Jóvenes voluntarios en Santiago, una experiencia de fe desde la acogida

Ana Sánchez de Puertas tiene 23 años y es universitaria en Sevilla. Pero desde hace un par de veranos “vive su experiencia de fe” como voluntaria en la acogida cristiana de peregrinos en Santiago de Compostela.

23 de julio 2021.- ¿Cómo una joven sevillana acaba de voluntaria en Santiago? “A través de un voluntariado de la Compañía de Jesús que nos pone al servicio de la catedral y de un comedor social”, explica.

Ana, en la oficina del peregrino, ha descubierto que la acogida va unida al amor, la calidez y al cariño con que se recibe al que llega cansado de recorrer el camino. Por eso, confiesa, “la palabra acoger se ha convertido en un pilar fundamental de mi fe. Creo que no hay mejor manera de reflejar lo que Jesús quiso que hiciésemos con el mundo y en la vida”.

Carta semanal de Monseñor Carlos Osoro, cardenal arzobispo de Madrid: «La Iglesia hace camino contando con jóvenes y mayores»

La Iglesia quiere hacer camino contando con todos. Urge que sigamos hablando de la sinodalidad en la vida de la Iglesia. Y ahora que celebramos la I Jornada Mundial de los Abuelos, hay que incidir en que esta pasa por dejar protagonismo a nuestros mayores y a nuestros jóvenes.

Unos tienen la sabiduría que dan la vida y los años, mientras que los otros tienen la fuerza que da la edad. Ambos han de estar en el tejido social de la sociedad y, por supuesto, en el camino que juntos hemos de hacer como Iglesia. Hay que decir con toda verdad que aislar a los jóvenes o a los abuelos de la sociedad y también de la vida de la Iglesia es cometer una injusticia, entre otras cosas porque les quitamos el sentido de pertenencia. Siempre decimos que los jóvenes son el futuro de un pueblo y es cierto que, con la fuerza que tienen, nos lanzan hacia adelante, pero también hay que contar con quienes aportan la sabiduría de la vida.

En el discurso de apertura de la 70 Asamblea General de la Conferencia Episcopal Italiana , en mayo de 2017, el Papa Francisco afirmó que «el camino de la sinodalidad es el camino que Dios espera de la Iglesia del tercer milenio». No pasó desapercibida esta afirmación para la Comisión Teológica Internacional, que elaboró un documento clave para descubrir, vivir y avalar este camino de la sinodalidad. Una sinodalidad que ha de estar presente en la vida de la parroquia, que es donde aprendemos a vivir como discípulos del Señor, donde se dan unas relaciones fraternas que nos hacen experimentar la comunión, la participación y la misión de los diversos carismas y ministerios poniéndonos en armonía. El Consejo de Pastoral en la parroquia ha de ser instrumento valioso para vivir la sinodalidad.

Volvamos también al Concilio Apostólico de Jerusalén, en el que encontramos una síntesis perfecta de las fuentes normativas de la sinodalidad. En él es donde descubrimos que no es un simple procedimiento, sino que es la forma peculiar en la que vive y opera la Iglesia. Os invito a meditar varios pasajes de los Hechos de los apóstoles y ver la fuerza de la Iglesia peregrinando por este mundo, en comunión, participación y misión, asumiendo tareas y responsabilidades entre todos y sirviendo a todos. ¡Contemplemos a la Iglesia viviendo como Pueblo Santo de Dios en comunión! Una Iglesia que se pone en camino y cuyos miembros hacen el camino todos juntos; en la que no se margina a nadie, ni a jóvenes ni a abuelos.

La Iglesia ha de experimentar que la sinodalidad está en el corazón de su ser. Y por eso, fiel a su Señor, quiere hacer este camino. La conversión espiritual y pastoral y el discernimiento son condiciones necesarias para hacer una auténtica experiencia sinodal. De tal manera que la sinodalidad en la Iglesia aparece no solamente como un estilo de vida, sino que designa la necesidad de estructuras y procesos que manifiesten su propia naturaleza. Me apasiona descubrir con toda su fuerza la sinodalidad como dimensión constitutiva de la Iglesia. Esta dimensión es la que hace que la Iglesia en todo tiempo sea interpelada por desafíos concretos y sepa responder con creatividad a la voz del Espíritu, que sepa situarse en el discernimiento de la verdad y en el camino de la misión.

¿Por qué insisto en la sinodalidad y en la participación de los ancianos, con su sabiduría, y de los jóvenes, con su fuerza? Porque en estos momentos de la historia de la humanidad se está dando una marginación y una exclusión de ambos. A los ancianos ni se les cuida de verdad, porque no basta con que les demos cosas, ni se les deja hablar, ni se les deja actuar. Y a los jóvenes no se les da trabajo, con altas tasas de desempleo, y su protagonismo es escaso. Urge que hablen los ancianos, que nos enseñen, y que los jóvenes luchen por los valores. Hay que darles protagonismo en la Iglesia. Jóvenes y abuelos están llamados a ser apóstoles. Recordemos que fueron dos ancianos quienes reconocieron a Jesús en el templo y lo anunciaron, y que fue a un joven, a Juan –el discípulo tan querido por Jesús y al que le unió una profunda intimidad–, a quien eligió como testigo de que su Madre nos era entregada como Madre a todos los hombres.

Hay indicadores que nos ayudan a ver cómo está nuestra sociedad. Una sociedad que no trata bien, que no cuida, que no da valor a la vida en sí misma de los abuelos, de los jóvenes e incluso de los niños, no tiene futuro, pues pierde la memoria y pierde el sentido profundo que debe tener la acogida de la vida.

En el ejercicio de la sinodalidad debemos hacer coincidir la memoria del pasado (los abuelos) y la fuerza del camino de un pueblo (los jóvenes). Si faltan memoria y fuerza, no haremos futuro. A los abuelos y los jóvenes tenemos que darles un lugar para que sigan soñando en la Iglesia. En este sentido, creo que hay que desarrollar tres aspectos:

  1. Acojamos la tarea de vivir en la Iglesia en estado de misión. Se trata de eso que tan bellamente dibuja el Evangelio de san Mateo: «Id, pues, y haced discípulos a todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado. Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el final de los tiempos» (Mt 28, 19-20).
  2. Sintamos el gozo de hacer vida la expresión de san Pablo VI: «La dulce y confortadora alegría de evangelizar» (EN 80). Todos los cristianos hemos de sentir el gozo de evangelizar, de mostrar un rostro nuevo del ser humano, ese que nos regala Jesucristo. Es una manera nueva de ser y de comportarnos; nadie sobra, todos somos necesarios, y la dignidad del ser humano se manifiesta y se respeta desde el seno de nuestra madre hasta el final de nuestros días.
  3. La misión representa el mayor desafío para la Iglesia. La causa misionera debe ser la primera: en la Palabra de Dios aparece permanentemente este dinamismo que Dios quiere provocar en todos los creyentes. Es una llamada a salir a una tierra nueva. A cada discípulo el Señor nos pide que salgamos, que dejemos nuestra comodidad y tengamos el atrevimiento de llegar a todos los lugares, situaciones y personas que necesitan la luz del Evangelio.

Con gran afecto, os bendice,
+Carlos, Cardenal Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

«Carmen Hernández fue una incansable catequista y trabajadora del anuncio de Cristo»

El cardenal Osoro preside la Eucaristía en el quinto aniversario de la muerte de la iniciadora del Camino Neocatecumenal, tras la que se ha pedido oficialmente la apertura de su causa de canonización.

22 de Julio de 2021.- «Queridos hermanos, nos reúne la fe en Cristo Resucitado y también el hacer memoria y la oración por una mujer que fue una incansable catequista y trabajadora del anuncio de Cristo como el único Camino, la única Verdad y la única Vida». Así ha comenzado este lunes, 19 de julio, el cardenal Carlos Osoro su homilía en la Misa con motivo del quinto aniversario de la muerte de Carmen Hernández, iniciadora del Camino Neocatecumenal.
En una catedral de la Almudena con el aforo máximo permitido en esta situación de pandemia, con fieles en la puerta y con más de 11.000 personas conectadas simultáneamente desde distintos lugares del mundo al canal de YouTube de la diócesis, el arzobispo de Madrid ha subrayado la «entrega incondicional» de Carmen Hernández, «llevando al corazón de los hombres el anuncio de Cristo Resucitado», y ha incidido en la «hondura» que «alcanza la vida humana cuando la ponemos a buen recaudo junto a Cristo, que nos vuelve a repetir: “Yo soy El Camino, la Resurrección y la Vida”».

El purpurado ha animado a ser como lo fue ella «portavoces en el siglo XXI del grito más necesario: Cristo ha resucitado. Amaos los unos a los otros». «Carmen quiso en su vida ser portavoz de Jesucristo –ha abundado–. ¡Cuántas veces escuchamos de sus propios labios que lo que más necesita el hombre es amar con el amor mismo de Cristo y experimentar el amor del Señor!».

En este sentido, ha resaltado que a las comunidades neocatecumenales, extendidas por «todas las latitudes», «se acercan hombres y mujeres de toda condición, ricos y pobres, sabios e ignorantes, arrogantes y sencillos» porque en ellas experimentan «un cambio y unos deseos de vivir con la novedad de Cristo Resucitado». «Carmen nos gritaba de formas diferentes: “Dad rostro a Cristo con vuestra vida”. ¿Cuál es la voluntad de Dios en mi vida y para mi vida?», ha planteado.

Para ilustrar esta invitación permanente de Carmen Hernández a mostrar el rostro de Cristo, el cardenal Osoro ha recordado una anécdota de cuando él era arzobispo de Valencia. En una visita, ambos se toparon con una estatua de Marcelino Olaechea, antiguo arzobispo con el que ella tuvo «una relación espiritual grande» y «tomó decisiones importantes», y la propia Carmen dijo: «Ese era obispo. Ese decía que el amor solo existe encarnado».

El cardenal Osoro durante la liturgia eucarística. (Foto: Luis Millán)

«Los enfrentamientos son consecuencia del abandono de Dios»
Este anuncio, ha continuado el arzobispo de Madrid, hoy es muy necesario: «Tenemos más necesidad que en otras épocas de la frescura y autenticidad evangélica, que no es tirar o echar en cara nada a nadie, sino ser luz, ser manantial de agua que sacia la sed». Y Carmen, que «no callaba nada» según ha señalado, precisamente «pronunciaba palabras que eran de esperanza, de salida para quienes necesitaban luz y sentido en sus vidas, que no viviesen para sí mismos y se dieran cuenta de la grandeza que tiene el amor de Dios».

Por último, el purpurado ha advertido que «las fronteras, la división, los enfrentamientos son consecuencia del abandono de Dios» y ha explicado que, como mostró Carmen Hernández, estamos «llamados a concretar en la realidad lo que invocamos en la oración y profesamos en la fe».

«No hay alternativa a la fraternidad. […] Las obras de misericordia son concretas y para siempre, no es un momento ni un tiempo. Nuestra vocación de discípulos de Cristo es la caridad y la fraternidad», ha asegurado, poniendo el foco en personas que lo pasan mal como familias en crisis, migrantes y refugiados, o enfermos y ancianos. «Nuestra vida tiene que estar disponible para acercarnos a todos como Cristo lo hace, […] comprometiéndonos en la acogida y la defensa de la vida humana, tanto la no nacida como la abandonada y descartada», ha añadido.

Carlos Metola hace entrega al cardenal Osoro del libelo de demanda. (Foto: Luis Millán

Futura causa
Ahora, al haberse cumplido cinco años del fallecimiento de Carmen Hernández, arrancan los trámites iniciales para su futura apertura de la causa de beatificación y canonización. Por ello, al final de la Misa, el postulador diocesano, Carlos Metola –nombrado por el Camino Neocatecumenal–, ha hecho entrega al cardenal Osoro del libelo de demanda, en el que pide formalmente el inicio de la causa. Además, se distribuirán estampas para pedir favores y gracias por su intercesión.

Esta petición ha ido acompañada de una carta de Kiko Argüello, en la que el también iniciador del Camino destaca que «Carmen era una mujer excepcional, enamorada de Cristo, de la Escritura y de la Eucaristía», «una mujer profunda, auténtica y libre en su relación con todos» y que «amaba a Cristo y a la Iglesia y al Papa por encima de todo».

Fue –insiste en el texto– «una mujer importantísima para la Iglesia» que «vivió siempre enamorada de Cristo». «Si leéis sus diarios, todo lo que decía: «¡Jesús, te amo, te amo!». En cada página: «¡Te amo, te amo!». Amar a Cristo es la única verdad: «Ama a Cristo y te seguirán a miles», dicen los Padres del Desierto. Yo creía que me seguían a mí, pero descubro que miles de hermanos están en el Camino gracias a Carmen y por el amor que Carmen tenía a Cristo».

Rodrigo Pinedo (Alfa y Omega)
Imagen: Un momento de la Eucaristía de este lunes en la catedral de la Almudena.
(Foto: Luis Millán)

España: Celebraciones por el VIII centenario de la Catedral de Burgos

20 de julio de 2021: se cumplen exactamente 800 años de la colocación de la primera piedra de la Catedral de Burgos en España ante el rey Fernando III de Castilla, conocido como «el Santo». Ocho siglos después, la archidiócesis local conmemora el aniversario con tres días de oración, cultura y celebración.

Ciudad del Vaticano, 21 de julio 2021.- Del 19 al 21 de julio la ciudad ibérica ha visto y ve aun misas solemnes y procesiones, conciertos y fuegos artificiales, juegos de luces y exhibiciones acrobáticas del Ejército del Aire. El punto culminante de las celebraciones fue la Santa Misa de ayer por la mañana, presidida por el Arzobispo local, Monseñor Mario Iceta Gavicagogeascoa. En su homilía, el prelado destacó cómo la Catedral, construida en el estilo gótico propio del siglo XIII, se ha convertido con el paso del tiempo en «un referente cultural, económico y social de primer orden», gracias a todas las personas e instituciones que la han cuidado durante ochocientos años.

«Este imponente edificio de la fe, la esperanza y la caridad -añadió Monseñor Iceta Gavicagogeascoa- es un lugar de acogida, donde nos sentimos hermanos, porque Dios ha querido que nos cuidemos unos a otros». «Esta es la casa de todos, donde todos tienen un lugar en esta mesa abundante del Señor y de su misericordia», reiteró el prelado, quien finalmente invocó la intercesión de la Virgen María para poner fin a la pandemia de Covid-19. Según los últimos datos, hasta la fecha se han infectado en España más de 4 millones de personas, con más de 81.000 muertes.

La solemne Eucaristía, animada por la Orquesta Sinfónica de Burgos, estuvo precedida por el repique de campanas de todas las iglesias de la zona y por una procesión de cruces y estandartes, que tuvo lugar en ausencia del público, debido a las restricciones sanitarias anti-pandémicas. La procesión pasó por las calles que rodean la Catedral y finalmente por la Puerta Santa, abierta para el Jubileo especial. A la misa asistieron varios obispos españoles, así como representantes de la diócesis y autoridades civiles, militares y académicas.

Pero el programa de celebraciones también vio la Catedral iluminada por un nuevo proyecto de iluminación: 200 focos se distribuyeron por las torres, las fachadas, la cúpula y los tejados del lugar de culto. Controlado digitalmente por software, el sistema de iluminación puede encenderse y apagarse automáticamente, y se puede ajustar el color y la intensidad de la luz. La instalación es temporal y permanecerá en funcionamiento hasta 2022.

Hoy se descubrirá una tarta gigante con 800 velas, mientras que del 22 al 24 de julio habrá una ruta ciclista de 800 km, una por cada año de la Catedral. Once atletas recorrerán durante tres días los lugares de origen de los artesanos y artistas que trabajaron en la construcción de la iglesia. Están previstas tres etapas ciclistas que, además de Burgos, recorrerán las provincias de Palencia, Valladolid, Segovia, Soria y La Rioja.

Cabe destacar que todos los actos jubilares han sido organizados por la «Fundación VIII Centenario de la Catedral – Burgos 2021», promovida por la Archidiócesis local, junto con la ciudad, la Cámara de Comercio y bajo la presidencia de honor de la Familia Real Española. Creada en 2018, la Fundación continuará con su programa hasta el próximo año, promoviendo proyectos culturales de amplio alcance que incluyen, entre otros, una mayor valoración del Camino de Santiago de Compostela.

Isabella Piro (Vatican News)
Imagen: 800 aniversario de la Catedral de Burgos

Javier Hernando se despide como secretario general de Cáritas Diocesana: «Me siento privilegiado por este tiempo de gracia»

Javier Hernando, que el próximo 31 de julio dejará la secretaría general de Cáritas Diocesana de Madrid, ha agradecido sus 39 años de servicio en la entidad con una Eucaristía, este miércoles, 14 de julio en la parroquia San Hilario de Poitiers. «Me siento privilegiado por este tiempo de gracia», aseguró al término de la celebración, que estuvo presidida por el obispo auxiliar de Madrid monseñor José Cobo.

19 de julio 2021.- Después de 39 años en la institución, los cuatro últimos como secretario general, Hernando se jubilará «tras un apasionante camino, con sus luces y sombras, alegrías y tristezas». Lo dijo en un mensaje en el que quiso destacar, al hilo de los agradecimientos que ha recibido en estos últimos días, que «el agradecimiento es para ti, Señor; eres tú el que haces maravillas en nosotros. Como gran alfarero, eres capaz de dar forma y vida a lo pequeño que encuentras entre tus manos».

Hernando tuvo un recuerdo a las «personas que se acercan a nuestras acogidas […]; Tú nos enseñas a revelar al otro sus posibilidades, sus dones, sus valores, su capacidad de crecer y darle confianza». También para los voluntarios, contratados, religiosos, diáconos, obispos: «Gracias por vuestra generosidad, implicación, responsabilidad, acompañamiento y corrección fraterna». Por último, pidió perdón «por mis equivocaciones y errores, por todo aquello que tuve que hacer y quedó pendiente».

El todavía secretario general recordó que «Cáritas es la Iglesia en el ejercicio de su amor y servicio a los pobres» y se despidió pidiendo no perder de vista «lo fundamental para nosotros: que nuestros ojos estén en el Señor». Por su parte, compañeros de Cáritas, de la Iglesia de Madrid, familiares y amigos que lo acompañaron en la Misa le dedicaron también unas palabras de gratitud por haber «sembrado paz, fidelidad, fe y caridad». Asimismo, le hicieron entrega de una placa conmemorativa.

Pilar Algarate, hasta ahora responsable de Desarrollo de Personas de Cáritas Diocesana de Madrid, y también con una amplia trayectoria en la institución, asumirá la secretaría general a partir del mes de agosto. A ella le dio Hernando las gracias «por tu respuesta generosa» (en la imagen inferior, Hernando junto a Luis Hernández Vozmediano, director general de Cáritas Diocesana de Madrid, a la izquierda, y Pilar Algarate, en la parte derecha de la fotografía).

Infomadrid

El cardenal Osoro preside en la catedral una Misa por la I Jornada Mundial de los Abuelos y las Personas Mayores

El arzobispo de Madrid, cardenal Carlos Osoro, presidirá el domingo 25 de julio, a las 12:00 horas, en la catedral de Santa María la Real de la Almudena una solemne Eucaristía con motivo de la I Jornada Mundial de los Abuelos y las Personas Mayores.

19 de julio 2021.- El Papa Francisco anunció la institución de esta jornada tras el rezo del ángelus del domingo 31 de enero, estableciendo la celebración el cuarto domingo de julio, cerca de la memoria litúrgica de los santos Joaquín y Ana, abuelos de Jesús. «Eslabón» entre generaciones para transmitir a los jóvenes la experiencia de la vida y la fe, «los abuelos son a menudo olvidados –subrayó el Pontífice– y nosotros olvidamos esta riqueza de custodiar las raíces y transmitirlas».

«Yo estoy contigo todos los días» (cf. Mt 28, 20) es el tema elegido por el Santo Padre para esta I Jornada Mundial de los Abuelos y las Personas Mayores. Con él, tal y como subraya el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, quiere expresar la cercanía del Señor y de la Iglesia en la vida de cada persona mayor, especialmente en este difícil momento de pandemia. «Yo estoy contigo todos los días», aseveran, es también una promesa de cercanía y esperanza que jóvenes y mayores pueden expresarse mutuamente. De hecho, no solo los nietos y los jóvenes están llamados a estar presentes en la vida de las personas mayores, sino que los mayores y los abuelos tienen también una misión de evangelización, de anuncio, de oración y de guía de los jóvenes a la fe.

Indulgencia
En una carta conjunta, el vicario episcopal para el Cuidado de la Vida, Javier Cuevas; el delegado de Pastoral de la Salud, José Luis Méndez, y los delegados de Laicos, Familia y Vida, María Bazal y José Barceló, animan a participar y recuerdan que «la Penitenciaría Apostólica concede la indulgencia plenaria a los abuelos, a los mayores y a todos los fieles que participen» en la celebración del Papa o de distintos lugares del mundo.

Asimismo, añaden, «se concede la indulgencia a los fieles que dediquen un tiempo adecuado a visitar a sus hermanos mayores necesitados o en dificultad», mientras que aquellos que no puedan salir de casa «recibirán la indulgencia uniéndose espiritualmente a las celebraciones de este día a través de los medios de comunicación».

Misa en San Antón
Además de la Misa en la catedral, el lunes 26 de julio, en la fiesta de san Joaquín y santa Ana, a las 20:00 horas en la iglesia de San Antón (Hortaleza, 63) el cardenal Osoro presidirá una Misa solemne organizada por Edad Dorada Mensajeros de la Paz, bajo la presidencia de honor de la reina Sofía.

Infomadrid

La abadía del Sacromonte sobre la sangre derramada

Levantada sobre unos hornos romanos donde martirizaron a san Cecilio, la abadía del Sacromonte de Granada acumula siglos de patrimonio intelectual y artístico.

18 de Julio de 2021.- Muy apreciada entre los granadinos por ser lugar de peregrinación en la festividad de san Cecilio y casa del venerado Cristo de los Gitanos, la abadía del Sacromonte es mucho más que un lugar de culto. Acoge un descomunal patrimonio intelectual, artístico e histórico desarrollado a lo largo de más de cuatro siglos, pero eclipsado –de momento– por la archiconocida Alhambra.

La obra maestra de la colección es ‘La Virgen de la rosa’

La historia de esta abadía, ubicada en el monte Valparaíso, se remonta a 1594, cuando se descubrieron en la zona los restos de san Cecilio, primer obispo de la entonces ciudad romana de Ilíberis, y de otros compañeros mártires a manos de Nerón. El pueblo, al conocer estos hallazgos, inició un movimiento masivo de peregrinación al monte y fue el entonces obispo de la ya Granada, Pedro de Castro, quien decidió que se construyese un complejo eclesial en torno a las reliquias. Entre los restos de los mártires se encontraron también los controvertidos libros plúmbeos, que explicaban una religión sincrética y cuyo contenido fue desautorizado entonces por la Santa Sede, pero cuyo valor histórico permanece entre las paredes de la abadía, donde se pueden contemplar actualmente. «Tenían el objetivo de que la población morisca tuviera encaje en la nueva Andalucía cristiana en un momento de mucha tensión en la zona», explica Javier Restán, vicepresidente de la Fundación Abadía del Sacromonte, puesta en marcha en 2015 para la recuperación del complejo, tanto para la rehabilitación de infraestructuras como para el reimpulso religioso, cultural, académico y turístico.

En las santas cuevas encontraron las reliquias de los mártires

Además de contemplar la propia abadía, el visitante podrá bajar a las santas cuevas, antiguos hornos de cal utilizados por los romanos para el martirio y lugar de los hallazgos de las reliquias. En el conjunto se encuentran también la iglesia, dedicada a la Asunción, que comenzó a construirse en el siglo XVII, y el museo, en el que están expuestos los libros plúmbeos y múltiples obras de arte entre las que destacan incunables árabes como el libro de medicina de Averroes o el cuadro de La Virgen de la rosa, obra del pintor flamenco Gerard David y, según historiadores del arte, uno de los mejores exponentes de esta pintura. También tienen un Goya. «En el Sacromonte había un internado por el que pasaron literatos, historiadores, políticos… uno de ellos fue un ministro de Hacienda de Carlos IV que, como regalo de despedida a la abadía, encargó un cuadro al entonces pintor de la Corte», explica Restán. Y cita finalmente, como obra de arte destacada, la talla del Cristo de los Gitanos, «pieza de José Risueño, artista de la zona. Tiene una devoción popular enorme».

La cofradía del Cristo de los Gitanos es muy conocida en Granada. (Foto: Rubén Justo Milán)

No solo es un espacio rico en arte. «Hay expertos que consideran que la abadía fue la primera universidad privada de España. Aquí se estudiaba Derecho Eclesiástico y Civil, y hay una tradición muy potente de traducción a las lenguas bíblicas», añade el vicepresidente de la fundación. Desde el inicio de la abadía también se promovieron numerosas actividades de índole social. Por ejemplo, uno de los canónigos que tuvo en el siglo XIX y cuyo proceso de beatificación está en ciernes, Andrés Manjón, creó las Escuelas del Ave María para la educación de los niños más pobres del Sacromonte. «Bajaba cada día en asno desde su abadía para dar clase en la universidad, y así fue como conoció el modo de vida de los gitanos y decidió poner en marcha un proyecto educativo». Proyecto que continuaron posteriormente dos obispos, también canónigos de la abadía, Manuel Medina Olmos y Diego Ventaja Milán, martirizados y asesinados durante la persecución religiosa del 36.

Se ubica en el monte Valparaíso, una de las colinas que conforman Granada

«Sobre todo, la abadía trató de generar y educar un sujeto humano que, desde la experiencia de Cristo, respondiera a los desafíos de los tiempos. Probablemente sea el patrimonio mas importante», asegura el obispo de Granada, Javier Martínez, en el prólogo del libro de Nuevo Inicio que acumula en sus páginas toda la riqueza de este lugar.

Previo al islam

Escritos en planchas de plomo en un árabe extraño, los libros plúmbeos narran legendarias historias sobre los orígenes del cristianismo en Granada, previo a la llegada del islam.

Cristina Sánchez Aguilar (Alfa y Omega)
Imagen: La abadía fue un centro educativo de donde salieron grandes políticos y literatos
(Fotos: Editorial Nuevo Inicio)

Las Cantigas de Santa María en línea

Patrimonio Nacional celebra los ochos siglos del nacimiento de Alfonso X con la publicación online de sus cantigas, hasta ahora solo disponibles en la biblioteca del monasterio de El Escorial.

18 de Julio de 2021.- El rey Alfonso X el Sabio cumple este 2021 800 años. Nació en 1221 en Toledo y falleció en Sevilla, después de haber dejado un legado resplandeciente, en el año del Señor de 1284. Hizo la guerra. Continuó la labor de su padre Fernando III el Santo. Asoló el puerto de Salé en 1260. Avanzó en la Reconquista y tomó Cádiz en 1262. Sofocó la revuelta mudéjar en Murcia y en el valle del Guadalquivir (1264). Aspiró –ahí es nada– a la corona del sacro Imperio romano germánico durante buena parte de su vida. Sus últimos años se vieron ensombrecidos por el enfrentamiento con su hijo Sancho, que desembocó en una rebelión de nobles y ciudades.

Sin embargo, no ha pasado a la historia como el conquistador ni como el batallador, sino como el sabio. Es justo que así sea. Fue un magnífico poeta en lengua galaicoportuguesa y un notable prosista en castellano. Impulsó el conocimiento fundando la Escuela de Traductores de Toledo, donde se dieron cita estudiosos judíos, cristianos y musulmanes. España encuentra en él y en esta institución uno de sus símbolos más certeros y perdurables. Cultivó el derecho y la astronomía.

No debe, pues, sorprendernos que Patrimonio Nacional haya decidido celebrar los ochos siglos del nacimiento del insigne rey con diversas iniciativas, como la publicación en línea de las Cantigas de Santa María y la celebración de un concierto homenaje en el real monasterio de San Lorenzo de El Escorial a cargo de Victoria Cantus, con presentación del auto sacramental Dadas Sejan Loores, obra de su director artístico y musical, Carlos José Martínez.

¡Ay, la belleza de estas cantigas! A lo largo de los años, el melómano ha podido escucharlas en diversas grabaciones, pero había que desplazarse a la real biblioteca del monasterio de San Lorenzo de El Escorial para acceder al Códice Rico y al Códice de los Músicos, que junto al Códice de Toledo (conservado en la Biblioteca Nacional de España) y el Códice de Florencia (atesorado en la Biblioteca Nacional de Florencia) dan la suma del cancionero alfonsí. Como contaba José Luis del Valle, director de la biblioteca, es «la obra que más se ha enseñado a grupos de estudiosos, a grupos de estudiantes y a grupos especializados en diferentes materias y especialidades». No sorprende que la digitalización se haya recibido con alborozo en universidades e institutos de investigación. Ahora cualquier persona interesada puede admirar libre y gratuitamente los códices a través del sitio web de Patrimonio Nacional, visitando la biblioteca digital de la institución dedicada a los fondos de la biblioteca del monasterio.

Llanos Castellanos y José Luis del Valle observan los códices en la real biblioteca de El Escorial

Creo que a ese rey que quiso extender el conocimiento y desarrollar la ciencia, que compuso poemas y redactó leyes, le hubiese gustado esta idea de abrir el patrimonio nacional de España al mundo entero. La providencia ha querido que este año de su 800 cumpleaños sea también jacobeo. Las miradas del mundo se vuelven, pues, a la tumba de Santiago y sus pasos se encaminan a Galicia. De nuevo nos sale al encuentro Alfonso, el rey de los poetas galaicoportugueses y compañero, en la literatura gallega, de Martín Codax, de Meendiño, de Xan de Cangas, de Rosalía y de Cunqueiro, que deseó «mil primaveras mais para a língua galega». En ese voto también podría estamparse la firma de un rey.

Así, con estas cantigas de alabanza a nuestra señora –«estrela do día»– recordamos, es decir, traemos de nuevo al corazón, la grandeza de la civilización occidental y la luz de la Edad Media europea. Fue el tiempo del románico y el gótico, del amor cortés y la poesía goliárdica, de los maestros flamencos y de Dante. Algunos impíos afirman que fue una época de oscuridad, pero se equivocan. Ahí está el rey Alfonso X para desmentirlo. Ahí relucen estos códices que cualquiera puede admirar gracias a la tecnología. Ahí se levantan las catedrales de Europa. Ahí resuenan los himnos marianos que este rey compuso y estos textos registran. La historia de nuestro continente tiene como banda sonora la ars nova y la ars vetera y, en ambas, se canta la gloria de Dios, la Resurrección de Cristo y la pureza de Santa María, que «mostra-nos via / pera Deus e nos guía», en palabras del rey sabio.

La Escritura está llena de referencias a la música. En honor a Dios cantamos himnos y tocamos instrumentos musicales. Sabemos que el rey David bailaba. Sabemos que hay coros angélicos. El maestro Mateo –el Jacobeo no perdona– esculpió a los 24 ancianos del Apocalipsis con instrumentos musicales. Estos códices, pues, prolongan una tradición que nos eleva desde la belleza del mundo y la creación hasta la suma Belleza. Miren si fue sabio y luminoso este rey que ahora cumple 800 años.

Para todos
La presidenta de Patrimonio Nacional, María de los Llanos Castellanos, asegura que la digitalización de las Cantigas de Santa María «supone un nuevo ejemplo del compromiso de esta institución por acercar el patrimonio que atesoramos a todos los ciudadanos, porque ese es el objetivo que nos hemos marcado, que Patrimonio Nacional esté al alcance de todos».

Ricardo Ruiz de la Serna (Alfa y Omega)
Imagen: Detalle del ‘Códice Rico’, disponible ‘online’ a través de Patrimonio Nacional

(Fotos: Patrimonio Nacional)

Málaga, sacerdotes ancianos: «El orgullo de cuidar a los que tanto han cuidado»

El periodista de la Diócesis de Málaga, Antonio Moreno Ruiz, escribe un artículo dedicado a los sacerdotes ancianos que viven en la residencia para mayores «El Buen Samaritano» coordinado por Cáritas y cuyos testimonios de fe suponen «una gran riqueza para todos».

17 de julio 2021.- El Centro gerontológico Buen Samaritano ubicado en la provincia de Málaga, España y coordinado por Cáritas, abrió sus puertas en 1994 con el objetivo de dar acogida a personas mayores con dificultades para desenvolverse y con escasez de recursos económicos.

Actualmente, son doce los sacerdotes (once presbíteros y un obispo, Monseñor Buxarrais) que viven en este centro y para quienes la Santa Misa diaria es un momento de encuentro de la comunidad sacerdotal decana de la diócesis.

Así lo explica el periodista de la Diócesis de Málaga, Antonio Moreno Ruiz, en un artículo en el que explica que algunas personas han comparado esta comunidad con un segundo seminario:

“En el primero, los jóvenes candidatos se preparaban juntos para su misión sacerdotal; en este, continúan su misión pastoral en la medida de sus posibilidades mientras se acompañan en la etapa final de sus vidas”.

El artículo también comparte la visión del director de la residencia El Buen Samaritano, Patricio Fuentes, quien destaca que contar con estos doce sacerdotes es una gran riqueza para todos:

“Están muy integrados y, para muchos de los residentes, son una referencia porque ya habían sido feligreses suyos. Se sienten muy acompañados en su vida de fe y eso les da mucha calidad de vida. Para los que nos ocupamos de ellos, los trabajadores y voluntarios, son también un orgullo, porque son personas que han dado su vida por servir a Cristo, por estar en medio del pueblo sirviendo. Es una tarea preciosa cuidar a los que han cuidado tanto”

España: La presencia de la Iglesia entre la gente del mar

En el día de la Virgen del Carmen, patrona de los marineros y gente de mar, la Conferencia episcopal española lanzó un mensaje de coraje y entusiasmo para continuar luchando en medio de los riesgos y la soledad por la justicia y la solidaridad, especialmente, en estos tiempos de pandemia.

17 de julio 2021.- “No estáis solos, no estáis olvidados” es el lema del mensaje del episcopado español a las gentes del mar que celebran, cada 16 de julio, a su patrona la Virgen del Carmen. “Seguiremos remando juntos en los caminos de la dignidad y de la justicia, de la libertad y de la solidaridad”, afirma monseñor Monseñor Luis Quinteiro Fuiza, obispo de Tui-Vigo y promotor “Stella maris” (Apostolado del Mar) en una carta en la que recuerda los 100 años de esta pastoral en España.

Centenario de esta pastoral en España
En efecto, la Iglesia está presente de un modo muy cercano en las parroquias marineras, en los puertos de mar, atendiendo a los marineros y a sus familias, visitando los barcos cuando llegan con marineros que no conocen la lengua y que necesitan cosas urgentes y la compañía de gente amiga.

En este sentido, Monseñor Quinteiro explica que el Apostolado del Mar quiere impulsar cada día la presencia de la Iglesia en cada puerto, en cada pueblo marinero, en todas las parroquias cercanas al mar, porque la luz de la fe es el mejor camino para luchar por la dignidad de la vida de las gentes del mar.

“Todos los que formamos esta gran familia queremos que sigáis sintiendo cerca el corazón y el compromiso de la Iglesia”.

Así lo afirma el obispo encargado de la Pastoral de las gentes del mar o Apostolado del Mar dentro de la Subcomisión Episcopal para las Migraciones y la Movilidad humana de la Conferencia Episcopal Española (CEE).

Una familia, la del mar, que como todos en el mundo se vio afectada por la pandemia de Covid-19. De hecho, el obispo promotor de Stella Maris insiste en que el 4 de octubre de 2020, en medio de la dura pandemia el Apostolado del Mar cumplía 100 años de apostolado y de permanente cercanía a la gente del mar.

En este contexto, en el mensaje recuerda algunas palabras del Papa Francisco en un encuentro de agentes de pastoral del mar en el ámbito del apostolado Stella Maris en el que resaltó la importancia de la industria marítima y de la gente del mar para la economía y el sustento de la sociedad mundial. Igualmente, su llamamiento al especial cuidado de la vida de los profesionales del mar, que está marcada por el aislamiento y la lejanía, también por el abuso y la injusticia, por los peligros de la naturaleza y por los ataques de la piratería y del terrorismo. Además, el prelado español escribe:

Con el Papa Francisco
“El compromiso con los hombres y mujeres del mar por parte del Papa Francisco y de la Santa Sede es profundo y clarividente, y desde España lo agradecemos profundamente”.

En la unión está su fuerza
Por último, Monseñor Quinteiro concluye su mensaje invocando a la Virgen del Carmen, la Stella Maris, para que los cuide “con el cariño de la Madre que nos quiere ver como una familia que sabe que en la unión está su fuerza”.

Alina Tufani (Vatican News)
Imagen: Virgen del Carmen