños- podrá regresar a sus hogares y vivir en paz y seguridad con pleno respeto mutuo».

Cabe destacar que la crisis en el país asiático continúa empeorando desde que los talibanes tomaron el control de Kabul, la capital del país, mientras miles de afganos intentan escapar en busca de un futuro mejor.

Sofía Lobos (Vatican News)