Libros: «San Antonio de Padua» de Doménico Agasso publicado por Editorial San Pablo

San Antonio nace en Lisboa en 1195 y muere en Padua en 1231. Solo un año más tarde, el predicador franciscano es canonizado por el papa Gregorio IX y en 1946 es proclamado doctor de la Iglesia. Han pasado más de ocho siglos desde que viajara a África y predicara por Francia e Italia, entre luchas y enfrentamientos. Y, sin embargo, Antonio sigue enseñando a los hombres y mujeres de hoy, pero sobre todo a los jóvenes del siglo XXI, a no permanecer demasiado apegados al pasado, a no volverse esclavos de sus mitificaciones ni de sus aspectos negativos, a no vivir de nostalgias ni detenerse a pensar en los errores cometidos, sino a dedicar el tiempo presente a buscar y saborear las verdaderas alegrías. A tener hambre y sed de futuro. Dividida en tres partes, esta biografía sigue la vida del santo, desvela su mensaje y revela la actualidad de san Antonio.

Título: SAN ANTONIO DE PADUA
Autor: DOMENICO AGASSO
Editorial: SAN PABLO COMUNICACION SSP
Páginas: 152
Precio: 11,60 € (IVA incluido)

Libros: «El Santo olvidado: Domingo de Guzmán» de Isabel Gómez-Acebo, publicado por Editorial San Pablo

La historia de Domingo de Guzmán comienza en Caleruega, una pequeña villa castellana del valle del Duero perteneciente a la diócesis de Osma, en el año 1170. Una vida breve pero tan fructífera que el movimiento religioso que funda en plena Edad Media dura ya 800 años y alcanza desde entonces todas las coordenadas geográficas e históricas. Pero, curiosamente, y pese a su brillantez, el fundador de la orden dominicana es casi un desconocido para el gran público e incluso para buena parte del religioso. Las protagonistas de Invisibles, nieta y abuela, regresan en esta nueva novela de Isabel Gómez-Acebo para profundizar, por medio de sus conversaciones de mesa camilla, en la biografía de santo Domingo, un santo olvidado pese al incalculable valor de su legado.

Título: EL SANTO OLVIDADO: DOMINGO DE GUZMÁN
Autor: ISABEL GÓMEZ-ACEBO DUQUE DE ESTRADA
Editorial: SAN PABLO COMUNICACION SSP
Páginas: 204
Precio: 17,50 € (IVA incluido)

Gran éxito de la presentación de El santo olvidado

(SP). La teóloga Isabel Gómez-Acebo presentó ayer El santo olvidado, una novela que repasa la biografía de santo Domingo de Guzmán, que se publica en el octavo centenario de su muerte

En la presentación on line, que tuvo lugar a través de la plataforma digital Zoom y fue retransmitida en directo en YouTube y Facebook, intervinieron, junto a la autora, la escritora Carmen Posadas, el historiador Gonzalo Crespi de Valldaura, Conde de Orgaz, el domnico José Antonio Solórzano y la directora editorial de San Pablo, Mª Ángeles López Romero.

En el acto, que fue seguido en directo por más de 150 personas en total, se destacó la importancia de santo Domingo, un santo «olvidado», casi desconocido a pesar del incalculable valor de su herencia espiritual, que lo convierte, según la autora, en «uno de los santos más grandes de la cristiandad». Sobre la figura de Domingo de Guzmán habló también Carmen Posadas, quien reconoció que tenia poco conocimiento del santo pero que la lectura de este libro la ha motivado a buscar más información en España y en Francia acerca de su vida y de la orden que él fundó, «una de las más importantes de la historia de la Iglesia católica». José Antonio Solórzano destacó, entre otras facetas del santo, su pasión por Jesús, con facilidad de palabra y su dominio de la argumentación, y Gonzalo Crespi señaló la oportunidad del libro, que refleja muy bien «un mundo en ebullción».

El evento fue seguido por muchas personas desde España y América Latina, entre los que se contaban miembros de diversas comunidades de Dominicos y Dominicas, autores de la casa, como Felicísimo Martínez Díez o Manuel Santos, personalidades como el Padre Ángel, Isabel Tocino, Carlos Rodríguez Braun, y representantes de entidades como Escuelas Católicas o la Fundación Educativa Santo Domingo. Fue seguido también por varios medios de comunicación, en los que se puede leer la crónica de la presentación, como la web de los Dominicos, la revista Vida Nueva y el portal Religión Digital.

Álvaro Santos

Libros: «Ten al Señor en el Corazón» de Maestro de San Bartolo, publicado por Editorial San Pablo

Se desconoce quién es el autor del manuscrito del siglo XVII encontrado en un mercadillo de Ferrara (Italia) y que el obispo jesuita Daniele Libanori ha editado en este libro. Probablemente fue un monje cisterciense del monasterio de San Bartolo cuyas notas y meditaciones traslucen una sabiduría y una experiencia espiritual que pueden ser útiles para los lectores de hoy que quieran superarse a sí mismos y caminar al encuentro de Dios. Así lo ha considerado el papa Francisco, que ha regalado este libro a sus colaboradores de la Curia romana para realizar los Ejercicios espirituales a través de su lectura.

Título: TEN AL SEÑOR EN EL CORAZÓN
Autor: MAESTRO DE SAN BARTOLO
Editorial: SAN PABLO COMUNICACION SSP
Páginas: 304
P:recio: 18,00 € (IVA incluido)

Libros: «María y los santos para torpes» de Chema Álvarez Pérez, publicado por Editorial San Pablo

María y los santos ocupan un lugar esencial en la devoción de las Iglesias católica y ortodoxa, pero también en la cultura popular. Por eso merecen un acercamiento solvente y respetuoso, que huya de los tópicos y de las explicaciones simples, pero ofrezca, como hace este libro, un conocimiento correcto y a la vez sencillo de en qué consiste su devoción. Y, ya puestos, nos invite a recorrer su mismo camino de perfección. Intercalado en las páginas del libro se recoge un breve diccionario de términos que se mencionan en el libro y que pueden ayudar a una mejor comprensión del texto.

Título: MARÍA Y LOS SANTOS PARA TORPES
Autor: CHEMAÁLVAREZ PÉREZ
Editorial: SAN PABLO COMUNICACION SSP
Páginas: 160
Precio: 10,60 € (IVA incluido)

Libros: «Morir al alba». Bartolomé Blanco, la fuerza de la vida, de José Miguel Núñez Moreno publicado por Editorial San Pablo

Bartolomé Blanco, animador del Oratorio salesiano de Pozoblanco, obrero y luchador audaz por la causa de la justicia social, fue fusilado en 1936 por su compromiso vital con la causa del Evangelio, que es la causa de los pobres. La historia de su vida sorprende por su actualidad y la carga profética de una existencia entregada al Evangelio en uno de los momentos más trágicos de la Historia de España. Su testimonio, de gran carga profética, merece ser propuesto como modelo a los jóvenes de nuestro tiempo y especialmente a la familia salesiana, de la que él formó parte como salesiano cooperador.

Título: MORIR AL ALBA
Autor: JOSE MIGUEL, NUÑEZ MORENO,
Editorial: SAN PABLO COMUNICACION SSP
Páginas: 238
Precio: 14,60 € (IVA incluido)

Padre Sosa: con San Ignacio en el camino hacia la verdadera libertad

El Superior General de la Compañía de Jesús presentó el libro «En camino con Ignacio», escrito con el periodista Darío Menor, como introducción al Año Ignaciano que se abrirá el 20 de mayo, 500 años después de la conversión del fundador de la Compañía de Jesús, tras ser herido en la batalla de Pamplona. El volumen, resultado de 24 horas de conversación entre los dos autores, fue presentado el 3 de mayo al Papa Francisco.

Ciudad del Vaticano, 11 de mayo 2021.-Una conversación que duró 24 horas, en doce etapas, «un viaje aventurero» para responder a numerosas preguntas sobre cómo la espiritualidad de San Ignacio de Loyola «puede tener un impacto en nuestro mundo y cómo las cuestiones del mundo y las necesidades urgentes de la humanidad pueden ser abordadas por la Compañía de Jesús, la Iglesia y todas las demás tradiciones de fe». Así, el Padre Arturo Sosa, Superior General de los Jesuitas, presentó su primer libro-entrevista «En el camino con Ignacio», realizado en diálogo con el periodista español Darío Menor, que sale a la luz en vísperas de la apertura del Año Ignaciano, que del 20 de mayo de 2021 al 31 de julio de 2022 celebrará el Quinto centenario de la conversión del fundador de una de las mayores órdenes religiosas católicas del mundo, tras la grave herida en su pierna en la batalla de Pamplona de 1521.

La presentación del libro en la Curia General de los Jesuitas
El volumen, escrito en español y publicado por G.C. Loyola en otros 9 idiomas, desde el inglés al italiano, pasando por el polaco y el vietnamita, fue presentado la tarde de este martes en el Auditorio de la Curia General de la Compañía de Jesús, en Borgo Santo Spirito de Roma, por el propio Padre Sosa, de 72 años, trigésimo sucesor de San Ignacio de Loyola al frente de los jesuitas, Superior General desde octubre de 2016. El coautor Dario Menor, corresponsal en Roma del diario español El Correo y de la revista religiosa Vida Nueva. y por la hermana Jolanda Kafka, Presidenta de la UISG (Unión Internacional de Superioras Generales), quien escribió el prefacio del libro.

Los retos de la Iglesia, el Papa Francisco, Venezuela y la pandemia
En los coloquios con el periodista español, realizadas entre septiembre y diciembre de 2020, por lo tanto, en medio de la pandemia, el Padre General de la Compañía de Jesús habla de los desafíos actuales de la Iglesia Católica, de los temas que están en el centro de la vida de la Compañía de Jesús, pero también de la situación de su Venezuela natal, de la relación con el primer Papa jesuita de la historia y, finalmente, del escenario abierto por la pandemia. El Padre Sosa recorre las etapas de su vida, empezando por su infancia y juventud en Venezuela, su interés por la política, su vocación, su compromiso social y académico en la Compañía de Jesús. A continuación, el Superior jesuita examina los temas que están en el centro del compromiso de la Compañía, las llamadas «preferencias apostólicas», aún más urgentes a causa de la pandemia: el acompañamiento en la espiritualidad, muy necesario en este momento de dificultad, el camino con los pobres y los marginados del mundo, la cercanía a los jóvenes, el despertar a una mayor sensibilidad por la casa común.

«En camino con Ignacio»

La conversión de San Ignacio de Loyola y nuestros cambios
«La historia de San Ignacio ha sido paradigmática en mi vida», explica el Padre Sosa en el libro, «al principio estaba decidido a triunfar en la corte y tenía una hoja de ruta preparada para él. Una lesión sufrida en la batalla lo cambió todo, le dio tiempo para reflexionar y ver que Dios tenía otros sueños para él. Procesos similares de cambio han ocurrido en mi vida de diferentes maneras y en diferentes momentos, a medida que he aprendido a escuchar cómo Dios me habla. En esta época de Covid, está ocurriendo en la vida de tantas personas a nuestro alrededor que se enfrentan a las limitaciones de sus planes de vida. La conversión es estar en el camino de convertirse en seres humanos más plenos».

La verdadera libertad es dar la vida por amor a los demás
En la presentación del libro, titulado «Cómo alcanzar la verdadera libertad», el Superior de los jesuitas subraya que la pandemia ha reavivado en nosotros el ansia de libertad, pero la verdadera libertad sólo puede alcanzarse «a través de un camino de liberación». Como la realizada por San Ignacio de Loyola, que tras la herida y la derrota, «con la pierna destrozada, se hace peregrino y se pone en camino». Se liberó de la ilusión que había construido, para intentar alcanzar la esencia de la libertad, «descubierta en el encuentro personal con Cristo». Y esta esencia, para el Padre Sosa, «es el amor que lleva a entregar la propia vida, para que otros tengan vida». Amar hasta el final, hasta dar la vida, siguiendo el ejemplo de Jesús».

Aula de la Congregación en la Curia General

El Año Ignaciano: ver nuevas todas las cosas en Cristo
Para seguir en este camino, explica el Superior de los jesuitas, se ha elegido el tema del Año Ignaciano: «Ver todas las cosas nuevas en Cristo». Será un periodo de reflexión y renovación para la Sociedad, presente ahora en 127 países de todo el mundo. «Estoy convencido -explica el Padre Sosa más adelante en el volumen- de que enfrentarnos honestamente a las preguntas y tratar de responderlas con nuestros amigos, nuestras familias y nuestra comunidad de fe es el camino para una vida más profunda y satisfactoria, para una vida más solidaria y más acorde con el sueño que Dios tiene para nuestro mundo».

Darío Menor: para el lector, puede ser su «bala de cañón»
«Hay conversaciones que te desnudan; te invitan a parar, a mirar dentro, a evaluar lo que ves y a reflexionar sobre lo que sería mejor si lo cambiaras», escribe Darío Menor en el libro. Las 24 horas de entrevistas personales con el Padre Sosa «tuvieron precisamente ese efecto en el escritor. La transcripción de esas conversaciones, alojada en estas páginas, puede no dejar indemne ni siquiera al lector.» Y en la introducción, cuenta que al llevar el libro al Papa Francisco el 3 de mayo, «hablamos de los momentos ‘bala de cañón’, los que cambian la vida como la herida de San Ignacio». «Deseo a los lectores -explica- que este libro sea su ‘bala de cañón'».

Libro «En camino con Ignacio»

Un año ignaciano para «ayudar a las almas»
El libro, escrito inicialmente en español y traducido a diversas ediciones en otros idiomas (inglés, portugués, francés, italiano, polaco, holandés, así como tamil, vietnamita y árabe), sale a la luz en fechas próximas al inicio del Año Ignaciano, cuyo objetivo, explica Pascal Calu, jesuita en formación y coordinador de medios del evento, «es invitar a la gente a mirar su realidad de una manera más profunda». San Ignacio de Loyola fundó la Compañía de Jesús para «ayudar a las almas», para ayudar a la gente a ver que Dios está trabajando en la realidad de sus vidas y a apreciar el sueño más amplio y más grande al que Dios nos llama cada día. Cada uno de nosotros puede tener una relación personal y apasionada con Dios. Darse cuenta de esto fue el gran punto de inflexión en la vida de Ignacio; puede ser nuestro punto de inflexión también».

Del 20 de mayo de 2021 al 31 de julio de 2022
El Año Ignaciano durará 14 meses, desde el 20 de mayo de 2021, fecha de la herida de Ignacio durante la batalla de Pamplona, hasta el 31 de julio de 2022, fiesta de San Ignacio en el calendario litúrgico. El tema de la conversión está, pues, vinculado a la experiencia del fundador de la Sociedad. Es «gracias» a su herida que el caballero Ignacio se vio obligado a una larga convalecencia durante la cual pudo reflexionar sobre su vida, sobre el sentido que había tenido su vida hasta entonces y sobre el sentido que podría haber tenido después.

El Papa Francisco recibe a los autores del libro .
Padre Arturo Sosa con el Papa y Darío Menor

El primer evento: la oración en línea del 23 de mayo
El primer evento será el 23 de mayo, Domingo de Pentecostés: una transmisión de oración online abierta a todos, en ignatius500.global/live, para comenzar el Año Ignaciano juntos en oración. El Padre General Arturo Sosa se unirá a la oración y personas de todo el mundo compartirán sus testimonios. También habrá espacio para el recogimiento personal. La oración se retransmitirá en tres momentos: a las 20.00 horas en Manila (Pst), Roma (Cet) y Nueva York (Edt). Siempre estarán disponibles tres opciones de idiomas: inglés, español y francés.

12 de marzo de 2022: 400 años de la canonización de San Ignacio
El año también estará marcado por importantes acontecimientos para toda la Compañía, como el 400 aniversario de la canonización de San Ignacio, que se celebrará el 12 de marzo de 2022. Junto a él, fueron canonizados San Francisco Javier, y también Santa Teresa de Jesús, San Isidro Labrador y San Felipe Neri. La 71ª Congregación de Procuradores tendrá lugar en Loyola del 16 al 22 de mayo de 2022, y será precedida en 2021 por Congregaciones Provinciales en todo el mundo.

Alessandro Di Bussolo

El Papa: una guía para sentir las mociones del Espíritu y buscar la voluntad de Dios

El Santo Padre Francisco comenta el libro del padre Miguel Ángel Fiorito «Buscar y hallar la voluntad de Dios. Guía práctica a los Ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loyola», editado por Ancora del cual escribe el prefacio. Francisco acompaña en el descubrimiento de la publicación que define como «modular», un libro abierto «para ayudar» a los que dan y a los que hacen los Ejercicios. Las palabras del Papa en el videomensaje.

10 de mayo 2021.- «Ayudar» es la palabra clave del breve prólogo con el que Miguel Ángel Fiorito nos introduce en su libro Buscar y hallar la voluntad de Dios. Es una verdadera mina para entrar en el alma de los Ejercicios Espirituales de San Ignacio. Nosotros, sus discípulos, solíamos llamar a Fiorito «el maestro». Las ayudas que nos daba eran sencillas pero necesarias. Este libro los reporta con una estructura abierta o, como diríamos hoy, interactiva. Me detengo en algunas cosas que fueron buenas para mí, y espero que puedan ser buenas para otros.

Fiorito insiste dos veces en que su ayuda es «hasta cierto punto». Esta conciencia y aceptación de sus propios límites nos indica lo profundos que eran en él el respeto y la confianza en la libertad del otro. Su ayuda llega hasta el punto en que el otro, en su libertad, desea sinceramente dejarse ayudar.

La ayuda espiritual es una ayuda para la libertad. Es, pues, un apoyo guiado por una caridad discreta que, sin maltratar los límites, sabe encontrar incluso esos «deseos de los deseos» en los que se apoya la gracia. Con este deseo del deseo es posible ayudar a los que practican la vida espiritual a dar un paso adelante con valentía y audacia.

El libro se compone de fichas de lectura espiritual. Fiorito escribe: «Hemos transformado en una ‘ficha de lectura espiritual’ todo lo que nos ha hecho bien en los autores que citamos, para ayudar, de alguna manera, a la práctica del ‘mes de ejercicios'».

Lo que Fiorito llama «ficha de lectura espiritual» es un género literario propio, original. Fiorito solía distribuir panfletos mimeografiados con tinta azul. El tema tratado en estos panfletos debía caber en una hoja horizontal -a veces casi sin márgenes- para que el contenido pudiera leerse todo seguido. Eran escritos cortos, interesantes y siempre prácticos. En ellos hacía suyos textos de otros autores, utilizándolos libremente, comentándolos, anotándolos.

Esta «conversión» de un material rico y compuesto en fichas de lectura manejables es el fruto de un largo trabajo de contemplación y discernimiento. Lo que Ignacio llama «reflexión para sacar fruto» de lo contemplado y de lo que nos ha hecho bien, en manos de Fiorito se transforma en fruto rumiado y distribuido en raciones pensando en lo que el ejercitante puede y debe asimilar en cada etapa de sus Ejercicios.

Por ello, advierto al lector que este libro debe ser leído y utilizado en la misma dinámica y con el mismo espíritu con el que fue escrito. Estamos, pues, ante un libro «modular», un libro abierto «para ayudar» a los que dan y a los que hacen los Ejercicios. De ahí la importancia de los índices y del texto de los Ejercicios que enriquecen esta edición de Ancora, que agradezco aquí, editada por los padres de la revista La Civiltà Cattolica.

El maestro concluye su prólogo señalando que su comentario práctico será de ayuda para quienes deseen practicar los Ejercicios, no sólo estudiarlos. El objetivo es darse tiempo para sentir las mociones del Espíritu, y buscar concretamente la voluntad de Dios a través de la «reforma» de la propia vida. 

En este sentido, me parece interesante destacar cómo se amplía y profundiza el concepto de «reforma», tan en boga hoy en día. En los Ejercicios, la reforma no sólo está en tensión con lo que antes estaba deformado. Reformar es también conformarse con lo nuevo, es decir, con la vida, el estilo, los criterios y las elecciones del Señor. La reforma no tiene un carácter funcional, ni de autoperfeccionamiento, sino que está orientada a la misión. Si nos fijamos en el ejemplo de San Pedro, vemos que cada vez que se confiesa pecador, el Señor le llama inmediatamente a seguirle, perfeccionándole no en todo, sino en lo necesario para ser pescador de hombres y apacentar sus ovejas. El Señor no le pedirá a Pedro que se ponga a reformar todas las faltas que arrastra de su vida pasada, sino que le invitará a salir de sí mismo para anunciar el Evangelio, misión en la que se reformará el pasado respecto a ciertas cosas y no tanto respecto a otras.

Según el modelo del Evangelio, el fuego y la forma interior de los Ejercicios, como dice Fiorito, consisten en la acción interior de conocer -a través del discernimiento- «la voluntad divina sobre las cuestiones relevantes de nuestra vida espiritual».

Libros: «Comprender la Eucaristía» de Bernard Sesboüé, publicado por Editorial San Pablo

¿Cómo entender la Eucaristía en profundidad, sin caer en un ritualismo formal? La celebración de este sacramento representa el momento y el lugar en que el acontecimiento pascual de Jesús se convierte en institución, sin dejar de ser el acontecimiento personal de Jesús. El reconocido teólogo jesuita Bernard Sesboüé explica lo que implica y conlleva la celebración eucarística para ayudar a los cristianos a comprender su misterio y a vivirla mejor. Porque, como afirmó el padre Henri De Lubac: «La Iglesia hace la Eucaristía, y la Eucaristía hace la Iglesia».

Título: COMPRENDER LA EUCARISTÍA
Autor: BERNARD SESBOÜÉ
Editorial:SAN PABLO COMUNICACION SSP
Páginas:136
Precio: 12,60 € (IVA incluido)

Libros: «Todo sobre San José» de Dominique Le Tourneau publicado por Editorial San Pablo

Cuando se cumplen 150 años de la declaración de San José como patrono de la Iglesia Universal, el papa Francisco recomienda acercarse a su figura para que aprendamos de su amor de padre y de su testimonio del amor de Dios. Este libro pretende ser una obra de referencia sobre el santo patriarca y una ocasión para sacarle del silencio al que en ocasiones se le ha confinado.

Título: TODO SOBRE SAN JOSÉ
Autor: DOMINIQUE LE TOURNEAU
Editorial:SAN PABLO COMUNICACION SSP
Páginas: 228
Precio: 19,50 € (IVA incluido)

La Biblioteca y el Archivo Vaticanos, antídotos contra la amnesia

Les contamos los dicasterios de la Santa Sede desde dentro para conocer su historia, objetivos y «declaración de misión», y así entender cómo funcionan las estructuras que apoyan el ministerio del Papa. En esta entrevista conocemos más sobre la Biblioteca Apostólica y el Archivo Secreto Vaticanos, contados por el Cardenal José Tolentino de Mendonça, Archivero y Bibliotecario de la Santa Iglesia Romana.

Ciudad del Vaticano, 11 de abril 2021.-Un silencio que es memoria, un cofre lleno de conocimiento, un anhelo de infinito. Es lo que se respira en la Biblioteca Vaticana y en el Archivo Apostólico Vaticano, instituciones que hoy miran al futuro, abiertas a la tecnología, pero conservando y respetando la antigua tradición de la Iglesia. En la Biblioteca, por ejemplo, «la catolicidad no es una abstracción”, explica el cardenal José Tolentino de Mendonça, Archivero y Bibliotecario de la Santa Iglesia Romana, porque según él es «un abrazo a todo lo humano».  En el siglo XVII, con el Papa Pablo V, se produjo la separación entre la Biblioteca, «un instituto de conservación e investigación», y el Archivo, que desarrolla una actividad de «caridad intelectual» porque comparte su patrimonio con estudiosos de todo el mundo.

Cardenal José Tolentino de Mendonça,
Archivero y Bibliotecario de la Santa Iglesia Romana

¿Cuál es la contribución específica que la Biblioteca y el Archivo han aportado a lo largo de los siglos y siguen aportando a la misión de la Santa Sede y del Sucesor de Pedro?
Empiezo con una imagen que se me ha quedado grabada al acompañar a estudiosos y visitantes muchas veces a lo largo de los años por la Biblioteca y el Archivo Apostólicos. Cuando entran en estos espacios y contemplan la inmensidad y la calidad del patrimonio que aquí se conserva, se quedan atónitos. Yo diría que lo suyo es un silencio que no es solo silencio. Es algo parecido a ese temblor que, según Blas Pascal, provocaba el pensamiento del infinito.

Para comprender la vocación y la misión de estas instituciones seculares, quizá lo más correcto sea volver a la centralidad de la dimensión de la memoria en la vida de la Iglesia, que fundamenta verdaderamente su existencia en la memoria histórica y sacramental de los actos y palabras de Jesús. La Iglesia es tanto más vital cuando es consciente de la memoria viva que late en ella y le asegura su continuidad. Una biblioteca y un archivo son antídotos contra la amnesia. Una de las misiones fundamentales de la Biblioteca Apostólica, por ejemplo, es conservar algunos de los testimonios más antiguos de la tradición manuscrita de las Sagradas Escrituras. Solo esto bastaría para considerarlo como el corazón de la Iglesia. Pero, como nos ha recordado el Papa Francisco, en su Biblioteca fluyen «dos grandes ríos, la Palabra de Dios y la palabra de los hombres».

Aquí, de hecho, tocamos de cerca lo que significa la catolicidad. Aquí la catolicidad no es una abstracción. La catolicidad fue y es vivida por los sucesores de Pedro como un abrazo a todo lo humano, valorando todas las culturas y formas de expresión. Así es como se ha construido este depósito monumental del pensamiento humano, que se extiende a lo largo de varios siglos, desde la Antigüedad hasta el presente. Es la misma universalidad que encontramos reflejada en los documentos del Archivo Apostólico, que son una especie de prolongación del libro de los Hechos de los Apóstoles, ya que narran la aventura del cristianismo a lo largo del tiempo y cómo el Espíritu Santo conduce a la Iglesia. De este modo queda claro, como dijo Benedicto XVI, que el Archivo y la Biblioteca Apostólicos son «parte integrante de los instrumentos necesarios para el desempeño del ministerio petrino» y constituyen herramientas indispensables para el gobierno de la Iglesia.

Un empleado de la Biblioteca Apostólica analiza un volumen antiguo

Las actividades de la Biblioteca y los Archivos también se ven muy afectadas hoy en día por la crisis sanitaria mundial, que ha afectado sobre todo la relación con los académicos y la comunidad científica. ¿Cómo están afrontando la emergencia y qué medidas han puesto en marcha para garantizar la seguridad sin poner en peligro el trabajo de investigación?
El Archivo y la Biblioteca Apostólicos han hecho todo lo posible para mitigar el impacto de esta gravísima crisis sanitaria. La verdad es que nunca hemos cerrado, aunque durante algunos meses no hayamos podido acoger a los becarios asistentes. Nuestro personal siguió trabajando bajo smart working y el gobierno, asistido por un pequeño equipo, continuó operando de forma permanente en sus dos sedes. Se atendieron las peticiones de todos aquellos que, no pudiendo acudir físicamente al Patio del Belvedere (sede histórica de la Biblioteca y del Archivo), nos escribieron para solicitar información o copias de materiales. Y, en cuanto fue posible, también fuimos de los primeros en reabrir los espacios a los becarios, gracias también a la reducción del tradicional periodo de cierre de verano. Por supuesto, para cumplir escrupulosamente con todas las normas de protección de la salud, ahora podemos acoger a un número menor de investigadores. En cualquier caso, el esfuerzo que realizamos ha sido ampliamente reconocido por los estudiosos, que alaban el servicio altamente cualificado que la Santa Sede ofrece a la comunidad científica internacional.

Las innovaciones tecnológicas suponen un reto que requiere una actualización continua para estar a la altura de los tiempos. ¿Qué tipo de futuro se puede prever para dos instituciones que fueron creadas para salvaguardar y preservar los testimonios del pasado?
Como suele decir el Papa Francisco, no solo vivimos una época de cambios, sino un cambio de época. Es cierto, estamos dentro de un gran cambio de época que sin duda tendrá un impacto irreversible en el mundo de las bibliotecas y los archivos. Al menos, ya sabemos algo positivo: las sociedades del futuro valorarán cada vez más el conocimiento. Esto significa que el patrimonio que representamos es un componente obligatorio del futuro. Sin embargo, por el momento, quedan abiertas muchas interrogantes, tanto sobre la conservación de los nuevos modos de comunicación humana como sobre las formas de construcción del propio conocimiento. Es ilusorio creer que el salto desde lo analógico a lo digital pueda hacerse con un clic. Esto requiere un viaje largo y de colaboración.

Laboratorio de la Biblioteca Apostólica

Pero estar al día no es una opción, es un deber. De hecho, la Santa Sede no se ha detenido. El inicio de la construcción de la Biblioteca Virtual se remonta a más de una década, y sigue avanzando. Actualmente tenemos, por así decirlo, dos bibliotecas: una física y otra virtual. Esta última contiene, en acceso abierto, alrededor del 20% de los manuscritos que posee nuestra biblioteca física. Y la idea es seguir adelante. Evidentemente, todo esto representa un enorme esfuerzo, que revela el amor de la Santa Sede por la cultura como instrumento para el desarrollo humano y para la paz. Pero necesitamos el apoyo de todos los cristianos y personas de buena voluntad que sean conscientes de la importancia de la cultura. Lo mismo ocurre con el Archivo Apostólico, donde se siguen llevando a cabo importantes proyectos de digitalización, tanto de documentos como de inventarios. Estamos haciendo frente con responsabilidad a los retos del futuro.